Facultad

  • Notas Bibliográficas

Resumen

Abstract

Tres ensayos sobre historia del derecho

Bajo los auspicios del Seminario de Derecho Público de la Universidad de Chile, que dirige el profesor señor Aníbal Bascuñán, han aparecido recientemente, tres magníficas tesis de licenciados en Ciencias Jurídicas y Sociales, que acusan en sus autores un encomiable esfuerzo de investigación histórica. Trátase de estudios hispánicos, dos de ellos referentes al Derecho Colonial, y el otro a la cultura política española, tales trabajos son valiosas manifestaciones de hispanidad espiritual, es decir, del verdadero y exacto concepto que en nuestra América debemos tener de la hispanidad. Con los dos ensayos de Derecho Indiano, el Seminario mencionado inicia su colección de estudios y documentos para la historia del Derecho chileno; el primero es la 'Historia del Salario Indígena durante el período colonial en Chile, de que es autor don Guido Zolezzi, quien después de consultar numerosos documentos, muchos inéditos, logra determinar las remuneraciones del trabajo en la Colonia, y establecer un paralelo entre los salarios chilenos del siglo XVIII y los de nuestros días, para llegar a la sorprendente conclusión de que 'el obrero de la colonia, especialmente el del siglo XVIII, vivía en situación más holgada y ventajosa que el obrero de nuestro siglo, no tan sólo por el mayor valor adquisitivo de su jornal, sino a causa del menor número de necesidades que tenía que satisfacer '; la única excepción al respecto, es la que el vino atañe, pues, según el señor Zolezzi, en el siglo XVIII eran necesarios tres días de trabajo para adquirir una arroba de vino, y en 1939, para obtenerla sólo bastaba con un día y medio de labores. El autor, clara y metódicamente va analizando las diversas reglamentaciones del trabajo en Chile colonial, desde las sabias Tasas de Santillán en 1559, hasta la Recopilación de Indias, admira el espíritu humanitario de las leyes del trabajo indiano, en el que puede verse un cuerpo completo de Derecho Social. Desgraciadamente, la realidad americana era otra, y la ley se respetaba, pero no se cumplía; el aborigen fué víctima de la explotación, a pesar de los generosos preceptor legales y de los llamados clamorosos de los defensores de los indios, entre los que se destacan muchos religiosos. El segundo ensayo es un 'Esquema del Derecho Penal Indiano', por don Alamiro de Ávila Martel: en él se presenta, en una síntesis bien documentada, a la vez que escrita en estilo fluido y ameno, el cuadro del derecho penal vigente en Indias a fines del siglo XVIII; después de una introducción muy útil sobre el derecho aplicable a Chile durante la colonia, se investigan los conceptos, entonces imperantes, de delito y de pena para en seguida examinar los diferentes delitos, divididos en diez categorías. De la tesis del señor Ávila, que aborda una materia poco estudiada hasta ahora, se deduce que a pesar de la severidad de ciertos legales, el Derecho Penal del coloniaje, es mucho más humano que lo que corrientemente se cree; idénticas deducciones surgieron en un anterior trabajo del mismo autor, hecho en colaboración con don Aníbal Bascuñán, titulado 'Notas para el estudio de la criminalidad y de la penología en Chile, presentado al Segundo Congreso Latinoamericano de Criminología de Santiago, de Enero de 1941. 'Notas para un estudio de la cultura política española', es la denominación que da a su tesis de licenciado, el señor Manuel L. Salvat Monguillot, quien en una obra interesantísima de interpretación de España, nos lleva a través de la historia de ese país, desde los tiempos de la dominación romana, hasta el advenimiento de los Borbones, a principios del siglo XVIII. La primera parte del trabajo, investiga las instituciones políticas de romanos, godos y moros en la Península, nos muestra esas instituciones en la gesta histórica de la Reconquista, en el apogeo de la grandeza de España, y en el ocaso de la decadencia. La segunda parte, es de literatura política, y en sus páginas van surgiendo siluetas como la de Séneca, el estoico, en la Hispania Romana; la de San Isidro de Sevilla, enciclopédico, en la época goda; las de don Alfonso El Sabio, el gran legislador, y del filósofo Raimundo Lulio en la Reconquista; la del humanista Vives, del defensor de los indios Las Casas, del precursor del Derecho Internacional el domínico Francisco de Vitoria; la del jesuíta Francisco Suárez, y de otro jesuíta célebre, el padre Mariana con sus teorías sobre el tiranicidio. Pasado el Siglo de Oro, en el XVII, la literatura política está representada principalmente por Baltazar Gracián, también jesuíta, cuyas obras de fino sentido crítico, han estado de actualidad en nuestros días. El señor Salvat elude al movimiento de las comunidades de Castilla, realizado no tanto en defensa de las libertades locales, como del auténtico hispanismo, en contra de la, intromisión de funcionarios extranjeros, quienes se servían de las riquezas traídas de Indias, para sostener guerras en Flandes o en Italia, empobreciendo a España. Es complejo el problema de si el excesivo centralismo de los monarcas del siglo XVI, trajo como consecuencia la decadencia de España; siempre en la Península han luchado centralismo y regionalismo; cabe recordar al efecto la orientación regionalista que tuvo la reciente República, y el centralismo que inspire el Gobierno nacionalista del general Franco. Del prólogo de la memoria del señor Salvat parece desprenderse que en la América Latina, la influencia cultural francesa llevara fatalmente a olvidar, y aun a odiar a España; no compartimos este concepto, porque estimamos que las influencias españolas y francesas en los espíritus americanos, no son incompatibles entre sí; basta para ello recordar el ejemplo de nuestro gran Rubén Darío, renovador de la poesía castellana, quien impregnado de cultura de Francia, parisiense de alma, y enamorado de su cara Lutecia, fué sin embargo, fervoroso admirador de España y entusiasta cantor de la hispanidad, en los perfectos versos, de molde latino, de la Salutación del Optimista; 'inclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda.'. Los tres trabajos que hemos aludido, merecen recomendarse a todos aquellos que se interesan en estudios hispanistas y coloniales, y prestigian, tanto a sus jóvenes autores, como al Seminario de Derecho Público, y a la Universidad de Chile.

