Crónicas

  • Bibliografía

Resumen

Abstract

Un libro chileno que, honra a nuestra Universidad: 'Las actuales orientaciones del Derecho', por Andrés Sabella.

Como un aporte particular al Centenario de la Universidad de Chile, su facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales ha publicado un libro que no sólo debieran leer los entendidos, sino que estaría muy bien en manos de todo el que se quiera apreciar de hombre en concordancia con la cultura de su tiempo. Se trata de 'Las Actuales Orientaciones del Derecho', una exposición medular y responsable de las tendencias y perspectivas que el Derecho muestra y señala en esta hora, en que In fuerza bruta parece un negro milagro de las cavernas en mitad de la vida. Este libro está integrado por trace conferencias dadas en el Aula Magna de la Escuela de Derecho y corresponden a un ciclo de culturización jurídica que patrocinara esta Facultad: Guillermo Feliú Cruz, con 'La evolución social de Chile en el Siglo XIX'; Francisco Walker Linares, con 'Orientaciones del Derecho Social Contemporáneo'; Pedro Lira Urquieta, con 'Nuevas orientaciones en materia de dominio y de sucesiones'; Enrique Rossel Saavedra, con 'Orientaciones Actuales del Derecho de las Obligaciones'; Manuel Somarriva Undurraga, con 'Nuevas Orientaciones del Derecho de Familia'; Raúl Varela, con 'Las transformaciones de la sociedad anónima'; Enrique Munita, con 'Las Actuales orientaciones del comercio de seguros'; Julio Ruiz Bourgeois, con 'La transformación del Derecho Minero en relación con las modernas tendencias político-económicas'; Manuel Urrutia Salas, con 'Orientaciones del Derecho Procesal'; J. Raimundo del Río, con 'Lo antiguo y lo moderno en Derecho Penal'; Ernesto Barros Jarpa, con 'Nuevos aspectos del orden internacional, especialmente en América' y Gabriel Amunátegui, con 'Doctrinas políticas neo-contemporáneas'. Se agregó a seta sumario una conferencia sobre 'El contrato dirigido', de Arturo Alessandri, Decano de la Facultad, dictada en 1940, inclusión que se justifica por esa, especie de jerarquías cualitativa y cuantitativa del contrato y que, en este caso, dada la tónica general del libro, cuadra admirablemente, pues se trata, precisamente, del contrato coma forma organizada y socializada (el punto de vista que pedía Josserand), el contrato del momento que vivimos, el de la economía dirigida.

Esta obra, del sello Nascimento, no es sólo una contribución a una fecha significativa de nuestra cultura. Resulta algo más: el testimonio vivo del progreso, de la vitalidad creadora, de una de sus más importantes Escuelas. Parece como que la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales quiso probar su dimensión exitosa, mostrando ha hondura de sus maestros. Es, sin duda, la mejor manera de justificar un destino.

Con un plausible criterio se distribuyó la lectura de estas conferencias, de tal modo que el total se recibe sin sobresaltos y la enseñanza cumple un rol justísimo: se ubica al lector en el paisaje social de Chile del Siglo XIX y de ahí se avanza hasta los 'ismos' que tratan de conquistar para sí la rosa de los vientos del destine humano fascismo, nacismo, bolchevismo.

La panoramación resulta completa y el esfuerzo consigue su objeto; al final, hay una conciencia de problemas en el lector. Y, lo que es realmente importante, no una cualquiera conciencia. Se trata de una palpitante y esencial enraizada en el hombre y llena del noble aliento que da al hecho social. Vibra la seguridad, en estas páginas de una sociedad hecha a medida de los hombres y no del ciego y mezquino individualismo. Por esta circunstancia, esta obra, impar en nuestra América (1), carga una belleza de fondo: sirve de argumento contra los pequeños adictos de las limitaciones de una sociedad sostenida por egoísmos y contradicciones.

'Las Actuales Orientaciones de Derecho' exige de la glosa y queda como un índice sucinto de lo fundamental a conocer en las complicadas materias en que se entrecruzan justicia, individuo, libertad, nación, etc. (2).

