Crónica de la Facultad, año 1967

  • Crónicas

Resumen

Abstract

I.- SESIONES DE LA FACULTAD

Durante el periodo universitario de 1957 la Facultad celebró 14 sesiones, de las cuales 13 fueron ordinarias y 1 extraordinaria.

II.- AUSENCIA DEL DECANO Y SUPLENCIA

Por ausencia del Decano titular, don Darío Benavente, quien realizó un viaje por Europa, se designó Decano suplente, por Decreto Universitario N° 648, de fecha 11 de marzo, al Profesor don Leopoldo Ortega Noriega, a contar desde el 19 de marzo y hasta el 31 de julio de 1957.

III.-DESIGNACIÓN DE SECRETARIO DE LA FACULTAD

En sesión de fecha 12 de diciembre se reeligió, por unanimidad, al Profesor don Luis Cousiño MacIver para servir el cargo de Secretario de la Facultad por un nuevo periodo de tres años, en atención a que expira en sus funciones, el día 31 de diciembre.

IV.-DESIGNACIÓN DE MIEMBRO HONORARIO

En sesión celebrada el día 28 de marzo se rindió un homenaje al ex-Rector de la Universidad de Concepción, don Enrique Molina, quien se ha retirado de su cargo después de ejercer por más de sesenta años diversos cargos en la enseñanza, durante los cuales reveló grandes condiciones de pedagogo y filósofo, enalteciendo la función de los maestros y siendo el verdadero motor que llevó a la creación de la Universidad de la cual fue Rector. Hizo el elogio del ex-Rector el profesor don Enrique Escala y a él se sumaron todos los miembros asistentes a la Facultad, acordándose, por unanimidad, conferirle el título de Miembro Honorario de la Corporación. El diploma correspondiente a la anterior designación se le entregó en una ceremonia llevada a efecto en el domicilio del señor Molina, con asistencia del señor Decano, el Secretario de la Facultad, el Miembro Académico don Humberto Bianchi y otros miembros de la Corporación.

V.-FALLECIMIENTO DE UN EX-PROFESOR

En sesión extraordinaria, celebrada el día 13 de agosto, se dio cuenta del sensible fallecimiento del ex-profesor don Alejandro Parra Menge y, entre otros acuerdos, se resolvió dejar testimonio en cl Acta, del pesar de la Corporación, de concurrir a sus funerales, encomendándole al Profesor don Máximo Pacheco el despedir sus restos y remitir una nota de condolencia a su familia.

VI.-DESIGNACIÓN DE PROFESORES EXTRAORDINARIOS

En sesión de 27 de junio se hizo entrega de los diplomas correspondientes a los profesores don Carlos Vergara Bravo, como profesor extraordinario de las cátedras de Derecho del Trabajo y de Introducción al Estudio de las Ciencias Jurídicas y Sociales, y al profesor don Luis Cousiño MacIver, como profesor extraordinario de Derecho Penal.

VII.-COMISIÓN DE DOCENCIA

En sesión de 14 de noviembre se designó la Comisión le Docencia, la cual quedó compuesta por los señores Bascuñan, Schweitzer, Silva, Burister, Pereira y Schaulsohn.

VIII.-DONACIONES

En sesión de 28 de marzo se dio cuenta de la donación hecha por el profesor don Francisco Walker de numerosas publicaciones extranjeras sobre Derecho del Trabajo. Igualmente, se dio cuenta de la donación hecha por el Secretario del Estado de Louisiana, Estados Unidos de Norteamérica, de diez ejemplares de los Códigos de dicho Estado, en reconocimiento de las cordiales relaciones entre la República de Chile y el Estado de Louisiana y la herencia común de sus leyes civiles.

IX.-PRIMER CONGRESO NACIONAL DE DERECHO SOCIAL

En sesión de 28 de marzo se dio cuenta del informe presentado por el delegado de la Facultad a este torneo, profesor don Moisés Poblete Troncos, en que acompañó la documentación del caso. El delegado señor Gustavo Lagos hizo una breve relación de los más importantes acuerdos tomados.

X.-MESA REDONDA SOBRE CANALES INTER-OCEÁNICOS DE PANAMÁ

En sesión de 28 de marzo el señor Decano dio cuenta que el señor Rector de la Universidad, a su pedido y durante el receso de la Facultad, designó al profesor don. Ernesto Barros Jarpa como representante en la Conferencia de Mesa Redonda, que se celebró en Panamá, sobre los canales interoceánicos, la cual no tiene carácter oficial o político, sino meramente universitario.

XI.-DESIGNACIÓN DEL PROFESOR DON JULIO HEISE

En sesión de 28 de marzo se dio cuenta de que la Universidad de Costa Rica ha contratado al profesor don Julio Heise; por el plazo de dos años, para colaborar en la reforma de sus estudios superiores, lo que es muy honroso para la Facultad de que forma parte.

XII.-JUNTA DE INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

En sesión de 28 de marzo se designó a los profesores señores Raúl Varela, Miguel Schweitzer, Alberto Baltra y Máximo Pacheco, para que integren la junta de Investigaciones en representación de la Corporación, en vista de que el decreto respectivo ya se encuentra totalmente tramitado.

XIII.-DESIGNACIÓN DE SECRETARIO GENERAL DE LA UNIVERSIDAD

En sesión de 28 de marzo el señor Decano, con el asentimiento de todos los concurrentes, manifestó su complacencia por la designación del profesor don Alvaro Bunster, como Secretario General de la Universidad, dadas sus condiciones y méritos personales.

