Trabajos Científicos

  • Seminario para planificar un programa de investigación

Resumen

Abstract

1. Antecedentes

Durante la etapa de organización del Instituto de Servicio Social, (en el período agosto a diciembre de 1966) en la que se contó con la colaboración del Dr. Milton Chernin, Decano de la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de California, Berkeley Estados Unidos de América, se vio que, en lo referente a investigación, era imprescindible contar con los servicios de un experto en la materia, para decidir con más autoridad y competencia sobre este importante objetivo del nuevo Instituto. Gracias a la favorable acción del Convenio de la Universidad de Chile con la Universidad de California, Berkeley, se obtuvo que viniera al país el Profesor Dr. Ernest Greenwood, catedrático en Investigación Social de la segunda Universidad nombrada. Después de varias sesiones preliminares, se formalizaron las actividades de este Profesor en un plan de trabajo que incluyó, entre otras cosas, la realización de un Seminario de planificación destinado a diseñar un programa de investigación apropiado para el Instituto de Servicio Social que inició sus actividades en 1967. Hay que dejar constancia de que, la creación de este organismo universitario, el primero fundado en el país y en América Latina, respondió a una aspiración largamente sentida, porque significaba una posibilidad concreta de elevar el status y la calidad del ejercicio profesional. El Seminario fue programado sobre la base de un ciclo de sesiones de trabajo con un intervalo de 15 días y que se llevaron a efecto en el período agosto a diciembre de 1967. A las reuniones presididas por la Directora del Instituto de Servicio Social, Sra. Reyna Israel de Mayo y en que actuó como consultor el Profesor Ernest Greenwood, asistieron la Jefe y los profesores investigadores del Departamento de Investigaciones, oradores invitados de diversos sectores, personas de posición sobresaliente en la profesión de asistente social y en otras profesiones. Todos los participantes ofrecieron sus puntos de vista y sus sugerencias sobre la materia en estudio. La inauguración se llevo a efecto el 25 de agosto de 1967 y la clausura el 3 de junio de 1968. Por diversos inconvenientes especialmente derivados del recargo de trabajo de fin del año académico, el calendario de sesiones sufrió varias modificaciones que implicaron la prolongación del período más allá de lo proyectado. Se realizaron 12 sesiones, las 2 primeras destinadas a discusiones preliminares y la última a trabajo de integración y evaluación de resultados. En líneas generales, los debates se circunscribieron a determinar los campos probables de investigación y los procedimientos y mecanismos apropiados para realizar las investigaciones. Como punto de partida se consideró la situación de la investigación en el momento de iniciar el Seminario y las metas que se deseaban alcanzar. En la sesión inaugural, el Profesor Greenwood resumió las ideas contenidas en el documento que presentó el Departamento de Investigaciones del Instituto de Servicio Social y propuso los siguientes grupos de problemas.

a) Problemas del Servicio Social como profesión. b) Problemas de la educación para el Servicio Social. c) Problemas de la práctica, (desempeño en terreno). d) Problemas de los programas de las Escuelas de Servicio Social. e) Problemas relativos a los clientes de las agencias. f ) Problemas de la organización y administración de las agencias. g) Problemas relativos a la política social. h) Problemas relativos a las ciencias sociales.