*  *  *

Creemos cumplir con un deber, dedicando aunque solo sean algunas, a los trabajos que, a nuestro entender, merecen evadirse de la órbita del libro, para ampliar su ruta. Desde luego nos parece interesante entregar a los lectores de HOY las causas que, según el profesor Alessandri, determinaron las variaciones del contrato, tornando su libertad en una conducta controlada por el legislador: para el profesor citado se reduciría a las siguientes: 'el desarrollo creciente de las ideas, socialistas', la formación de grandes grupos económicos como sociedades truts, carteles, etc., que han suprimido prácticamente la libre concurrencia' y, finalmente 'La crisis producida a raíz de la guerra 1914-18)', (pág, 16). Con tales fuerzas, el contrato ajustó sus perfiles a la época, cumpliendo un deber de vida para consigo mismo: 'A nuevas necesidades, nuevas instituciones. A nuevos contratantes, nuevas formas de contrato' (pág. 20).

Nueve leyes de esta índole señala el profesor Alessandri en nuestro país, ocupando preferente lugar la que dice relación con el contrato de trabajo.

El aporte del profesor Feliú Cruz nos recuerda en la pág. 32 la desolación de la habitación obrera chilena y señala que en 1868 y en 1891 hubo intentos legislativos en pro de una más noble vivienda 'para obreros y gente pobre'. En 1853 surge 'la primera población de obreros' y el señor Feliú agrega que 'los conventillos, ese pudridero de la villa del pueblo' es más o menos de igual data.

Nosotros a riesgo de atentar contra la tranquila memoria de algunos, indicaremos que en 1910; Luis Emilio Recabarren, en el balance que trazara en torno a las capas ricas y explotadas del país durante los primeros cien años de vida independiente, atacó, cruda y acremente, la existencia de los conventillos; sus palabras estaban cargadas de higiene física y moral. En 1941, el profesor Herring Hubert, en su libro 'Goodneigboords', editado por la Universidad de Yale, coincide con el maestro de la clase obrera chilena en la apreciación del conventillo, y cree que si en alguna parte de América vió la miseria en su mayor desgarro fué en el clásico y desgraciado conventillo nuestro.

El profesor Feliú enmarcaría de la manera siguiente el 'movimiento social de Chile en el Siglo XIX': a) de 1810-1842: preparación de la reforma; b) de 1842-1879: la reforma; c) de 1879-1891: cambio en las costumbres y los hábitos sociales; y d) efectos de la Revolución del 91.

El profesor Walker Linares se ocupa del Derecho Social Contemporáneo y, así la nombra, contra la opinión de los que estiman que es hora de designar a esta rama , novísima y creadora del Derecho con su nombre mejor: Derecho del Trabajo. Pero el señor Walker afirma su predilección en un razonamiento de tipo sugestivo-que nos parece de acertada razón, si se considera el momento que atravesamos y la necesidad de ganarle terreno a sus enemigos; la expresión Derecho Social envuelve 'como un prestigio mágico', escribe el profesor citado.

En seguida, es del caso constatar aquí, el análisis que esboza acerca de la literatura como espejo de la lucha social. La actuación militante del profesor Walker corrobora su posición: 'Es muy difícil al intelectual de hoy en día permanecer encastillado en la torre de marfil de su yo, cuando el mundo febril se agita angustiosamente a su alrededor', (pág. 49). El autor de este artículo se hace un deber de recordar que fué a instancias de este maestro v de sus colegas Vergara Bravo y Gaete Berríos, que pudo conversar con los alumnos de los terceros años de Derecho acerca de la literatura como aliada de la justicia social en nuestra república; primera revisión que se hizo en dicha Facultad a este interesantísimo problema; en nuestro ambiente se despierta una comprensión total de nuestra hora de escritores combatientes por la dignificación del hombre, sin la argucia de los llamados argumentos sutiles de una vida intelectual más allá, de la vida misma...

Creemos que sería conveniente que nuestros estudiosos echaran un vistazo, en material de anticipaciones a la legislación del trabajo, a la labor de Recabarren, iniciada con prisiones y vejámenes, a comienzos del siglo. Basta escribir que, en 1904, planteaba, en Tocopilla, la jornada de 8 horas y combatía el trabajo de las mujeres y los niños, como la explotación que significaba el pago en 'fichas' en las oficinas salitreras.

Asuntos descuidado ha sido el origen de la Mancomunal Obrera de Tocopilla que tuvo el valor de desafiar, con la instalación de una cooperativa las iras patronales, en pleno dominio salitrero, a objeto de evitar que las 'pulperías' chupasen Codas las ganancias a los obreros de la región (1902).