XIV.-REUNIÓN DEL INSTITUTO INTERNACIONAL DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS EN OPATIJA (YUGOESLAVIA)

En sesión de 9 de mayo se dio cuenta de la invitación hecha por el Instituto Internacional de Ciencias Administrativas para hacerse representar en la reunión que se realizará en la ciudad de Opatija, en Yugoeslavia. Con fecha 27 de junio se designó como delegado de la Facultad, al Director del Instituto de Ciencias Políticas y Administrativas, profesor don Jorge Guzmán.

XV.-PRIMERAS JORNADAS LATINOAMERICANAS DE DERECHO PROCESAL

Durante los días 13, 14 y 15 de mayo se celebraron, en Montevideo, las Primeras jornadas Latino-Americanas de Derecho Procesal, a las cuales concurrió el profesor don Hugo Pereira Anabalón, en representación de la Facultad. En sesión de 23 de mayo dio cuenta a la Facultad de su cometido en un completo informe que consta en el acta respectiva, en los siguientes términos: 'Los temas se desarrollaron en deliberaciones de mesa redonda, sobre la base del informe de un relator y un co-relator, designados previamente, e intervención de los asistentes. Los temas fueron cuatro: 1°) Garantías constitucionales del proceso; 2°) Proceso y regla moral; 3°) Proceso administrativo, y 4°) Cooperación judicial internacional. La intervención del señor Pereira se redujo a los temas l° y 3°. en lo que se refiere las garantías constitucionales del proceso, destacó la importancia de ciertos fallos de nuestra Excma. Corte Suprema, recaídos en recursos de inaplicabilidad por causa de inconstitucionalidad del artículo 3° de la ley N° 11.622, de septiembre de 1954, sobre arrendamientos. Estos fallos de la Excma. Corte Suprema han declarado la inaplicabilidad de esa disposición, porque con ella se consideró violado el artículo 80 de la Constitución Política que, a juicio del tribunal, garantiza la institución de la cosa juzgada. Con todo, el señor Pereira estima que su esfuerzo fue más provechoso en lo que se refiere al proceso administrativo, pues, prácticamente, todas sus sugerencias fueron acogidas en las conclusiones finales, que fueron redactadas en con junto, por el uruguayo Moretti, el mexicano Briseño y el Sr. Pereira. La importancia de estas jornadas deriva no sólo del hecho de haber sido el primer torneo latinoamericano de Derecho Procesal, sino, además, de otras circunstancias. En efecto, Argentina, Brasil y Uruguay se hicieron representar por selectas y muy numerosas delegaciones, a las que se sumaron los representantes de México, Paraguay y Chile, siendo interesante destacar que las mesas redondas fueron presididas, sucesivamente, por el Decano de la Facultad de Derecho de Montevideo, el Presidente del Colegio de Abogados, el Presidente del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, el Presidente de la Corte Suprema, y la sesión de clausura, por el señor Ministro de Educación, quien dio seguridades de que el Gobierno uruguayo daría los fondos suficientes para contribuir a la realización de otros torneos de igual clase. De otra parte, fue acordada la creación del Instituto Latinoamericano de Derecho Procesal 'Eduardo J. Couture', y fueron aprobados sus estatutos. Agregó el señor Pereira que cumplió con el encargo que le Hiciera el señor Decano de la Facultad de Derecho de Montevideo, en orden a hacer presente su deseo de que próximamente se realicen las jornadas chileno-uruguayas de Derecho-Civil, que no pudieron realizarse por el estallido de la revolución Argentina. Por intermedio del señor Pereira, el señor Decano hará llegar, oportunamente, las comunicaciones del caso. Terminó expresando que era para él muy grato dejar constancia de las finas atenciones de que fue objeto por parte de los organizadores de las jornadas, y que desea testimoniar, especialmente, sus agradecimientos a la Facultad, por haber hecho posible su concurrencia a este torneo que junto con significar para él la adquisición de una rica experiencia, le ha permitido vincularse con otros estudiosos de la ciencia del proceso. Finalmente, hizo entrega de las conclusiones de estas jornadas, las que se acordó insertar en el acta, y que son del tenor siguiente:

CONCLUSIONES RELATIVAS A LAS 'GANARÍAS CONSTITUCIONALES DEL PROCESO'

1) La Constitución, ya sea por el texto de sus normas o por el contenido ó sustancia política de las mismas, o por ciertas valoraciones político-sociales, implícitas en ellas, impone un cierto tipo de procesó adecuado a la naturaleza de los derechos, cuya vigencia se quiere garantir y a la teoría jurídico política que inspira dicha Constitución. 2) La ley procesal, concebida como reglamentación de los principios constitucionales del debido proceso, debe asegurar el libre acceso de los particulares a los Tribunales, el derecho de defensa y de prueba; la independencia, autoridad y responsabilidad de los jueces. 3) Debe afirmarse como inconciliable con toda organización de tipo democrático-republicana, cualquier forma de proceso que, bajo pretexto de acrecentar los poderes del juez o asegurar la moralidad y la verdad en el proceso, implique, introducir principios y modalidades del proceso, propias de la concepción autoritaria del Estado.