Dentro del mecanismo de la investigación, se consideraron tres aspectos fundamentales a saber, el origen de los proyectos, la conducción de la investigación respectiva y el financiamiento. En cuanto a su origen, los proyectos se clasificaron como internos, o sea, derivados del propio Instituto, y externos, o sea, propuestos por instituciones ya sea del Estado o particulares, organismos profesionales y otros. Respecto del desarrollo de los proyectos, se estableció que podían ser desarrollados por investigadores individuales o por equipos de investigación. En lo relativo a financiamiento de las investigaciones se consideró que éste podía ser con fondos propios, con fondos de otras instituciones o con dineros aportados por las instituciones o personas que se interesaran en determinadas investigaciones y con las que se entraría a pactar sobre la base de servicios remunerados. En la sesión siguientes, el Profesor Greenwood puntualizó otros aspectos del documento presentado por el Departamento de Investigaciones, poniendo énfasis en la determinación de las prioridades de la investigación. Puesto que el Instituto es un organismo llamado a servir a la profesión, debe mantener relaciones con otros centros profesionales en un plano de amplia colaboración a fin de alcanzar resultados más provechosos y de más alcances. Esto significará que en la determinación de prioridades, habrá que tomar en cuenta las necesidades interdisciplinarias que emergen de la práctica profesional. En las sesiones siguientes, los participantes abarcaron prácticamente todas las materias de interés profesional, siendo de especial valor los aportes por comprender los puntos de vista de médicos, sociólogos, asistentes sociales, economistas y otros profesionales y porque constituyeron la expresión de un deseo de contribuir al desarrollo de un naciente instituto universitario.

2. Participantes

Se deseaba que en el Seminario participaran representantes de diversos sectores vinculados a la profesión y al bienestar social y de acuerdo con este criterio se enviaron invitaciones a líderes de la profesión de asistente social, a representantes de Ministerios responsables de la formulación de política de bienestar social, a Directores de Institutos universitarios de investigación y a otras personalidades. La casi totalidad de las personas invitadas aceptó colaborar y así, los participantes del Seminario fueron:

Personal del Instituto de Servicio Social

Sra. Reyna Israel M., que lo presidió y dirigió. Profesor: Ernest Greenwood, Consultor. Sra. Ana Ottenberger, jefe del Depto. de Investigaciones. Sra. Elida Rosas, profesora investigadora. Sra. Ana María Terraza, profesora investigadora. Sra. Fresia Muñoz R., profesora investigadora.

Oradores invitados Según el orden de las presentaciones: Dr. José M. Ugarte: Médico-Profesor Universitario; Representante del Ministerio de Salud Pública. Sra. Ana María Pinto: Asistente Social, Socióloga del proyecto de marginalidad, de Naciones Unidas. Srta. Mercedes Ezquerra: Directora del Servicio de Seguro Social; Presidente del Comité Chileno de Servicio Social. Sr. Carlos Clavel: Jefe del Departamento de Investigaciones del Instituto de Economía y Planificación, Universidad de Chile. Sra. Rosa Carrasco: Presidente del Colegio de Asistentes Sociales. Profesora Escuela de Servicio Social. U. de Chile. Sra. Nidia Aylwin : Presidente de la Asociación Chilena de Escuelas de Servicio Social; Directora de la Escuela de Servicio Social de la Universidad Católica. Sr. Orlando Sepúlveda: Director del Instituto de Sociología de la Universidad de Chile. Sr. Ignacio Balbontín: Sociólogo, Director de la Oficina de Planificación del Ministerio del Trabajo y Previsión Social. Sr. Hernan Godoy : Director del Centro de Investigaciones Sociológicas de la Universidad Católica.

3. Desarrollo del Seminario

La forma de trabajo fue la presentación del orador y de los profesores del Instituto, la exposición sobre la base de un trabajo escrito y después la discusión. El tiempo promedio de cada sesión fue de una y media a dos horas. Las sesiones fueron grabadas en cinta magnetofónica. La Directora redactó las actas correspondientes a cada sesión y con este material preparó el documento que contiene la formulación de un programa de trabajo para el Departamento de Investigaciones del Instituto. El Seminario se caracterizó por un ambiente de alta comprensión universitaria, interés y amplio espíritu de colaboración, lo que es una expresión de la jerarquía y preparación de los oradores invitados. 4. Creación del Instituto de Servicio Social

