Artículo

  • Cesar Lombroso (1835-1909 )

Resumen

Abstract

Algunos autores inician el estudio de la vida de Lombroso en la aparición de su libro comúnmente conocido bajo el titulo de 'El Hombre Delincuente', publicado en 1876. Sin embargo, hay otras cosas interesantes que decir del maestro en los cuarenta y un años que precedieron esa obra. César Lombroso, cuyo verdadero nombre fue Ezequiel Marcos, nació en Verona el 6 de Noviembre de 1835, de Aarón Lombroso y Zéfora Levi. Su padre fue el último descendiente de una antigua y acaudalada familia de hebreos españoles; y su madre, hebrea también, la hija de ricos industriales y propietarios. César tuvo cuatro hermanos: Sansón Hércules, Pascua, Rómulo y Clara, cuyos nombres perdida la fortuna de los abuelos, se perdieron también en cuatro vidas sin historia. Lombroso vivió sus primeros años en Chieri; inició sus estudios en Verona; e hizo el aprendizaje de la Medicina, cuya vocación determinó Pablo Marzolo, en las Universidades de Pavía, Padua y Viena. A, los quince años de edad escribió sus dos primeras monografías: 'Ensayo sobre el estudio de la historia de la República Romana' y 'Ensayos sobre la, agricultura en la antigua Roma', ambas más expresivas de sus aficiones literarias que del afán científico que había de dominarlo más tarde. Entre esta época y el 13 de Marzo de 1858, fecha en que recibió su titulo de medico, realizó entre otros trabajos las siguientes publicaciones: 'Un curioso fenómeno propio de los himenópteros', en el cual trata de demostrar que el desarrollo de la inteligencia es antagónico con la prolificidad; 'Sobre la, locura de Cardán' a 'Influencia de la civilización sobre la locura y de la locura sobre la civilización'. También inició sus estudios sobre el cretinismo, cuyas conclusiones publicadas en el libro 'Cretinismo en Lombardía, 1859', revolucionaron los campos de la psiquiatría y de la higiene. En 1859 Lombroso ingresó al ejército al cual sirvió con algunos intervalos, pero sin abandonar por ello sus estudios, hasta 1866. El 10 de Abril de 1870, a los treinta y cuatro años de edad, contrajo matrimonio con Nina Debenedetti, en quien tuvo cinco hijos. Murió en Turín el 19 de Octubre de 1909. Su obra.- La obra de Lombroso, variada y fecunda como pocas, puede resumirse en cuatro aspectos: el de la cátedra, el de la medicina general, el meramente imaginativo y el de la antropología criminal. La cátedra.- Lombroso dictó su primer Curso de Psiquiatría, con el carácter de privado, en la Universidad de Pavía, el 3 de Mayo de 1863. Al año siguiente inició, en análogas condiciones, la clase de Clínica de las Enfermedades Mentales y Antropología. En 1866 obtuvo la cátedra extraordinaria de Enfermedades Mentales y dio lecciones libres de Antropología. Y, en 1874, entro a servir la clase de Medicina Legal, cuya enseñanza perfeccionó con el estudio experimental de los delincuentes. En Julio de 1876 el profesor terminó sus 'Nuevas búsquedas sobre la tanatología forense', a fin de optar al titulo de maestro de Medicina Legal en Turín; y en 1878, abrió su Curso Libre de Psiquiatría y Antropología Criminal en la misma Universidad. Sólo doce años después, en 1890, pudo obtener la ambicionada propiedad de la cátedra. Complementaron la labor docente de Lombroso, la formación de una pequeña sección de enfermos mentales en el Hospital de Santa Eufemia de Pavía (1863), que constituyó el primer núcleo del importante manicomio de Voghera; la reorganización del manicomio de Pésaro, donde inauguró la publicación de un diario manicomial para dar noticia de los enfermos a sus parientes y para publicar los mejores sueltos literarios y poéticos de aquellos' (1871) ; y el ejercicio del cargo; de medico de cárceles de Turín, que le ofreció la, oportunidad de un importante material de trabajo (1884). La medicina general.