CONCLUSIONES RELATIVAS AL 'PROCESO ADMINISTRATIVO'

Primera.-La creación de Tribunales en lo Contencioso Administrativo, organizados independientemente del Poder Ejecutivo, con competencias para anular y reformar los actos administrativos definitivos o ejecutorios de la administración (central o descentralizada), dictados con violación de una regla de derecho o con desviación de poder, y para condenar a la reparación del daño causado. (Plena jurisdicción). Segunda.-La acción contra la Administración podrá ejercerse por el titular de un interés personal, directo y actual, afectado por el acto administrativo. Tercera.-El, Tribunal podrá suspender el cumplimiento del acto, cuando esto importe un daño irreparable o haga inútil la decisión definitiva, sin perjuicio de ordenar las medidas que correspondan para garantizar el interés fiscal. Cuarta.-La Administración resolverá los recursos administrativos dentro de plazos breves y perentorios, según sea la naturaleza del asunto, con la debida intervención del interesado, en la tramitación del expediente. Su silencio debe entenderse como desestimación, del recurso. Quinta.-La Administración debe suministrar al Tribunal todos los antecedentes formativos del acto, so pena de que pueda fundarse la sentencia en las afirmaciones de la parte contraria. El Tribunal tendrá poderes amplios para el debido esclarecimiento de la causa y para asegurar el desarrollo normal de la tramitación. El procedimiento contencioso administrativo debe ser escrito, contradictorio o bilateral, gratuito, sencillo y rápido. Sexta.-La Administración debe acatar y cumplir la sentencia del Tribunal. Se establecerán medidas coercitivas y sanciones personales que aseguren el exacto cumplimiento de este deber. Séptima.-La existencia del contralor jurisdiccional 'a posteriori', a cargo del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, no obsta al control no jurisdiccional preventivo que ejerzan otros organismos.  

RECOMENDACIONES SOBRE COOPERACIÓN JUDICIAL INTERNACIONAL

I

1.-La cooperación judicial internacional es un deber de las judicaturas de todos los Estados latinoamericanos, inspirado en el interés de la justicia. 2.-Los requisitos para la expedición y el cumplimiento de los exhortos en todos los Estados latinoamericanos deben ajustarse a normas y usos internacionales, que urge precisar. 3.-La transmisión de los exhortos debe ser simplificada sin mengua de la autenticidad, a fin de hacer más rápido, económico y eficaz su funcionamiento. 4.-Los profesores de Derecho Procesal latinoamericano deben coordinar sus esfuerzos para lograren el plazo Inés breve posible, los propósitos expresados en los números 2 y 3, tomando como base los tratados de Derecho Procesal Internacional, suscritos en Montevideo en 1889 y 1940.

II

a) Los Tratados que regulan la extradición, negándola, para los delitos políticos, deben contener en ellos su definición o, por lo menos, una enumeración taxativa de los delitos considerados como tales en las naciones contratantes, y b) en la extradición, la nacionalidad del reo no debe ser obstáculo para la entrega del delincuente, siempre que el pedido haya sido regularmente formulado y tramitado, de acuerdo con los preceptos vigentes.

III

Que los países que aún no reconozcan la primacía del Derecho Internacional o de gentes y la vigencia directa de los tratados internacionales, tomen las medidas conducentes a la rápida inclusión de los principios contenidos en ellos en su legislación nacional.

IV

Que conjunta o separadamente de las reuniones que celebre el Instituto Latinoamericano de Derecho Procesal, se organicen Congresos de jueces de los países latinoamericanos, con la finalidad de incrementar él desenvolvimiento de la cooperación judicial internacional.

XVI.-REGLAMENTO DE CONCURSOS PARA LA PREVISIÓN DE CARGOS EN LOS SEMINARIOS

En diversas sesiones la Facultad discutió y luego aprobó un Proyecto de Reglamento para la provisión de cargos en los Seminarios, el cual fue cursado por el Con. Consejo Universitario. En sesión del 8 de agosto el profesor señor Bascuñan expresó que la Contraloría observó el Decreto respectivo en la parte que exige, para ser ayudante de Seminario, el estar en posesión del grado de Licenciado en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile, por estimar que está en contra de lo dispuesto en el art. 523 del Código Orgánico de Tribunales que permite otorgar títulos a ciertas Universidades particulares. El profesor Bascuñan abundó en argumentos para demostrar lo errado de la tesis de la Contraloría, y la Facultad, haciendo suyos dichos argumentos acordó solicitar del con Consejo Universitario que se pidiera la reconsideración de este dictamen.

XVII.-REFORMA DEL REGLAMENTO GENERAL DE LAS ESCUELAS DE DERECHO

Durante el curso del año la Facultad discutió y aprobó diversas reformas del Reglamento.

XVIII.-REGLAMENTO DE LA CARRERA DOCENTE

Durante las sesiones de 17 de octubre y 14 de noviembre se discutió un Proyecto de Reglamento que la Carrera Docente, elaborado por la Comisión designada en la sesión de 9 de mayo y formada por los profesores señores Bascuñan, Velasco y Bunster, sin que se llegara a ningún acuerdo, no obstante haber sido aprobado en general, en la primera sesión señalada.