FCO. WALKER LINARES.

 

Alfonso Campos Menéndez.- Hacia una Política Preventiva de los Seguros Sociales

Si hubiera de sintetizarse en pocas palabras las condiciones que el Seguro Social debe satisfacer para llenar cumplidamente s u cometido, podría decirse que ellas son: que cubra todos los riesgos, enfermedad, maternidad, accidente del trabajo, invalidez, vejez, muerte y paro forzoso, diversas especies de un riesgo genérico a indeterminado, la incapacidad de trabajar y sustentarse; que realice su triple función, reparar, curando a indemnizando y recapacitar o reeducar al inválido para que recobre total o parcialmente su primitiva aptitud profesional o adquiera una nueva adecuada a su invalidez; que otorgue prestaciones que garanticen un mínimo vital; y que la inversión de sus capitales reúna requisitos de seguridad y rentabilidad, exigibilidad, utilidad social especial para los asegurados y general para la colectividad y de fomento de la actividad económica nacional. De las tres funciones anotadas, la memoria del señor Campos está destinada a destacar la de prevención de los riesgos, que es, sin lugar a dudas, la más importante y la que se constituye, día a día en el criterio supremo orientador de la organización y actividad del Seguro Social. Complementa el trabajo una excelente bibliografía y se acompañan numerosos índices demográficos, abundante estadística con una serie de cuadros, como también de gráficos que refuerzan el valor de la obra.

Hernán Vizcarra Cabello.- Bases racionales pare una legislación nacional de Seguro Obligatorio

El autor parte tácitamente de la base de que nuestra organización del Seguro Social es deficiente, tanto en el texto de la, Ley como en su desarrollo práctico. El objetivo de la obra del señor Vizcarra, no es principalmente la crítica, sino la tendencia positiva a hallar las bases para una ley mejor estructurada. El trabajo revela un conocimiento profundo de la materia, conduce a realizaciones prácticas y adecuadas para nuestro país y está redactado en un estilo claro y conciso.

Carlos Urenda Zegers.- Previsión Social de los empleados Particulares.