- La labor de Lombroso en el campo de la, medicina general, aunque opacada por su labor criminológica, no puede decirse que carezca de importancia. Sus publicaciones 'Sobre las heridas de las arenas de fuego' (1859) ; 'Estudios para una geografía medica de Italia' y 'Ensayos de higiene tecnológica' (3.865) ; 'Causas de la mortalidad en el ejército italiano', 'La mortalidad de los hebreos en Verona' y 'Rarísimos casos clínicos' (1866), fueron acogidas con interés. Además, son especialmente dignos de mención sus descripciones sobre la macrosomía; sus trabajos en la curación de la difteria (1866) ; y, sobre todo, sus descubrimientos sobre la pelagra, mal muy discutido en cuanto a su etiología, sus manifestaciones y su tratamiento, que hacia verdaderos estragos en Italia, y a cuyo estudio iniciado en 1868, consagró largos años de esfuerzos y las siguientes obras : 'Estudios clínicos y experimentales sobre la naturaleza, la génesis, causa y terapia de la pelagra' (1870) ; y 'Tratado sobre la, pelagra' (1890). Al servicio de la imaginación.- En Lombroso hasta las exigencias de la imaginación se tradujeron en obras, y estas fueron: medicas, literarias, espiritistas y apolíticas. Entre las medicas, figuran sus incursiones en el campo de la homeopatía. Sus aficiones literarias se exteriorizaron a través de algunas traducciones (1866); las colaboraciones hechas a 'La Nación' de Buenos Aires y 'L' Italia' de Montevideo; los libros titulados 'El antisemitismo' y 'Los Anarquistas' (1899-1900); algunos artículos sobre temas varios; y los estudios sobre 'El genio de los Atenienses' y 'El origen de la arquitectura gótica' (1906-1909). Las preocupaciones de Lombroso sobre el espiritismo empezaron en 1891, época en que declara 'estar muy afligido por haber combatido con tanta tenacidad la posibilidad de los hechos así llamados espiríticos, de los que ya había comprobado la existencia'; y en 1906 dió principio a su libro 'Búsqueda sobre los fenómenos hinópticos y espiríticos', que terminó el ultimo día de su vida, en el cual hace notar que entre los hechos reunidos en el se hallan fenómenos físicos seguros a indiscutibles cuya explicación, sin embargo, escapa a las leyes físicas. Por fin, sus inquietudes políticas se tradujeron en el ingreso al Partido Socialista; la aceptación de una obscura candidatura a concejal por la comuna de Turín; y la reunión de varios artículos de prensa en un libro titulado 'El momento actual' (1902). La antropológica criminal.- La actuación de Lombroso en los campos de la psiquiatría y la antropología criminales, en los cuales había de destacarse extraordinariamente, data de sus primeros años de medico, y se exterioriza a través de toda su vida en numerosas obras. En efecto: En 1859 realizó sus 'Fragmentos medico-psicológicos', en los cuales demuestra la necesidad de emplear el método experimental en el estudio de los alienados y llega a la conclusión de que 'no hay fenómeno patológico que no sea momentáneamente fisiológico, ni fenómeno fisiológico que, exagerado, no pueda trocarse en patológico' ; En 1863 publicó las 'Memorias de un medico-psicólogo' y 'La medicina legal de las alienaciones mentales', en donde inicia el estudio sistemático de los locos y los criminales, y realiza, podría decirse, la introducción a su famoso 'Hombre delincuente'; En 1864 inició sus cursos con una notable disertación sobre 'Genio y Locura', que constituyó la base de su obra posterior 'El hombre de genio', cuya tercera edición, notablemente aumentada, aparecida en 1877, es la que el publico aprendió a conocer como edición original del libro; En 1865 empezó el estudio de un nuevo asunto : 'La acción de los astros y los meteoros sobre la mente humana'; cuyas conclusiones fueron premiadas por el Instituto Lombardo; En 1866 produjo una serie de diagnósticos medico-legales de delincuentes y alienados, ejecutados por métodos experimentales ; En 1869 público sus 'Estudios sobre las razas humanas', trabajo iniciando en 1852, bajo la influencia de Marzolo, con el titulo de 'Hombre blanco y hombre de color'; En 1871 reinició sus estudios sobre los delincuentes y creyó encontrar en el atavismo la coordinación definitiva entre el delito y la locura. Es entonces, cuando al descubrir en el cráneo del famoso bandido Villela, la fosa occipital mediana ubicada en su base, escribe, lleno de entusiasmo:

'se me apareció de repente iluminado como una larga llanura bajo un horizonte infinito, el problema de la naturaleza del delincuente, que debía reproducir en nuestros tiempos los caracteres del hombre primitivo descendiendo hasta los carnívoros al mismo tiempo empieza sus meditaciones acerca de la manera de asegurar la defensa social respecto de esos delincuentes, o considerados como tales, para quienes la prisión es una injusticia y la libertad, un peligros';

En 1876 publicó su famoso 'Tratado antropológico experimental del hombre delincuente' y, poco tiempo después su 'Incremento del crimen en Italia y medios para prevenirlo'; En 1880 satisfizo una aspiración largamente sentida, la de tener un periódico para propagar sus ideas, y el 1º de Enero, de ese año, costeado de su peculio, vió la luz publica el primer numero de la Revista 'Archivo de Psiquiatría, Antropología Criminal y Ciencias Penales para servir al estudio del hombre alienado y delincuente'; En 1882 complementó su obra 'El hombre de genio', con las ideas sobre los 'matoides', denominación original suya aplicada a un nuevo genero de alienados caracterizados por sus oscilaciones entre la genialidad y la delincuencia. La tesis fue combatida y Lombroso respondió con su libro 'Dos tribunos', procurando demostrar el fanatismo que el pueblo siente por los locos y la facilidad con que los dirigentes mismos toman a los alienados y delincuentes por genios'; En 1885 publicó bajo el título de 'Locos y anormales' una colección de artículos periodísticos aparecidos en el 'Fanfulla della Domenica'; En 1888 dio a luz nerviosamente su libro 'Demasiado pronto. Apuntes sobre el nuevo Código Penal', en el cual ataca el proyecto preparado por Zanardelli, cuya aprobación lo decepcionó hondamente y marcó el punto de partida de la lucha, viva aun, entre las teorías clásicas y las positivas en materia de legislación penal; En 1890 publicó, en colaboración con Rodolfo Laschi, 'El Crimen Político'; terminó su 'Microcefalía y Cretinismo', y empezó 'La mujer delincuente', con Guillermo Ferrero; En 1896-1897 entregó a la prensa el tercer volumen de 'El hombre delincuente', que tituló 'Causas y remedios sociales del crimen'; 1898-1899 reunió en dos volúmenes sus obras 'Genio y degeneración' y 'Nuevos estudios, nuevas batallas', que pueden considerarse como la segunda parte de 'El hombre de genio'; En 1902 editó sus 'Crímenes viejos y crímenes nuevos'; y En 1906 terminó el 'Peritaje psiquiátrico legal'. El aporte de Lombroso a las ciencias penales.- Basta la síntesis hecha para darse una idea de la variedad y extensión de la obra de Lombroso y de las inquietudes de su espíritu que, a través de una vida, en épocas y circunstancias diferentes, abordo los temas más distintos. Sin embargo, y sin que ello importe restar meritos a su labor medica, sobre todo en lo que respecta al estudio de la pelagra, creemos, que la mayor gloria del maestro esta vinculada a sus aportes a las Ciencias Penales que sirvieron de fundamento a la Ramada Escuela Positiva de Derecho Penal. Aunque las ideas de Lombroso sobre el asunto están diseminadas en casi todas sus obras, hay una que, en nuestro concepto, contiene la más importantes y que, en parte, resume las demás; tal es 'El hombre delincuente'. El libro, vulgarmente conocido bajo este nombre fue editado por Hoepli, de Milán, el 15 de Abril de 1876, bajo el título de 'Tratado antropológico experimental del hombre delincuente', en doscientas cincuenta páginas, y tuvo un éxito considerable. En 1878 Lombroso público en Turín la segunda edición notablemente aumentada, esta vez bajo el título definitivo de 'El hombre delincuente en relación con la Antropología, la Jurisprudencia y las Disciplinas Carcelarias'. En 1884 apareció la tercer a edición. En 1888-1889, completamente renovada y en dos volúmenes, la cuarta. Y, entre 1897 y 1900 se realizó, también en Turín, la quinta edición, en tres volúmenes comprensivos de dos mil seiscientas paginas y un atlas. Posteriormente se han hecho traducciones de la obra al español, al francés, al ingles y al alemán; y en 1924, a pedido del editor Bocca; de Turín, Gina Lombroso hizo una reducción en italiano a base de la edición 1897-1900. El volumen primero de la obra trata: 1) De la embriología del delito, materia que relaciona con la aparición del delito en las, plantas y los animales; con los equivalentes del delito y de la pena en estos últimos; con el estudio del delito y la prostitución entre los salvajes; y con la locura moral y el delito en los menores, principalmente desde los puntos de vista de la impulsividad, la tendencia a la mentira y la perversión del sentido moral que les atribuye como características. El autor concluye que el criminal no obra por acto consciente y libre de una voluntad malvada, sino por una tendencia malvada correspondiente a una organización física y psíquica diversa de la del hombre normal, antecedente, que obliga a estudiar el delincuente antes que el delito y a fundar el derecho social de defensa no en la maldad del hechor sino en su peligrosidad ; 2) De la Anatomía patológica y la antropología del delincuente.