El autor de la conocida obra de estudio 'Derecho de Familia', profesor Somarriva Undurraga, ha realizado una valiosa síntesis de estas materias que tiene la virtud de informar muy claramente en su torno. Nos detuvo su crítica. (que anda en boca de todos los que no quieren que a la justicia se le siga pasando gato por liebre), hecha a las socorridas nulidades de matrimonio por incompetencia del Oficial del Registro Civil. El profesor Somarriva da la siguiente estadística, para arribar a sus conclusiones de repudio a la triquiñuela que la necesidad social inventó ante el callejón sin salida en que se hallaban los matrimonios mal avenidos:

1934:  

 517 nulidades.

1938:  

 925 nulidades.

1939:

 1024 nulidades.

1840:

 1153 nulidades.

A objeto de atajar la farsa y cerrar el desprestigio que entraña para la justicia tal sistema de engaño, el profesor Somarriva plantea: 'una prescripción breve para poder alegar la nulidad del matrimonio por incompetencia del Oficial del Registro Civil, la que pudiera ser declarada de oficio por el Tribunal, o bien, lo que parece más lógico, ir a la dictación de la ley del divorcio', ya que por respeto a las palabras se lo evita en nuestro país (uno de los 5 únicos que lo repudian en el: mundo); pero en los textos, puesto que existe y se lo practica con un disfraz indigno; y ¡piensen sus detractores!que se lo pone en marcha con la causal mis ardua, la que sólo las legislaciones más desprejuiciadas lo toleran: el mutuo consentimiento de los cónyuges.. . ! ¡es decir, que en Chile importa, el 'tabú' de la palabra y no la verdad social que quema y que vive..!.

En la pág. 127 ha esquemado el profesor Somarriva 'las ideas fundamentales que gobiernan el derecho de familia en sus nuevos conceptos'.

De la conferencia del profesor Raimundo del Río importa dejar constancia de un hallazgo que ahí se apunta: un Proyecto de Código Penal Americano debido al jurista peruano don Manuel Lorenzo Vidaurre, en 1828; Para el profesor chileno es este Código un brote de tinta. romántica.

El señor Vidaurre, que se adelantó a Lombroso y a Ferri en lo de los substitutivos penales, hablando de remedios impeditivos y supresivos', esquemadiversos aspectos de mucha vibración humana en la represión del delito, llamando la atención, por ejemplo, el calor con que plantea sus puntos de vista: reconoce que los cadalsos no son el límite del mal, sino que palpita otra razón más honda con que alejarlos: así, entonces, habla de 'gobernar el corazón'.

En la exposición del señor del Río nos sorprende la asimilación de Rusia a los regímenes totalitarios para tratar de la legislación penal en dichos Estados, Reconocemos la posibilidad de discusión que envuelve todo término. Pero la manera cómo resuelve el problema se presta para equívocos, puesto que sólo analiza las 'novedades' penales que el nacismo implantara, sin referirse a la legislación soviética y sin discriminar los fines últimos de ambos regímenes.

Para quienes estamos por la dignificación del hombre no deja de ser significativa la aparición de un extraño delito penado por los nacis: 'taparse los oídos cuando el Fuehrer está hablando', (pág. 228); dejando de lado la irrisoria 'novedad' hitlerista, vale la pena meditar que, a pesar de la Gestapo y de la estúpida literatura oficial del Tercer Reich, en Alemania late un asco tan grande por las farsas históricas de su malvado Mesías, que ni siquiera han querido que se cumpla el adagio de los desdeñosos: 'lo que entra por un oído se sale por el otro.. .'

Las conclusiones de la conferencia del señor del Río se orientan a la serenidad de juicio por lo que concierne a modas y a tentativas en el Derecho Penal: rinde honor a los creadores de la Escuela Clásica y compendia su sentir más que en los Códigos, en los que harán vivir a sus preceptos (3);

Considerando que en Derecho Comercial se dictaron dos conferencias de materias particulares, de suyo muy interesantes, juzgamos que bien pudo darse cabida a una de base que hubiera sido como una incitación un punto de partida pare toda la gama de la ciencia legal: una disertación sobre Introducción al Estudio del Derecho se echa de menos en este tomo.

Pero, como esperamos que este año retorne el propósito que originara la obra que revistamos, aguardaremos hasta entonces la compañía de otras orientaciones en las Cátedras que ahora no tuvieron presencia.

A. S.

'Derecho Industrial y Agrícola'. Por don Antonio Zuloaga Villalón, Editorial Nascimento, Santiago, 1943.