Comienza el autor por dar a conocer los fundamentos de la Legislación del Trabajo, estudia a continuación la organización, funcionamiento y supervigilancia de los organismos respectivos, enuncia y explica los diversos sistemas de previsión, estudia la formación, aplicación e inversión de los fondos, analiza, detalladamente los diversos beneficios a que los imponentes tienen derecho y da a conocer el procedimiento y los trámites de cada caso; por último hace la crítica de los sistemas, expone los proyectos de reformas que se han elaborado. La obra del señor Urenda es de innegable interés, especialmente para el gremio de los empleados particulares.

Gonzalo Santa Cruz Errázuriz.- El mejoramiento de los trabajadores agrícolas y la sindicalización campesina.

Contiene esta memoria un estudio ordenado y eficiente sobre un tema que no era fácil tratar, en razón de la escasa documentación accesible y de la dificultad de estructurar en forma, adecuada el desarrollo. A través del trabajo hay observaciones de interés sobre la situación de los obreros de la agricultura y los medios de mejorarla, observaciones que cobran mayor valor por el conocimiento personal que tiene el autor de la vida del campo y de las labores agrícolas. Esta memoria revela investigación y estudio, y encierra una colaboración útil pata ilustrar un debatido y trascendental problema.

Tulio Lagos Valenzuela.- Bosquejo histórico del movimiento social obrero en Chile.

En la memoria del señor Lagos se traza mi panorama de conjunto del movimiento de los trabajadores chilenos, desde las primeras manifestaciones de organización proletaria hasta nuestra época, en que la organización, ha adquirido un desarrollo considerable. Esta obra es un valioso ensayo de política social que contiene sugerencias de gran interés, por lo general inspiradas en principios marxistas. Su redacción es correcta, lo que hace agradable su lectura.

Benjamín Hurtado Echeverría.- Higiene y Seguridad Industrial.

Entre las medidas con que la ley protege a los asalariados, ocupan un lugar importante las que tienen por objeto defender su vida y su salud. De ellas trata el Titulo I del Libro II del Código del Trabajo. A pesar del interés de la materia, no se había hecho un trabajo especial, motivo que indujo al señor hurtado a llevarlo a cabo en su memoria de prueba. El estudio realizado, tiene relevantes méritos; aborda un tema nuevo no tratado con anterioridad, ofrece observaciones personales interesantes y oportunas, y el plan es claro y metódico.

Arturo Díaz Nates.- El procedimiento en los juicios del Trabajo ante la jurisprudencia

La aplicación de los preceptos procesales contenidos en el párrafo II del Título I del Libro IV del Código del Trabajo ha originado en la práctica problemas de interpretación. Principalmente, el hecho de no contenerse en ellos normas aplicables a todas las situaciones que se pueden plantear, ha dado origen a, diversas tesis sobre la manera de llenar los vacíos. Algunos tribunales son partidarios de aplicar sin reservas, en los casos no previstos el Código de Procedimiento Civil; otros niegan que este Código sea aplicable a los juicios del Trabajo y muchos estiman que, sin ser obligatoria la aplicación del procedimiento del derecho común, es conveniente ceñirse a él en el silencio del Código del Trabajo. La circunstancia anotada confiere especial interés al estudio de la jurisprudencia pertinente. Su divulgación facilita la labor de los profesionales, contribuye a uniformar los fallos y proporciona antecedentes valiosos para llevar a cabo atinadas reformas. La ímproba labor que ha requerido al señor Díaz Nates la revisión de la jurisprudencia, constituye, por sí solo, un indiscutible mérito.

Oscar Alarcón Sáez.- El trabajo a domicilio.

El trabajo a domicilio propicio; más que ninguno a la explotación del obrero, presenta para éste peligros a inconvenientes derivados, en especial de la dificultad del control y vigilancia. Las legislaciones han debido, por consiguiente, reglamentarlo dictando medidas especiales. Presentar en conjunto la reglamentación contenida en nuestra legislación, comparándola, con el derecho extranjero, fué el objetivo que se propuso el autor de este trabajo. En la parte final de la memoria, y a manera de apéndice, se acompañan cerca de cien encuestas realizadas por el señor Alarcón, a través de las cuales pueden conocerse las condiciones del trabajo a domicilio en Santiago y los salarios que rigen en él. El estudio realizado supone investigación personal y es el más eficiente de los que se han presentado sobre la materia.

A. G. B.