XIX.-FALLECIMIENTO DE DOÑA RAQUEL CEBALLOS

En sesión de 10 de octubre se rindió un homenaje a la memoria de la asistente social, doña Raquel Ceballos Bustos, fallecida el día 1° de septiembre de 1957, quien desempeñó las funciones de Visitadora Social de la Escuela de Derecho de Santiago desde el año 1934 y profesora de la Escuela de Enfermeras de la Universidad de Chile. Se recordó la eficiencia de sus servicios y sus extraordinarias condiciones de carácter y se acordó enviarle una nota a la familia, destacando el sentimiento de pesar con que la corporación ha visto el desaparecimiento de tan abnegada como competente colaboradora. En esta sesión de la Facultad, el profesor don Máximo Pacheco Gómez, expresó lo siguiente: 'El 1° de septiembre pasado falleció la Asistente Social de la Escuela de Derecho de Santiago, doña Raquel Ceballos Bustos, quien prestó servicios interrumpidos a la Universidad desde el año 1934. Todos los que tuvimos el honor de conocerla y de llamarnos sus amigos, admiramos sus extraordinarias condiciones de carácter, su inteligencia, su sentido del cumplimiento del deber, su generosidad sin límites y su amor por la causa universitaria y, en especial, por los alumnos. En la Escuela cumplió una labor de asistencia social de enorme trascendencia y lo hizo, como deben hacerse las cosas importantes, en silencio y con humildad. Fue para cientos de estudiantes la madre, la amiga y confidente, el guía y el ejemplo. Fue una mujer que supo combinar el trabajo duro y el cultivo del espíritu. Todavía estamos muy próximos a su obra para poderla valorar en todas sus proporciones, pero estamos ciertos que cuando, el tiempo le de la perspectiva suficiente podrá apreciarse lo mucho que significó para la Escuela la obra de Raquel Ceballos. Rendimos el homenaje de-todo nuestro afecto a una mujer de excepción, que vivió en el amor de sus semejantes y murió cristianamente'.

__________

En los funerales de la señora Raquel Ceballos, en el Cementerio, hizo uso de la palabra, a nombre de la Escuela de Servicio Social, la profesora señorita Ana Hedara Donoso, en los siguientes términos: 'Raquel Ceballos fue como la mujer fuerte de que habla el Evangelio. Unía a un carácter recio, en el que predominaba por sobre todo el sentido del deber llevado hasta la exageración, una bondad inmensa y una generosidad infinita, y sabía al mismo tiempo, llegar hasta el alma de los individuos con tal suavidad, que, 'cuantos se acercaban a ella encontraban la quietud y la solución para el problema que los angustiaba. Su profesión, el Servicio Social, fue en sus manos un arma poderosa que le permitió remediar los males del cuerpo y del espíritu de sus asistidos, y éstos, una vez que se producía la solución que buscaban, no sabían que admirar más: si las fuerzas que ellos lograron descubrir en sí mismos, o a esta mujer admirable, que con leve sonrisa, que con gesto oportuno, supo despertar esas fuerzas dormidas. Raquel Ceballos no fue madre físicamente hablando, pero lo fue en el espíritu para miles de muchachos que pasaron por la Escuela de Derecho. ¡Mis chiquillos! ¡ Mis hijos!, como los llamaba, saben cuánto les dio, saben cuanta comprensión, encontraron en ella y cuántos problemas de esa juventud alocada supo ella remediar, juventud a la que seguía paso a paso en cada una de sus penas y alegrías, como una madre ejemplar. Raquel Ceballos pese a su vida dedicada íntegramente al trabajo generoso, se daba tiempo para cultivar sus gustos refinados: la lectura y las flores. Estas últimas y, en especial las rosas, eran su afición predilecta. Sabía todos los secretos de su cultivo y en su hogar, en su pequeño jardín, tenía los ejemplares más bellos, a los que dedicaba toda su devoción. La rosa ha sido siempre para el hombre un símbolo de bellos ideales. No en balde Raquel Ceballos, la eligió como su afición más delicada, porque ella misma no fue más que un apretado ramo de bellos ideales'.

__________

 

En el Cementerio usó también de la palabra el profesor don Aníbal Buscuñan Valdés, en representación de la Facultad, pronunciando el siguiente discurso: 'Traigo el cometido de hablar en representación de la Facultad de Ciencias jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile, institución que sé honró con los servicios, con la misión asistencial, de Raquel Ceballos. Conocedor de la finura y modestia del espíritu de quién fue, a la vez, nuestra amiga, hermana, compañera y madre; y sabedor de que por tratarse de ELLA, ninguno de vosotros se sentiría interpretado en sus sentimientos, aunque el orador fuese, que no es el caso, el más elocuente de los hombres, limitaré mi intervención a ser el ofertante de una plegaria común, henchida de recuerdos, de gratitud, de despedida y de reencuentro. 'La oración en común -escribió oirá mujer admirable-, cualquiera que sea su lengua y rito, constituye la más emocionante fraternidad de esperanzas y simpatías que pueden los hombres constituir en este mundo'. Os invito para que, cada uno por el propio sendero de sus convicciones y en el sentido que la muerte le inspire, os recojáis en vosotros mismos, teniendo el corazón por cáliz, y comulguéis junto al nombre y luminoso espíritu de Raquel Ceballos, en estos momentos, que no sabemos si sonde unión o de separación definitiva. Os insto a orar con las sutiles y a la vez profundas palabras sin sonido de la auténtica devoción... Unos segundos, que para la vida son largos y para la muerte, fugaces, bastan... Raquel Ceballos, bendito sea tu recuerdo, como benditos son tu obra y tu ejemplo'.

__________

 

La Directora de la Escuela de Enfermeras, señora Rosalba Flores de Fernández, pronunció, en el Cementerio, el siguiente discurso: 'La Escuela de Enfermería de la Universidad de Chile acompaña con gran pesar y dolor, a la que fue por años, una de sus más distinguidas profesoras y colaboradoras, la señora Raquel Ceballos, en esta etapa de su viaje al infinito, en la que se anticipó. Su rectitud y alma generosa, fue ejemplo y guía para muchos que la tuvimos, siempre, muy cerca como maestra y amiga. Lo que nos causa pesar es lo breve que fue su existencia, pero al recorrer las acciones de su vida nos maravillarnos de lo fecundo que fue este corto tiempo en beneficios espirituales y materiales, para cuantos tuvieron el privilegio de conocerla. Sabemos que para cientos de personas ella fue aliento y estímulo en las horas de obscuridad, de duda y de desorientación: a muchos supo crearles el incentivo que más tarde motivó el brote de firmes alas que las hizo volar lejos en la consecución de grandes y nobles empresas. Estamos seguros que lo que ella se afanó en sembrar, dará abundantes frutos; frutos que serán origen de nuevos beneficios para muchos que no la conocieron ni la conocerán en su naturaleza material, pero que lograrán sentirla muy cerca en las manifestaciones del alma'.  