- Esta parte se refiere a la craneometría; a las anomalías craneales de los delincuentes y a su comparación con las características que presentan al respecto los locos, los hombres normales y los salvajes; a las anomalías morfológicas a histológicas de los mismos; a su antropometría, incluso la consideración de su estatura, peso, cabeza, características faciales, orejas, boca, nariz, cutis y pelo; a sus anomalías corpóreas ; y al mancinismo; 3) De la biología y psicología del delincuente nato, materia, que da al autor ocasión para analizar las condiciones de temperatura, sensibilidad, fuerza, movimientos y reacciones de sus sujetos, así como sus procesos afectivos y pasionales ; entra otros: el desprecio por la vida propia y ajena, el valor y la cobardía, la tendencia al suicidio, el amor, el espíritu de venganza, la crueldad, la vanidad, la afición al juego, a las bebidas alcohólicas y a los placeres groseros, y la religiosidad. También considera oportunamente el sentido moral y sus variaciones; los procesos intelectuales; el arte, la industria, la jerga, la escritura, los gestos y el tatuaje en los delincuentes; y las asociaciones de criminales. El volumen segundo, se ocupa 4) Del loco moral y sus analogías y diferencias biológicas, psíquicas y morales con el delincuente; 5) del delincuente epiléptico, materia que estudia en los conceptos antiguo y moderno de la epilepsia; en la génesis, fisiología y formas de la enfermedad; en las analogías de la epilepsia con la criminalidad ; y en las relaciones que existen entre estas y el atavismo, consideraciones que conducen al autor a la conclusión de quo la epilepsia representa un genero del cual la criminalidad y la locura moral son simples especies; 6) Del delincuente por pasión y por ímpetu, sujeto que analiza en su característica, en la naturaleza de los delitos que comete, en sus analogías con el epiléptico, en sus tendencias político y fanático; 7) Del delincuente loco, y sobre todo, de las relaciones existentes entre, la locura y la delincuencia; de la simulación y disimulación de la locura; de las diversas figuras jurídicas del delito relacionadas con determinadas figuras psiquiátricas, tales como la monomanía homicida, la piromanía, la dipsomanía, la cleptomanía, la inversión sexual, la ninfomanía y la satiriasis; de las diferencias existentes entre el loco y el verdadero criminal: de las formas especificas de la locura criminal, entre las cuales considera el alcoholismo y el histerismo ; y del delincuente matoide; 8) Del delincuente de ocasión, y con motivo de él, del pseudo criminal, concepto que comprende el delincuente por culpa y el delincuente colectivo; del criminaloide, principalmente en sus aspectos de, delincuente de ocasión y delincuente habitual; y del delincuente latente ; para terminar con algunas consideraciones sobre el substrato epileptoide que considera como una de las bases mas importantes de las actividades criminales. Por fin, el volumen. tercero, realiza el estudio: 9) De la etiología del delito, y dentro de ella de la influencia que tienen en la criminalidad los meteoros, la temperatura, la geología y la orografía; los factores hereditarios y étnicos; los factores sociales, especialmente, la civilización, la barbarie, la miseria, la riqueza, la religiosidad, la densidad de la población, la inmigración, la natalidad y las cárceles; los factores individuales, como la edad, el sexo, el estado civil, la profesión, la educación y la instrucción; y la alimentación. Además, considera separadamente como causas de la delincuencia asociada, las tradiciones, la miseria, el hibridismo social, las guerras y el partidarismo; y de la delincuencia política, los factores étnicos, ortográficos, políticos propiamente dichos, económicos y religiosos; 10) De la profilaxia y terapéutaica del delito.