Don Antonio Zuloaga Villalón, profesor de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile, ha, publicado un Curso de Derecho Industrial y Agrícola, Asignatura que él enseña en la Escuela de Derecho de Santiago. La obra del señor Zuloaga, clara, metódica y documentada, sirve de texto didáctico a un ramo nuevo de los programas de Derecho, que si bien sólo se estudia independientemente hace pocos años, comprende, sin embargo, materias de gran importancia jurídica y de viva actualidad. Según el profesor Zuloaga, el Derecho Industrial y Agrícola está, constituído por el conjunto de leyes dictadas con el objeto de organizar y disciplinar jurídicamente las actividades emanadas de la industria y de la agricultura. El actor ha querido evitar todo equívoco que lleve a confundir su ramo con el Derecho del Trabajo, curso que en algunas Facultades de Derecho, como la de París se designa con el nombre de Legislación Industrial; es por ello que nos explica que la actividad, industrial tiene dos campos de aplicación perfectamente autónomos a independientes: la legislación del trabajo, que reglamenta las relaciones entre patrones y asalariados y protege a los trabajadores, y la industrial propiamente tal; esta última es la que, considera la obra de señor Zuloaga, estimando a la agricultura como a una industria, pero industria de una naturaleza especial que lógicamente, requiere de preceptos legales propios.

El Derecho Industrial y Agrícola mantiene vinculaciones estrechas con el Derecho Civil y con el Comercial; anteriormente sus instituciones formaban parte de los programas de esas materias, pero ahora, con el progreso e intensificación de la industria y de la agricultura, aquellas instituciones han recibido tal impulso y son de tanta importancia práctica, que la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile creyó conveniente darles autonomía dentro del plan de estudios de Derecho. Una rápida enumeración de los puntos principales que comprende la obra que comentamos, nos dará idea de su indiscutible utilidad, tanto doctrinal como profesional. En el Derecho Agrícola; el profesor Zuloaga estudia la legislación de Propiedad Austral, la Propiedad indígena, la Colonización Nacional y la Caja de Colonización Agrícola, el crédito agrario y la prenda agraria; en la segunda parte trata en una forma muy completa, digna del mayor encomio, del régimen legal de las aguas, materia que interesa igualmente al Derecho Agrícola y al Industrial.

Enseguida, en la tercera parte, se analizan el Crédito Industrial y la prenda respectiva, los almacenes generales de depósito, las bolsas de valores y las operaciones bursátiles, los bancos hipotecarios, la prenda bancaria. Señalamos, las páginas destinadas, a la propiedad literaria, artística, dramática, y las explicaciones respecto al derecho de autor, a su naturaleza jurídica, a las facultades que confiere, a las limitaciones de su ejercicio, al contrato de edición; es recomendable el análisis de la propiedad industrial, patentes de invención, marcas comerciales, nombre comercial, modelos industriales y competencia desleal;

El señor Zuloaga ha reunido en un volumen de 600 páginas, editado con esmero por Nascimento, un conjunto de temas novedosos, que cada día adquieren mayor aplicación positiva, y cuya legislación, a veces confusa, y complicada, se encuentra disperse en múltiples preceptos legales. Esta obra no sólo servirá a estudiantes de derecho y a abogados, sino que, también merece señalarse a industriales, agricultores, y a muchas instituciones comerciales y culturales.. Cabe felicitar calurosamente al profesor Zuloaga por haber publicado un libro muy oportuno, que viene a satisfacer una verdadera necesidad de orden jurídico, a la vez que práctico.

F. W. L.

'El Estatuto de las Personas Jurídicas'.- Por don Carlos Balmaceda Lazcano.

El principal aporto al estudio del derecho en este país, lo constituyen sin duda, ciertas memorias de licenciados en Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile; esas tesis son muy solicitadas desde el extranjero, y han contribuído a acrecentar el prestigio continental de nuestra Universidad. Entre las últimas memorias, digna es de señalarse la presentada por don Carlos Balmaceda Lazcano, distinguido ex alumno de la Escuela de Derecho de Santiago, trabajo que versó sobre 'El Estatuto de las Personas Jurídicas', y que ha sido calificada de sobresaliente por el Director del Seminario de Derecho Privado, sector Luis Barriga, y por el profesor de Derecho Civil, señor Enrique Rossel.

