Facultad

  • Palabras en la incorporación del señor Alessandri Palma

Resumen

-

Abstract

-

Señor Ministro de Educación, señor Rector, señor Alessandri, señoras, señores:

Es ley natural que sean los padres quienes dirijan los pasos de los hijos en la vida, que sean ellos quienes los ayuden a alcanzar los honores y situaciones que el porvenir les depare. El destino ha querido que esta vez sea por las manos del hijo que el. padre reciba la distincion que esta Facultad ha tenido a bien acordarle. Se comprende, pues, que experimente en estos momentos una honda emoción y una de mis mas intimas satisfacciones.

Seguramente la distinción que hoy recibe el señor Alessandri, no será tan valiosa ni de tanta trascendencia como muchas otras que ha obtenido en su dilatada existencia, pero no por eso es menos significativa por todo lo que encierra de sinceridad y afecto.

No me toca a mi calificar las razones que indujeron a la Facultad a designar al señor Alessandri como su miembro académico. Fui naturalmente ajeno a esa designación. Pero creo que no cumpliría con un deber de justicia si no aprovecho esta oportunidad para expresar públicamente al señor Alessandri nuestro mas sentido testimonio de gratitud y reconocimiento, porque si este edificio que hoy nos congrega se yergue majestuoso y altivo y si maestros y alumnos de esta Escuela sienten, aquellos, el agrado de enseñar, y estos, el de aprender, ello se debe a la obra del señor Alessandri.

Cuando este era Presidente de la República durante su segunda administración y yo llegue a ser Decano de esta Facultad por la benevolencia de mis colegas, la que nunca me cansare de agradecer, manifestó al señor Alessandri que la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile bien merecía tener un local digno de su glorioso pasado y de los grandes servicios que había prestado a la República No debía olvidarse que esta Facultad había dado al país la casi totalidad de sus Presidentes, la mayor parte de sus estadistas, de sus parlamentarios y Ministros de Estado y de los altos jefes de la Administración Publica y que habían sido sus egresados quienes habían organizado jurídicamente la República y le habían dado la solida estructura institucional de que goza.

El señor Alessandri encontró muy junta mi sugestión y con el empeño y energía que siempre ha gastado respecto de toda obra de interés publico, presto su decidida cooperación para que la idea se realizara.

Fue así como envió al Congreso Nacional un proyecto de ley a fin de transferir a la Universidad de Chile el dominio del predio en que se levanta esta Escuela y suministro la totalidad del dinero necesario para construir este edificio y dotarlo del mobiliario que le era menester.

Nada tiene entonces de particular que las puertas de esta Casa se abran de por en por para recibirlo y que no sea exagerado decir que entra a ella por derecho propio.

Señor Alessandri: A nombre de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile, que me honro en presidir os entrego el diploma que os acredita como su miembro Académico. Merced a el, podréis agregar un nuevo titulo a los muchos que ya tenéis y del cual os sentiréis orgulloso, como nos sentimos todos los que lo llevamos: el de Universitario. Tomadlo.