Interesaba conocer la opinión de los participantes sobre la creación del Instituto de Servicio Social y su función al servicio de la Investigación. Fue grato verificar que las opiniones fueron muy favorables porque la investigación es una tarea necesaria para el progreso de la profesión y para contribuir al perfeccionamiento de la legislación vigente y de los sistemas asistenciales. Se expresó que las Escuelas de Servicio Social están limitadas para llevar a cabo una tarea de investigación científica porque su función es eminentemente docente y el desarrollo de un programa de investigación de largo alcance excede las exigencias del curriculum. En cambio el trabajo de Investigaciones realizado por el Instituto, tiene perspectivas no sólo en el plano nacional, sino en el latinoamericano dado que, en colaboración con institutos y centros de Investigación de los otros países del continente, puede hacer estudios comparativos sobre la realidad social y coordinar los esfuerzos en este sentido de diversas profesiones cada una de las cuales tiene su enfoque particular de estos problemas. Su acción debe permitir acentuar la colaboración entre los profesionales de las diversas disciplinas que formen las ciencias sociales y posibilitar un estrechamiento de las relaciones entre ellos, creando a la vez las condiciones para un intercambio de experiencias.

5. Función del Servicio Social y su labor de investigación

Prácticamente todos los participantes coincidieron en reconocer que el servicio social es un factor importante en el proceso económico y social del país y que, al haber creado conciencia de que el individuo tiene significación como persona eje en el proceso de desarrollo (y no un sujeto o fin del proceso), éste adquiere nueva dimensión y una más alta finalidad humana. Hubo consenso en cuanto a que el conocimiento que el servicio social adquiere de la realidad social en razón del contacto directo que el asistente social tiene con aquélla, lo capacita para llegar a los niveles más altos donde se adoptan las decisiones respecto del bienestar social. Dados sus conocimientos empíricos del medio, el servicio social esta en situación espectable para participar en la planificación del desarrollo y en la coordinación de los organismos que lo tienen a su cargo, de manera que se llegue a proyectos de bienestar concebidos y realizados racionalmente. Por las mismas razones se estableció que es necesario que el servicio social se dedique, aparte de sus funciones habituales, a la investigación en el campo social, dado que los problemas sociales estan en permanente cambio y que es necesario que la profesión tenga la dinámica requerida para ajustarse a la realidad social. El asistente social está capacitado para hacer investigación dados sus conocimientos pragmáticos y empíricos, y, además, porque tiene facilidades para acercarse a las personas y a los organismos que trabajan en el desarrollo y el campo social, y porque está preparado para establecer y mantener relaciones humanas positivas.

AsÍ el Servicio Social pasa a ser un factor importante en el proceso económico y social del país y es necesaria su participación a la tarea de planificación en todos los niveles para producir cada vez una mayor racionalización en el proceso de acción. Como resumen puede decirse que el asistente social tiene ventajas para realizar investigaciones en el campo social porque su experiencia directa con los problemas facilita la definición operacional y porque es un profesional aceptado por la comunidad dado que tiene conocimientos de técnicas adecuadas para acercarse a las personas y lograr relaciones humanas positivas.

6. Elección de temas de investigación y características del trabajo del Instituto en este campo

Los participantes sugirieron que el Instituto diera importancia a algunos criterios para seleccionar los temas de investigación. Entre ellos se mencionaron: a) El interés que la materia tenga en un momento dado. b) El impacto del problema sobre la comunidad. c) La urgencia de dar solución a un problema dado. d ) Otros temas que sean materia de preocupacion pública y e) La carencia de conocimientos en sectores determinados. Se planteó asimismo la posibilidad de especialización en ciertas áreas lo que significaría las siguientes ventajas: a) Permitir la planificación de la investigación a corto y a largo plazo. b) Posibilitar la continuidad de la investigación. c) Facilitar la comunicación y la cooperación permanente con otras instituciones, agencias gubernamentales y empresas privadas y con los otros centros universitarios de investigación. d ) Integrar la investigación pura con la aplicada cubriendo los problemas más urgentes, por ejemplo: en el área llamada de organización de la comunidad hay un conjunto de prácticas que están desvinculadas de la gran teoría del desarollo económico-social. Economistas, sociólogos y otros trabajadores en el terreno no se han conectado con estas teorías; falta el marco teórico. e) Facilitar la vinculación entre la enseñanza y la investigación; una manera es la de promover la preparación de memorias de prueba para optar al título de asistente social, las que estarían integradas a planes de investigacion. f )Cada tema de investigación en un enfoque continuo permitiría detectar el cambio social, describirlo científicamente y ser una vía para que el asistente social desempeñe el papel que le corresponde en la comunidad. 7. Orientación de los estudios