-Dentro de esta parte el autor trata la prevención general del delito y con ella los substitutos penales y la policía científica; la prevención de algunos delitos específicos como el alcoholismo, los delitos sexuales, los engaños, los hurtos y los delitos políticos; la delincuencia de los menores; y algunas instituciones penales como las cárceles, la deportación, los jurados y determinados procedimientos; y 11) De las aplicaciones penales que pueden, derivarse de las ideas expuestas, parte de la obra que comprende variadas materias, entre otros algunas consideraciones de síntesis acerca del atavismo y la epilepsia en el delito y la pena; la concepción de la pena según la escuela positiva de derecho penal; y la utilización del delito, a través de su función y su simbiosis. Las teorías desarrolladas en la ultima edición de 'EL Hombre Delincuente', contienen toda la concepción originaria de Lombroso, pero, a nuestro juicio, exteriorizan también la influencia que ejercieron en ella algunos de sus adeptos. Las verdaderas originalidades del maestro (originalidades relativas si se considera que algunos de sus conceptos fueron propios de autores anteriores, aunque ajenos a la sistematización de que Lombroso los hizo objeto), y que por cualquiera que sea su ideología, pueden, a nuestro juicio, sintetizar se en los siguientes puntos: 1) La aplicación del método experimental al estudio de los alienados y de los delincuentes; 2) El reconocimiento de determinadas relaciones entre las condiciones y expresiones físicas y morales en el hombre; 3) La creación de la Antropología Criminal y el planteamiento, mediante su estudio, de ciertas anomalías del delincuente capaces de distinguirlo del hombre normal; 4) La consideración del delito como un fenómeno natural ligado a estados anormales del organismo humano; 5) La enunciación, respecto de la etiología del delito, de tres teorías mas o menos relacionadas entre sí: la del atavismo o influencia de la herencia lejana a indirecta, según la cual el delincuente sería el depositario de tendencias primitivas de sus antepasados ancestrales, incluso los salvajes y los animales; la de la locura moral o perturbación de los sentimientos frente a cierta normalidad de los procesos intelectuales, según la cual esta locura se identificaría con la delincuencia congénita; y la de la epilepsia, sobre todo en su forma larvada, que se caracteriza por ausencias totales o parciales de la conciencia, que coincidirían con la criminalidad; 6) La consideración de las posibilidades de evitar el delito mediante la aplicación de una terapéutica adecuada a cada delincuente; 7) El empeño gastado para armonizar la idea de anormalidad del delincuente con una adecuada defensa social, evitando a la justicia, dentro de los conceptos vigentes en la época, los contrasentidos de castigar a los irresponsables y de prescindir de los sujetos representativos de un verdadero peligro social; y 8) La concepción de los primeros principios sobre la individualización de la pena. Conclusión.- A nuestro juicio, cualesquiera que sean los defectos o las ponderaciones que se señalen a la obra de Lombroso, no es posible desconocer el hecho de que solamente a partir de ella fue objeto de un estudio metódico y científico la personalidad del delincuente; y que dicho estudio constituye una de las principales bases de la Escuela Positiva de Derecho Penal y de gran parte de las tendencias modernas que hoy la siguen directa o indirectamente, título sobrado para colocar al maestro de Turín entre los más ilustres servidores de las Ciencias Penales.

 

BIBLIOGRAFÍA

CAMARA, MARIO.- ',Cesare Lombroso : La sua vita e le sue opere', publicado en Archivos de Medicina Legal e Identificado, Río de Janeiro, 1936.

FERRI, ENRICO.- 'Cesare Lombroso', artigo publicado no 'Estado de Sâo Paulo', na ediçao de 19 Novembro de 1909.

LACASSAGNE.- 'Lombroso a través o depoimento de Lacassagne', publicado en 'Archives d'Anthropologie Criminelle ', Lyon, 15 de Decembre 1909.

LOMBROSO, CÉSAR.- 'L'Uomo delinquente '. Torino, edizione 1897-1909.

LOMBROSO, GINA.- 'The Criminal Man according Cesare Lombroso', Butman, New York, 1910. - 'Vida de Lombroso', Gatti, Buenos Aires, 1940.

VERVAECK, Louis.- 'A la memorie de Lombroso ', publicado en 'Boletín de la Societé d'Anthropologie de Bruxelles ', 1921. 'La théorie lombrosienne et l'evolution de l`antropologie criminelle', publicado en 'archives d'Anthropologie Criminelle ', Lyon, 1910.