XX.-PREMIOS CLAUDIO PLANET LAVIN 1954, 1955 Y 1956

En sesión de 10 de octubre se aprobó, el Informe de la Comisión designada por la Facultad y se acordó discernir el Premio Claudio Planet Lavín, correspondiente a los años 1954, 1955 y 1956, a los apresados señores Jorin Pilowsky Roffe, Raúl Lillo Solé y Raúl Riesco, por sus tesis de Licenciatura sobre 'Instituciones en el Comercio Exterior de Chile', 'Introducción al Estudio del Ahorro' y 'Ciclos Económicos', respectivamente. Estos premios fueron entregados en sesión de 14 de noviembre.

XXI.-CREACIÓN DEL CENTRO DE INVESTIGACIONES CRIMINOLÓGICAS

En sesión de 10 de octubre la Facultad, a iniciativa del Profesor Dr. don Israel Drapkin, acordó propiciar un proyectó de creación del 'Centro de Investigaciones Criminológicas de la Universidad de Chile', el cual tendrá como misiones fundamentales las de realizar investigaciones científicas para conocer la realidad criminológica del país en sus diversos aspectos, cooperar a la labor docente e impulsar actividades relacionadas con la divulgación de todo lo concerniente a la prevención y tratamiento de la criminalidad. El proyecto aprobado fue el siguiente: 1.- Créase, dependiente de la Honorable Facultad de Ciencias jurídicas y Sociales de la Universidad, el Centro de Investigaciones Criminológicas de la Universidad de Chile. 2.- Las finalidades de este Centro serán las siguientes: a) Realizar las investigaciones científicas necesarias para conocer la realidad criminológica del país en sus diversos aspectos; b) Cooperar a las actividades docentes de las Cátedras de las diversas Facultades y Escuelas de la Universidad de Chile que digan relación con problemas criminológicos; y c) Impulsar toda actividad relacionada con la divulgación de diversos aspectos de la prevención del delito y del tratamiento de la criminalidad o de los resultados obtenidos en las investigaciones realizadas en el Centro, mediante conferencias, foros públicos, Memorias de Prueba de alumnos universitarios, Seminarios, 'simposiums', publicaciones, etc. 3.- El Centro podrá funcionar, previas las autorizaciones correspondientes, en el Instituto de Criminología de la Dirección General de Prisiones. 4.- El Director del Centro será designado por el Rector de la Universidad de Chile, a propuesta del Decano de la Honorable Facultad de Ciencias jurídicas y Sociales, con acuerdo de la misma. 5.- Podrán participar en las actividades específicas del Centro, los profesores, ayudantes, egresados y estudiantes de las diversas Cátedras universitarias afines a las mismas. 6.- El Director presentará anualmente al Decano de la Facultad de Ciencias jurídicas y Sociales dé la Universidad de Chile, una Memoria de las actividades desarrolladas por el Centro. En sesión de 9 de enero se acordó proponer al señor Rector la designación del profesor Dr. Israel Drapkin, como Director del Centro de Investigaciones Criminológicas.

__________

 

XXII.-ENSEÑANZA DE LA FILOSOFÍA DEL DERECHO

En sesión de 28 de noviembre se dio lectura a un informe sobre la enseñanza de la Filosofía del Derecho, presentado por los profesores de la asignatura y se discutió y aprobó el programa de la Cátedra. El informe fue el siguiente: 'La instauración y los primeros años de vida de la Cátedra de Filosofía del Derecho han dado lugar entre nosotros, al problema de la unidad de los programas explicados en cada una de las cátedras paralelas. Tratemos de no tomar las cosas abstractamente y de evitar planteamientos rígidos, como si la Filosofía del Derecho no tuviera una peculiar naturaleza y como si su enseñanza careciera de específicos objetivos dentro de la tarea universitaria. Cuidémosnos, también, del atractivo de cómodas analogías que, si simplifican aparentemente las cosas, falsean su verdadera condición. Hay un hecho que puede servirnos de punto de partida: sean cuales sean las diferencias de criterio para determinar el contenido y estructura de un programa de Filosofía del Derecho, tiene que haber una clara definición de propósitos en la enseñanza de la disciplina. Esto es lo que legitima el problema planteado y justifica, plenamente, la preocupación suscitada frente a él. Pero esto mismo obliga a considerar, críticamente, el modo, según el cual comúnmente se le formula, y a buscarle una expresión más adecuada. En efecto, suele pensarse que el verdadero problema consiste en que los diferentes profesores no enseñan idéntico programa. ¿Qué se quiere decir con esto? Algo muy sencillo: que no se explican en cada caso las mismas cuestiones, que no todos operan con idéntica nomenclatura, que no hay, correspondencia en la organización lógica de la materia enseñada (definiciones, clasificaciones, enumeraciones) y que, en fin, no coinciden las distintas estructuras ordenativas de los temas. Dos cosas puede preguntarse uno respecto a este modo de entender el asunto: dada la naturaleza de la Filosofía del Derecho, ¿es posible un programa común, en el sentido arriba señalado?; pero también, ¿es éste el problema realmente significativo en función de los fines de la cátedra? La primera cuestión está supeditada al esclarecimiento de la segunda. Ahora bien, los profesores de la asignatura se hallan contestes en reconocer que no es la unidad de contenido y forma de los programas el verdadero problema, sino la unidad de objetivos que esos programas se hallan destinados a servir. Allí, donde existe confusión y desarmonía de fines educativos, ninguna identidad de programas podrá, no obstante las apariencias, dar verdadera unidad a la cátedra ni procurarle, por tanto, una función valiosa en los estudios jurídicos de la Facultad. Y, a la inversa, si fuera imposible conseguir una mínima unidad de contenido, esa falta de unidad carecería de verdadera importancia al asegurar una clara coincidencia de fines y propósitos. Es por eso que el problema ha de ser reformulado, para colocar el énfasis en este aspecto de la cuestión, el cual es previo para el análisis y solución del otro. Hemos, pues, de comenzar preguntándonos: ¿qué ideales comunes de la enseñanza de la Filosofía del Derecho van a servirnos para definir, a la par que su función, su unidad como cátedra ejercitada por dos o más profesores paralelas. No es necesario comprometerse en discusión minuciosa del asunto para reconocer esos ideales. Ellos inspiraron ya la iniciativa de establecer la cátedra entre nosotros y se hallan, con mayor o menor claridad, formulados en el ánimo de todos. Lo importante es ahora darles expresión verbal, adecuada y saber tenerlos siempre presentes. La siguiente enumeración podría, quizás, ser, en este sentido, satisfactoria:  