Los participantes, en su mayoría, opinaron que la investigación del Instituto debería tener carácter aplicado, aunque algunos explicaron que el énfasis en lo aplicado no implicaba desconocer o eliminar la significación teórica; sólo uno señaló que no correspondía al Instituto realizar investigaciones teóricas. Otros estimaron que el trabajo podía orientarse tanto hacia fines teóricos como hacia fines prácticos. También se señaló que la investigación pura, al usar una metodología depurada, es de costo mucho mayor. El profesor Greenwood planteó la posibilidad de que las tareas de investigación sirvieran de puente entre las teorías y las maneras de llevar estas teorías a la práctica, pues dudaba que los asistentes sociales pudieran aplicar con eficacia las teorías sin una aclaración más ajustada a la realidad. Además, el profesor Greenwood y los profesores investigadores del Instituto, creen posible realizar estudios de significación teórica en relación con los principios que guían la metodología del Servicio Social. Este tipo de estudios está en una posición intermedia entre los estudios de orientación pura o básica y los de propósitos o fines exclusivamente prácticos o aplicados. Uno de los oradores invitados, de profesión asistente social, compartió también esta idea en su exposición. Este mismo orador opinó, además, que se debía conectar la teoría con la práctica y estudiar la realidad social para enriquecer el conocimiento y el ejercicio profesional. Otro de profesión sociólogo puntualizó la posibilidad de que el Instituto de Servicio Social derivara de los resultados de su propio trabajo, proposiciones teóricas que enriquecieran la teoría pura, denominando investigación tecnológica esta forma de estudios. Por último un orador economista expresó que el asistente social investigador debía trabajar en el análisis de experiencias de terreno y sus efectos, y no solamente cuantificar la labor del trabajo directo. Este análisis permitiríaa obtener evidencias que pudieran hacer cambiar las orientaciones que tradicionalmente se han dado sin consultar al técnico respectivo. El profesor Greenwood estimó que la labor de obtener informaciones sobre la profesión misma o sobre determinados problemas, correspondería más bien a organismos tales como Colegio de Asistentes Sociales y Asociación de Escuelas. Puso el énfasis sobre el hecho de que estas estadísticas deben actualizarse constantemente, tal vez año a año, y deben ser regulares y permanentes. También se sugirió tratar las acciones del Servicio Social o materias similares en seminarios considerándose que el Instituto es un organismo apropiado para realizar estas actividades.

