Editorial

  • Editorial

Resumen

Abstract

LA FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES DE LA UNIVERSIDAD DE CHILE se ha preocupado con dedicación especial, mediante la fundación, la estructuración y el funciona miento de la Escuela de Ciencias Políticas y Administrativas de su dependencia; de la formación profesional de la administración pública.

El establecimiento coetáneo del Instituto de igual denominación -destinado a la investigación científica y especialmente a la aplicada docencia- pone de relieve que esta preocupación de la Facultad no fue esporádica ni inconexa. Fuera de la función que se deja señalada, el mencionado Instituto podrá ejercitar, con singular competencia y sin perseguir fines de lucro, labores de asesoría y de consulta administrativas de los organismos estatales.

Tanto Escuela como Instituto en sus respectivas esferas de acción están dirigidos, pues, en manera principal, a la formación y al perfeccionamiento de los funcionarios de la Administración Pública y al estudió de los problemas de estructuración y de funcionamiento de ésta.

La acción del Estado, se extiende, en los pueblos modernos, prácticamente a todas las actividades colectivas o individuales. En la adecuada organización y en el eficaz funcionamiento de sus servicios son, pues, parte interesada todos los miembros de la colectividad social y no podrá existir administración pública eficiente mientras sus funcionarios no estén dotados de una sólida cultura general y de un dominio cabal de la materia de su especialidad.

Nuestra Facultad que __parecería innecesario expresarlo en estas columnas__ lo es no sólo de Ciencias jurídicas sino también de Ciencias Sociales, no ha podido permanecer pues, indiferente ante esta necesidad manifiesta de dar formación científica al personal de los niveles medio y superior de la administración pública, y ha estimado que ella debe serle impartida en un plantel universitario, como garantía absoluta de “independencia, objetividad y afán público”.

Estima la Facultad que, siendo los problemas de administración pública problemas de gobierno, deben ser estudiados desde el punto de vista de los procesos políticos, de los que forman parte integral, y que, siendo la estructura jurídica  el Gobierno fundamento dorsal de su estructura administrativa, el punto de vista jurídico que la Facultad representa por antonomasia, debe constituir el eje de la formación sis­temática del funcionario administrativo.

Naturalmente, este punto de vista no excluye que cuantos factores influyan de manera substancial en la actividad de la sociedad humana, sean estudiadas al examinar, las formas de su administración. De ahí que, entre las enseñanzas que en la Escuela se imparten, tengan adecuada cabida tanto las técnicas administrativas __hasta ahora tan poco profundizadas__ cuando los aportes de las disciplinas que estudian las conductas individuales y sociales, y el análisis de todo lo que la práctica entregue de útil en la organización y en el funcionamiento tradicionales de los servicios públicos. De ahí también que sus planes de estudio con­templen ramos de tipos jurídico y económico, disciplinas históricas y sociológicas, cursos culturales y profesionales, y que no pueda obtenerse el título universitario respectivo sin haber realizado en el servicio público una práctica profesional controlada y calificada.

Al propiciar y obtener la creación de la Escuela de Ciencias Políticas y Administrativas, al estudiar minuciosamente sus planes de estudio y el velar por su aplicación integral, la Facultad de mi presidencia cree contribuir a la solución de un problema fundamental dentro del desarrollo del Estado.

Corresponde al Supremo Gobierno recoger y utilizar los frutos de estas iniciativas de la Facultad, abriendo a los nuevos profesionales universitarios egresados de la Escuela de Ciencias Políticas y Administrativas de mi dependencia, en el debido nivel y con las adecuadas protecciones jurídicas, las puertas de la administración pública. De otra manera, los esfuerzos realizados por nuestra Facultad habrán resultado estériles.