La memoria del señor Balmaceda es un completo tratado de las Personas Jurídicas, metódico en su ordenación, claro y correcto en el estilo, y muy útil pare abogados, alumnos y estudiosos. En ese ensayo, doctrinal a la vez que práctico, se ha abordado un tema que cede día va cobrando mayor trascendencia en el Derecho y en la vida colectiva. La persona jurídica, producto de la necesidad social es la resultante de la innata tendencia del hombre a asociarse; el progreso y la civilización se reflejan en el crecimiento de sociedades y asociaciones de toda índole, de los más variados tipos. Los diversos grupos van alcanzando una fuerza incontenible, siendo testimonio de ello la multiplicación de los sindicatos y de las organizaciones profesionales. La orientación socializadora de nuestra época, podría realizarse en mucho mejores condiciones mediante lo creación de entre autónomos con preferencia a la acción estatista directa, frecuentemente perturbadora.

El señor Balmaceda da nociones bien sintetizadas sobre el concepto de la personalidad moral y su naturaleza; considera a las corporaciones y fundaciones, a las personas jurídicas de Derecho Público y Derecho Privado; es de interés su análisis de ciertas personas jurídicas de Derecho Privado que se rigen por disposiciones espéciales, particularmente de los sindicatos. Trata de las sociedades, persona jurídica de Derecho Privado que persiguen fines de lucro, de algunas entidades de personalidad dudosa, y por último, cabe destacar su estudio sobre las instituciones semifiscales, organismos sui géneris, cuya importancia social y económica es considerable. Nada ha escapado al espíritu laborioso, pleno de precisión del autor, quien ha logrado realizar una obra valiosa que como bien lo dice el profesor señor Barriga 'es el mejor trabajo que se ha escrito en nuestro país sobre las personas jurídicas'.

F. W. L. __________

Notas

(1)  

con ocasión del Centenario del Código de Napoleón, en Francia se publicó un libro semejante al que nos preocupa: una revista específica de sus más salientes aspectos. No sabemos que en América circule un volumen como el marginado.

volver

(2)   

Nobleza obliga a destacar los afanes del Secretario de la Facultad, profesor Walker Linares, la impresión de este tomo.

Volver

(3)  

De las otras conferencias:

Pedro Lira Urquieta.-'En materia de dominio y de sucesiones ocurre un fenómeno por demás significativo, y que exige una aclaración previa: los conceptos fundamentales, en su esencia, han sufrido escasas variaciones, si se atiende, a las simples definiciones legales. Pero en sus limitaciones y en sus efectos se han operado tales cambios que bien poco de común presenta, por ej. la propiedad romana de la época clásica con la propiedad actual que se mueva en una sociedad saturada de socialismo'.

Enrique Rossel S.-Enuncia este profesor en la pág. 96 y 99: 'La influencia de los postulados socialistas en el Derecho de lea Obligaciones', y cuyo 'puntos culminantes' son: las limitaciones al principio de la autonomía de la voluntad, la teoría de la voluntad declarada, la lesión, la imprevisión, la responsabilidad objetiva y el abuse del derecho.

Raúl Varela V.-En la pág 146 expone que 'La evolución de las ideas en el derecho de sociedades anónimas' 'se orienta, por lo que hemos visto por los nuevos caminos de la economía dirigida'.

Enrique Munita B.- Ver las 3 conclusiones de su conferencia en la pág. 174.

Julio Ruiz B.- 'Con la experiencia que nos den las leyes de otros países y las propias dentro de una denunciabilidad amplia de yacimientos, fomentemos los descubrimientos de nuevas minas por medio de concesiones para explotar sencillas y sin trabas pecuniarias y sobre todo, confirmando el principio que es parte de nuestra noble tradición, de otorgar las minas al descubridor'.

Manuel Urrutia S.- 'En resumen: Loa principios modernos pueden concretarse en doctrina, diciendo que a los tratadistas les interesa más que el comentario de los Códigos, la investigación de los principios de Derecho Procesal y la precisión de lenguaje a fin de darle a las palabras el significado técnico jurídico'.

Ernesto Barros Jarpa.- Ver La Neutralidad Defensiva (pág. 251).

Gabriel Amunátegui.- El señor Amunátegui ha resumido en la pág. 274 y 55 algunas 'nuevas corrientes ideológicas' en materia constitucional:

1.-Doctrina de la Nacionalización del Poder.

2.-La ampliación del sufragio femenino.

3.-Tendencias hacia el régimen proporcional; y

4.-La Doctrina de los Derechos Sociales.

Volver