A.-OBJETIVOS CENTRALES

1.- Cultivar en el estudiante una actitud reflexiva y crítica frente a la naturaleza del Derecho y sus valores. 2.- Orientar al estudiante hacia una comprensión del Derecho como totalidad, en sus conexiones con el conjunto de lo real en general y de la vida humana en particular. 3.- Familiarizarlo con los elementos básicos de la actitud y la técnica del análisis filosófico.

B.-OBJETIVOS ESPECIALES

1.-Procurar al estudiante una comprensión de la esencia del Derecho y del pensamiento jurídico (Ontología y Lógica jurídica). 2.-Procurarle una comprensión de los problemas y técnicas del Derecho en cuanto a ciencia, y de los supuestos teóricos en que la posibilidad de la ciencia jurídica se funda (Gnoseología jurídica). 3.-Orientarlo hacia una comprensión critica de los fines, valores y funciones del Derecho (Axiología jurídica). 4.- Familiarizarlo con las más importantes concepciones de la Historia del pensamiento jurídico. Semejante enumeración cumple sólo un fin aclaratorio, porque, en definitiva,todo eso podría resumirse en una sola fórmula: se trata de dar al estudiante los elementos indispensables para una comprensión filosófica del Derecho. En lo esencial consisten los elementos en actitudes y experiencias intelectuales: formas características de tomar las cosas, de plantearse problemas, de formular enunciados, de dar razón, de valorar. Poca importancia tiene que dos programas de enseñanza propongan definiciones, clasificaciones y hasta problemas diferentes si ambos procuran al alumno idéntica experiencia filosófica, con el resultado de que, gracias a esa experiencia, es capaz de comprender, con claridad, estas dos cosas: 1.-Lo que significa dilucidar filosóficamente una realidad; 2.- Lo que significa valorarla filosóficamente. Si a esta unidad de fines educativos puede agregarse cierta homogeneidad de contenido, se asegura, indudablemente, mayor unidad en las experiencias a que acabamos de referirnos. Por otra parte, es obvio que una disciplina constituida objetivamente como ciencia, posee siquiera, en mínimo grado, un repertorio de enunciados y de términos aptos para el uso general. Queda, pues, como primera conclusión, fuera de dudas que es posible una cierta homogeneidad. Es necesario comprender, sin embargo, que ese contenido común no puede constituir sino una pauta de orientación para el profesor, mas, de ningún modo, la realidad plena del curso. Y es que tratándose de la Filosofía, la plenitud de la enseñanza reside en una actitud teórica y valorativa total, vivida por el profesor en la comunidad del esfuerzo intelectual con los alumnos. Tocamos aquí el terreno peligroso de las analogías. Alguien pudiera pensar que lo propio ocurre con toda materia de enseñanza. En Derecho Civil, Administrativo o Procesal, ¿no hay, acaso, puntos de vista centrales del expositor que le llevan a determinadas interpretaciones, divergentes de las de sus colegas? Y, no obstante, sus programas de enseñanza son idénticos. ¿Por qué no podrían serlo los de la Filosofía del Derecho? Pues, simplemente, porque la analogía es inoperante e invalida todo el razonamiento. Se trata de situaciones esencialmente disímiles. El punto de vista en Filosofía es siempre un punto de vista total; el punto de vista en las ciencias, cualquiera que sea su objeto (real, ideal, cultural), es siempre un punto de vista parcial. El primero, compromete, desde luego, la fijación de los objetos mismos. Las ciencias rara vez dudan sobre la descripción de sus objetos. Dos civilistas pueden estar en desacuerdo sobre el sentido de una norma, pero la norma está ahí, concreta e inequívocamente dada y, por lo menos, puede convenirse en su realidad proposicional. Pero, el punto de vista en Filosofía afecta, además, al planteamiento mismo de los problemas: el desacuerdo no se refiere, pues, sólo a las correspondientes soluciones, sino al sentido y a la legitimidad de las propias preguntas. En las demás ciencias, en cambio, rara vez se disiente sobre los problemas: éstos son patrimonio común de todos, aún de aquellos que difieren en cuanto a su solución. Finalmente, el punto de vista en Filosofía afecta a las fuentes del conocimiento que se adoptan y a los modos de validación de los enunciados. El idealista y el realista no sólo disienten en cuanto a su interpretación de los hechos de la experiencia sino, a veces también, en cuanto a los órganos apropiados del conocimiento y a la forma de dar validez a sus asertos. Hay, en efecto, idealísimos racionalistas, idealísimos instuitivistas y hasta idealísimos místicos. Nada parecido ocurre en las ciencias especiales. Ningún físico duda que el desacuerdo con su colega pueda dirimirse mediante experimentos y cálculos matemáticos apropiados. Como tampoco duda el jurista, por adverso que sea a la doctrina de un colega, que uno y otro tienen apelación común a los textos positivos, a las normas hermenéuticas y a las valoraciones jurídicas vigentes. Se comprende que si tal es la índole del trabajo filosófico, esencialmente problemizante, no sea lícito pedir que diferentes expositores enseñen idéntico programa, según la analogía de otras asignaturas. Pero liemos reconocido que esto es, dentro de ciertos límites, posible y deseable. Pensamos, en efecto, que podría darse a la cátedra la base común de una problemática fundamental, y de una exposición unitaria (descriptiva, aunque no valorativamente concordante) de la Historia del pensamiento jusfilosófico. Lo segundo podría, seguramente, dada su índole, ser materia de programa más o menos riguroso. Lo primero, en cambio, más que programa, sería marco de unos contenidos necesariamente variables en riqueza, precisión, extensión y valoración, de acuerdo con la orientación de cada cátedra'.