8. Areas de concentración del programa

Aunando las opiniones, los campos de concentración serian: el campo del servicio social que incluiría la educación para el Servicio Social y el desempeño profesional y el campo de la realidad social, que incluiría especialmente los problemas sociales. Otros campos serían la comunidad y las estructuras institucionales: la comunidad incluiría problemas de los sujetos y desarrollo de la comunidad; las estructuras, la organización de los servicios que otorgan beneficios y asistencia. Los asistentes sociales dieron preferencia a los temas sobre Servicio Social pero sin excluir aquéllos sobre problemas de la realidad social. En general cada orador recalcó la necesidad de investigar en relación a su área especifica, en frases como las que siguen: 'Interesa la investigación en el área social de la asistencia médica ya que un mejor conocimiento de estos aspectos facilita un mayor uso de los recursos, una mayor eficacia en las acciones'. 'En el área previsional interesa saber cuales son los problemas para decidir la política que el servicio debe seguir, y así otros en el área de trabajo, desarrollo económico, vivienda, problemas culturales, etc.' Algunos ejemplos de acuerdo con la clasificación primera o sea relativos al campo de la profesión de Servicio Social, son los siguientes: La necesidad de investigación de problemas de la docencia, como por ejemplo, medir la efectividad de métodos docentes, si la enseñanza está respondiendo a las necesidades, etc. En cuanto a desempeño profesional, interesa fundamentalmente la función del asistente social en un país en desarrollo, la demanda de estos profesionales en el país, la capacidad de atención por hora, por población y por número de personas y las pautas que permitan evaluar y medir eficazmente el trabajo profesional. En cuanto a problemas de la realidad social, se señalaron los ocupacionales, la participación laboral, la educación, la vivienda, los estudios sobre familia y sobre la organización de la asistencia social, la previsión, etc. El estudio de estos problemas debe ser interdisciplinario. También se señalaron investigaciones destinadas a la evaluación de programas y a la construcción de instrumentos de anaáisis. Estas proposiciones concuerdan con las expuestas por el profesor Greenwood sobre la base de los aportes del Departamento de Investigaciones. 9. Problema de personal

El mantenimiento de un instituto de investigación plantea el problema de la formación de personal propio. Según la expresión de uno de los participantes en organismos de este tipo, los investigadores son el 'talón de Aquiles'. Hay que seleccionar bien este personal considerando que tenga capacidad de diálogo y criterio amplio para discutir y aceptar puntos de vista. Además de los profesores de jornada completa, se deben considerar ayudantes de media jornada, especialistas en diversas disciplinas. Todos los oradores estuvieron de acuerdo en que es posible utilizar alumnos para que hagan trabajos como parte de sus actividades escolares; se señaló, sin embargo, que esto presenta algunas desventajas, siendo la más importante la limitación de tiempo de los alumnos. También se sugirieron, como ya se dijo, investigaciones en relación con las memorias de prueba para optar al título profesional. Otras opiniones señalaron que podría incluirse exigencias sobre investigación en el curriculum de los cursos avanzados del Instituto. Ello daría una ventaja sobre los alumnos por cuanto a los cursos concurren profesionales graduados, lo que representa una mayor preparación y madurez que la de los estudiantes que hacen su memoria de prueba. Sin embargo, siempre es importante considerar a los alumnos porque en ellos se pueden detectar futuros investigadores. Hay que cuidar de establecer bien los niveles de la participación y el papel que tendría tanto el uno como el otro. La conclusión fue evidente en el sentido de que la profesión necesita formar investigadores entrenando personal científico y auxiliar que sirva adecuadamente estas labores. 10. Financiamiento y presupuesto

Se analizó primeramente el hecho de que ningún instituto de investigación se financia sólo y por lo tanto, debe obtener sus recursos de la comunidad. Se expresaron ideas en el sentido que la investigación social no es tan cara ni necesita grandes gastos en equipo y maquinarias. Se consideró además que los proyectos podrían financiarse por otros organismos presentándose dos alternativas; una en que cierta Institución pide que el Instituto de Investigación realice determinados estudios y, otras en que el Instituto haga un proyecto de investigación sobre un tema dado y ofrezca a terceros este proyecto de trabajo. Las opiniones fueron favorables a esta segunda alternativa porque el satisfacer peticiones expresas de investigación, puede significar que el Instituto se aparte de trabajos de investigación que tengan mayor afinidad con su carácter académico. Para hacer proyectos dentro de la alternativa 'venta de servicios', hay que tomar en cuenta algunos elementos específicos: a) El trabajo debe organizarse como si fuera una empresa; b) Deben discutirse y planificarse todas las fases, la problemática y la parte operacional; c) El proyecto debe ser realizable, y d) Los plazos deben ser definidos. También se sugirió el financiamiento combinado, es decir, que un mismo cuestionario, tenga preguntas que interesen a dos o mas servicios como por ejemplo, el Servicio Nacional de Salud, el Servicio de Seguro Social, la Corporación de Servicios Habitacionales, y otros. Las instituciones están tan recargadas con los problemas contingentes que le son propios, que no sería difícil que decidieran destinar recursos para investigaciones por otros organismos especializados como el Instituto de Servicio Social. Naturalmente, éste tiene que estructurar su programa de trabajo para responder en forma seria y responsable a estos compromisos. El director de un instituto universitario señaló que su institución estaba trabajando en investigaciones en el campo de la salud, con evidentes buenos resultados, pero, agregó, era indispensable la igualdad funcionaria para que los otros profesionales respetaran y consideraran la calidad de las investigaciones, y no se produjeran desniveles.