__________

 

Sobre la base de tales puntos de vista, la Facultad aprobó el siguiente programa para la enseñanza de la Filosofía del Derecho. I.-La filosofía: Su idea, sus métodos, problemas y disciplinas. La filosofía del derecho: su idea, sus métodos, sus problemas. Filosofía jurídica y ciencias jurídicas. II.-El problema de la esencia del derecho (Ontología jurídica): Derecho, vida humana y cultura. Derecho natural y derecho positivo. Derecho objetivo y derecho subjetivo. Estructura normativa del derecho. III.-Teoría de las normas jurídicas (Lógica jurídica): Norma en general; clases de normas. La especificidad de contenido y forma de la norma jurídica. Norma primaria y norma secundaria. Imputacióny sanción. La norma jurídica como esquema de interpretación. Norma y conducta: actos lícitos y actos ilícitos, IV.-El ordenamiento jurídico: Unidad sistemática de las normas jurídicas. Unidad de validez, de eficacia y de fines del ordenamiento jurídico. Orden jerárquico de las normas. La pirámide jurídica. El supuesto de la norma fundamental. V.-Los fines y fundamentos del derecho: Derecho, personas y sociedad. El sujeto del derecho. Derecho y voluntad. El problema de la voluntad jurídica. El problema del derecho natural. El problema del Estado como ámbito e instrumento del derecho. El problema de la coacción. VI.-El derecho y los valores (Axiología jurídica): Teoría general de los valores. Valores y bienes. Valor, valer, valoración. Objetivismo y subjetivismo axiológicos. Clases de valor. Valores propios, (en si) y valores transferidos (relativos). Los problemas axiológicos concernientes al derecho. El problema de la neutralidad axiológica de la norma jurídica. El derecho como valor. El derecho y los valores morales. El problema de los valores jurídicos. El bien común; la seguridad y la justicia. VII.-El conocimiento jurídico y la ciencia del derecho (Gnoseología y Epistemología jurídicas): El derecho como objeto de conocimiento. El conocimiento científico y el concepto general de la ciencia. Posibilidad y condiciones de la ciencia jurídica. El problema de la verdad jurídica. Metodología de la ciencia jurídica. VIII.-Esquema histórico del pensamiento filosófico-jurídico. Antigüedad: La teoría del derecho ideal (natural) en Grecia y Roma (principalmente Sócrates, Platón, Aristóteles, los estoicos). Edad Media: el jusnaturalismo teológico (principalmente Santo Tomás). Edad Moderna: El jurnaturalismo racionalista (principalmente Grocio, Tomasio, Puffendorf, los contractualistas). Kant. La Escuela Historicista del Derecho. El positivismo. E1 idealismo. Época contemporánea: Neokantismo. Logicismo. Eticismo. La filosofía del derecho como filosofía de la cultura. La Escuela Fenomenológica. El neo-jusnaturalismo. El materialismo. IX.-El conocimiento jurídico y la ciencia del Derecho.  

XXIII.-DESIGNACIÓN DE DIRECTORAL DEL INSTITUTO DE CIENCIAS POLÍTICAS Y ADMINISTRATIVAS

En sesión de 12 de diciembre se eligió, por la unanimidad de los miembros asistentes, a don Mario Bermaschina para servir el cargo de Director del Instituto de Ciencias Políticas y Administrativas, el cual se encontraba acéfalo por jubilación del Profesor don Aníbal Bascuñán.

XXIV.-REFORMA DEL REGLAMENTO ORGÁNICO DEL INSTITUTO DE CIENCIAS POLÍTICAS Y ADMINISTRATIVAS

En sesión de 12 de diciembre se acordó solicitar al Consejo Universitario la modificación de algunas disposiciones del Reglamento Orgánico del Instituto de Ciencias Políticas y Administrativas que, en síntesis, consisten en lo siguiente: Reemplazo de la junta Directiva, la que queda compuesta por el Decano -quien podrá delegar sus funciones- por el Director de la Escuela de Ciencias Políticas y Administrativas, por los Directores de los Seminarios e Institutos de Derecho Público y de Ciencias Económicas y Sociales de la Escuela de Derecho de Santiago, por el Director del Instituto y por dos miembros de la Facultad, que durarán dos años en sus cargos, pudiendo ser reelegidos.

XXVI.-REPRESENTANTES DE LA FACULTAD EN EL INSTITUTO DE CIENCIAS POLÍTICAS Y ADMINISTRATIVAS

En sesión de 12 de diciembre se designo como representantes de la Facultad en la Junta Directiva del Instituto de Ciencias Políticas y Administrativas, a los profesores señores Luis Cousiño y Patricio Aylwin.

XXVI.-SEMINARIO DE PRACTICA FORENSE

En sesión de 9 de enero se acordó solicitar el cambio de nombre del actual Seminario de Práctica Profesional por el de Seminario de Práctica Forense y, al mismo tiempo, la aprobación del Reglamento para sus funcionamiento, que es del tenor siguiente:

Art. 1°-El presente reglamento regirá el funcionamiento de los Seminarios de Práctica Forense en las Escuelas de Derecho, dependientes de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile. Art. 2°-El Seminario tendrá, por misión fundamental, realizar ejercicios prácticos, con miras a la capacitación profesional de los alumnos en la asignatura de Derecho Procesal. Art. 3°-Para la ejecución de los ejercicios indicados en el artículo anterior, el Director del Seminario podrásolicitar, cuando lo estime conveniente, el concurso de personal de otros Seminarios, de profesores de la Facultad o de personas extrañas a la misma. Art. 4°-Los ejercicios prácticos se efectuarán de acuerdo con un plan progresivo que confeccionarán el Decano de la Facultad y el Director del Seminario oyendo a los profesores da ramo. Dicho plan deberá contemplar, especialmente, las siguientes materias: a) Visitas a los tribunales unipersonales y colegiados, a fin de que los alumnos puedan formarse directamente cabal juicio acerca de su organización y funcionamiento; b) Visitas a los oficios de notarios, conservadores, archiveros y demás auxiliares de la Administración de justicia, como asimismo, a servicios públicos vinculados a la función judicial, con la finalidad precedentemente indicada; c) Redacción de escritos conforme a un plan gradual de complejidad creciente, empezando por escritos de mero trámite; d) Redacción de resoluciones, en la forma indicada en la letra anterior; e) Clínica jurídica y estudio crítico de expedientes fenecidos; y f) Oratoria forense. Art. 5°-Es obligatorio para los alumnos regulares someterse a los trabajos a que se refiere el presente reglamento, de modo que no podrán presentarse a los exámenes de Derecho Procesal, en cualquier temporada, si no hubieren realizado satisfactoriamente, a lo menos, el setenta y cinco por ciento (75%) de los ejercicios que el Seminario realice en el respectivo año escolar. Para estos efectos, el Director del Seminario informará, oportunamente, a la Dirección de la Escuela. Art. 6°-La realización de ejercicios prácticos en otras asignaturas que no sean Derecho Procesal y que atendida su naturaleza lo permitan, estará a cargo de los correspondientes Seminarios. Las normas contenidas en-los artículos 3°, 4°, inciso 1° y 5° del presente reglamento, regirán, en cuanto fueren aplicables, para los efectos de lo dispuesto en el inciso anterior. Art. 7°-El Seminario de Práctica Forense y los demás Seminarios podrán obrar de consuno en la realización de determinados ejercicios, que por sus particularidades, lo hagan necesario. Art. 8°-Cualesquiera cuestiones o dificultades que se suscitaren en el desenvolvimiento de las tareas de los Seminarios para el cumplimiento de las finalidades previstas en el presente reglamento, serán resueltas por la Comisión de Docencia. Art. transitorio.-Durante el período escolar de 1958 se aplicará el presente reglamento a los alumnos regulares de primero, segundo y tercer años y a los de cuarto y quinto años en los períodos siguientes si el Decano de la Facultad, así lo dispusiere, oyendo a los Directores de los respectivos Seminarios. 

XXVII.-EXÁMENES DE LICENCIATURA DURANTE EL AÑO 1957

En Santiago se presentaron 177 postulantes, de los cuales 158 fueron del sexo masculino (89,26%) y 19 del sexo femenino (10,74%). De ellos no se presentaron o fracasaron, 50 (28,25%) y fueron aprobados, 127 (71,75%). Los resultados obtenidos fueron los siguientes: No presentados: 4 (2,26%); Reprobados, por unanimidad: 2 (1,13%); Reprobados por mayoría de votos: 44 (24,86%); Aprobados por mayoría de votos: 22 (12,43%); Aprobados por unanimidad: 72 (40,68%); Aprobados con un voto de distinción: 24 (13,56%); Aprobados con dos votos de distinción: 9 (5,09%).

en Valparaíso, se presentaron 15 alumnos, con el siguiente resultado: Aprobados: 10 (66,66%); y reprobados: 5 (33,33%).

XXVIII.-ANALES

en sesión de fecha 12 de diciembre, el señor Decano dio cuenta de haberse publicado el Volumen III N° 5 de los Anales de la Facultad. En el acta correspondiente consta textualmente que 'el Decano expresó que se hacía un deber en testimoniar la, gratitud de la Facultad para su Director, don máximo Pacheco quien, con esfuerzo, abnegación y gran generosidad, había logrado prestigiar esta publicación y hacer de ella un digno exponente de la calidad científica y del trabajo que realiza la Corporación'.