11. Colaboración con otros organismos

Además de los organismos patrocinadores que contribuirían a financiar proyectos, el Instituto debe conectarse con otros institutos afines para intercambiar ideas sobre los proyectos y posibilidades de trabajo conjunto. Los participantes recalcaron en forma especial la política abierta del Instituto de Servicio Social, ya iniciada en este primer seminario, y sugirieron seguir manteniendo esta base de cooperación, porque se deja sentir el problema del aislamiento en que desempeñan sus funciones los institutos universitarios. Por tanto, una buena política de relaciones entre estos organismos es una medida útil para el avance de las ciencias sociales, y para evitar la realización de trabajos parcelados, o la duplicación de ellos, con los consiguientes gastos innecesarios de esfuerzos y material. Además la colaboración en el trabajo de investigación posibilita el aprovechamiento de experiencias que permite evitar la repetición de errores y salvar dificultades. Se señaló además la necesidad de colaborar con las escuelas, relacionando la investigación con el trabajo docente, especialmente sobre aquellas materias que interesen al progreso de la enseñanza. Además esto posibilita iniciar al alumnado en esta clase de trabajos, y detectar futuros investigadores. Hay otros organismos, profesionales, gubernamentales y privados, que pueden colaborar otorgando facilidades para aplicar cédulas o cuestionarios, para consultar material para análisis, para usar muestras, maquinarias, y equipos adecuados para llevar a cabo una investigación. También en este aspecto se notó una amplia disposición y abierto espíritu de colaboración, sobre todo de las organizaciones profesionales que estuvieron representadas en el Seminario.

12. Algunos aspectos de tipo institucional

En este rubro se consideró la forma cómo se debía desarrollar una investigación desde el punto de vista institucional. Se señalaron tres maneras: a) en grupo. El proyecto es desarrollado en conjunto por el grupo de investigadores; b) separado o individual. Cada investigador hace su proyecto y lo desarrolla; y c) separado pero ligado, sobre la base de un modelo conceptual. El trabajo esta distribuido en areas y cada area forma un grupo de trabajo.

Se dejó establecido que el primer criterio es más aconsejable en el inicio, cuando no hay mucha experiencia y los investigadores necesitan apoyarse mutuamente. Cuando la institución tiene más experiencia es mejor el segundo o tercer criterio, habiendo más inclinación hacia este último, es decir, un proyecto distribuido en áreas con participación individual. Se vio y reconoció la importancia de experiencias en el extranjero lo que, además de permitir una superación profesional, es un buen mecanismo para establecer contactos favorables con universidades u organismos de otros países. En esta forma se han sintetizado los puntos de vistas, sugerencias, ideas y proposiciones de los participantes en este seminario, estimandose que la labor fue productiva y que satisfizo plenamente las expectativas y resultados que se esperaban. Es un deber dejar testimonio de la valiosa participación del profesor Greenwood, científico notable en las materias de su competencia y cuya presencia y programa de trabajo estaran ligados para siempre a la historia de la institución.

Resumen y conclusiones del seminario realizado en junio de 1968.