Crónicas

  • Secretario de Estudios

Resumen

Abstract

Carrera de Derecho

En Santiago, a dos de marzo de mil novecientos setenta y uno, a las 12 horas, en la oficina del Señor Decano se reunió la Comisión designada Para resolver el concurso a que se llamó Para proveer el cargo de Secretario de Estudios Para la Carrera de Derecho, formada por el Decano don Eugenio Velasco L., el. ex Director de la Escuela don Rafael Lasalvia y el profesor señor Héctor Bórquez. Postularon los profesores señores Hugo Pereira Anabalón y Máximo Pacheco Gómez. Analizados cuidadosamente los antecedentes de ambos, la Comisión acordó por unanimidad dejar constancia de que constituye un honor Para la Facultad el hecho de que se hayan interesado por desempeñar estas funciones dos profesores de la jerarquía de los señores Pereira y Pacheco, ya que los antecedentes de ambos son excelentes y demuestran que cualquiera de ellos está en condiciones de desempeñar con brillo el puesto de Secretario de Estudios. Abocada a tomar una decisión, la mayoría formada por el señor Velasco y el Profesor Bórquez se pronunció en favor del señor Máximo Pacheco Gómez en mérito de las siguientes consideraciones: a) que en el Plano puramente académico son mejores los antecedentes del profesor Pacheco, pues si bien es cierto que el profesor Pereira ha desempeñado durante varios años la Dirección de un Seminario de la Escuela de Derecho, lo que no ocurre con el profesor Pacheco, éste exhibe el grado de Profesor Extraordinario, además del de titular, obtuvo un Doctorado en la Universidad de Roma, ha ejercido una segunda cátedra en la Escuela de Ciencias Políticas y Administrativas y ha sido Director de los Anales de la Facultad durante tres años y ha organizado en tres oportunidades, en calidad de Director, las Escuelas de Temporada de la Universidad de Chile, antecedentes que no aparecen en el señor Pereira; b) en el terreno de las investigaciones y publicaciones científicas, los antecedentes de ambos son equivalentes; y c) en lo relativo a actuaciones internacionales, siendo muy buenos los antecedentes de los dos postulantes, son superiores los del profesor Pacheco que incluso desempeña en la actualidad el cargo de Presidente del Consejo Interamericano Para la Educación, la Ciencia y la Cultura. El profesor señor Lasalvia estimó, por su parte, que son superiores los antecedentes del señor Pereira en atención a las siguientes razones a) que debiendo reconocer las excelencias del profesor Pacheco en materia académica se inclina por favorecer al profesor Pereira en atención a que éste presenta un curriculum completísimo, habiendo pasado por los grados de Ayudante de Cátedra, Ayudante de Seminario, Profesor Agregado, Profesor Interino y Director de Seminario; b) reconociendo, además, casi una perfecta igualdad en materia de antecedentes internacionales y publicitarios, igualmente se inclina por votar en favor del profesor Pereira estimando que la labor de este último ha sido más centrada en lo netamente universitario; c) y, finalmente, cualquier equivalencia de méritos, que de todas maneras es subjetivo apreciarla, se inclina por el profesor Pereira, habida consideración a su mayor dedicación continuada a los servicios de la Facultad y de la cátedra, En consecuencia, la Comisión resolvió que debe ser nombrado en el cargo de Secretario de Estudios tiara la Carrera de Derecho, el profesor señor Máximo Pacheco Gómez. Apelación

Oficio N ° 43

Santiago, 24 de marzo de 1971. Señor Profesor: Por medio de la presente me permito notificarle la resolución adoptada por la Comisión designada, conforme a los acuerdos del Consejo de la Facultad, recaída en la solicitud de apelación presentada por Ud. La resolución dice lo que sigue:

Santiago, marzo 24 de 1971. Considerando: Que la Circular N ° 39, de 11 de marzo de 1970, en que se apoya el recurso, se refiere única y exclusivamente a la provisión de cargos académicos, calidad que expresamente se negó por la Facultad a las Secretarías de Estudio, de modo que sus normas no son aplicables en la especie. Que el Consejo de Facultad, por la unanimidad de sus miembros, estimó que la Comisión Permanente a que se refiere la mencionada Circular N ° 39 no tenía aplicación para resolver estos concursos y hubo discrepancias sólo respecto a la forma de constituir una Comisión ad hoc que los fallara. Que al proceder así, la Facultad ejerció una atribución legal que no puede entregarse a la revisión de una Comisión de Apelaciones creada para otros efectos. Que, a mayor abundamiento, el recurso impugna la legitimidad misma de esta Comisión para fallar el concurso de que se trata y, por consiguiente, no puede la Comisión cuestionada pronunciarse sobre una apelación de lo por ella resuelto. Se declara improcedente pronunciarse sobre el presente recurso, sin perjuicio del derecho del Profesor Pereira para recurrir ante quien estime conveniente. (Fdo.) Eugenio Velasco, Aníbal Bascuñan, Héctor Bórquez. Sin otro particular tiene el agrado de saludar a Ud. Affmo. y S. S.

Luis Cousiño Mac-Iver

Secretario Facultad

Al Señor Profesor

Don Hugo Pereira Presente.

Carrera de Ciencias Politicas y Administrativas

En Santiago a diecisiete de marzo de mil novecientos setenta y uno a las 12 horas, en la Oficina del Decano, se reunió la Comisión designada para resolver el Concurso de Secretario de Estudios de la Carrera de Ciencias Políticas y Administrativas. Asistieron: el Decano don Eugenio Velasco, el Prof. don Aníbal Bascuñan, como profesor más antiguo y en reemplazo del ex Director de la Escuela, don Álvaro Drapkin, quien se encuentra ausente de Santiago; y el Prof. don Jorge Tapia, elegido por sorteo en reemplazo del Prof. don Carlos Munizaga, que renunció. Postularon don Luis Eduardo Charme Barros, don Marcelo Mansilla Betti y don Ricardo Salas Salas. Analizados detenidamente sus antecedentes, la Comisión estimó, por unanimidad, que son superiores los del Prof. Ricardo Salas Salas, quien exhibe un buen curriculum académico, estudios de postgrado y se desempeña actualmente como Jefe de Carrera en la Sede de Chillán. En consecuencia, la Comisión resolvió, también por unanimidad, que debe ser designado Secretario de Estudios don Ricardo Salas Salas. Eugenio Velasco, Aníbal Bascuñan y Jorge Tapia.

Carrera de Servicio Social

En Santiago, a 16 de marzo de 1971, a las 17 horas, en la oficina del Decano, se reunió la Comisión designada para resolver el concurso de Secretario de Estudios de la Carrera de Servicio Social. Asistieron: el Decano don Eugenio Velasco; doña Beatriz Espinoza como profesora más antigua y en reemplazo de la ex Directora de la Escuela, doña Lucía Sepúlveda, que no aceptó el cargo; y el profesor don Manuel Fuentes, elegido por sorteo. Postularon al cargo la profesora doña Jeanet Chávez Sánchez y el profesor don Omar Ruz Aguilera. Analizados cuidadosamente sus antecedentes, la Comisión estimó, por unanimidad, que son muy superiores los de la profesora Chávez, que exhibe un rico curriculum académico, numerosos cursos de especialización y de postgrado y una vasta tarea de investigación. En consecuencia resolvió, también, por unanimidad, que debe ser nombrada Secretaria de Estudios Bona Jeanet Chávez Sánchez.

Eugenio Velasco L., Beatriz Espinoza y Manuel Fuentes.

Renuncia cargo Santiago, junio 28 de 1971. Oficio N ° 211 Señor Rector: Con fecha 7 de mayo del presente año presentó su renuncia al cargo de Secretaria de Estudios de la Carera de Asistente Social la profesora dona Jeanet Chávez, que había sido designada por concurso en el mes de marzo. En forma verbal me hizo saber que su actitud tenía por causa -no expresada en el tenor de la renuncia- las dificultades que presentaba la organización de la Secretaría y la falta de colaboración de algunos sectores. Por nota de 10 de mayo le pedí que la dejara sin efecto y la insté a que perseverara en la tarea, por dura y difícil que fuera. La señorita Chávez aceptó tácitamente mi sugerencia al continuar en sus funciones después de agradecer mi nota y decirme por teléfono que más adelante tomaría una resolución definitiva. Por nota de 9 de junio en curso, la señorita Chávez ha presentado nuevamente su renuncia, ahora con el carácter de indeclinable. Al entregármela personalmente, volvió a referirse a la situación antes explicada, que cada día se hacía mas difícil. Dado los términos de la renuncia, procedí a darle curso y enviarla al señor Rector. Dos o tres días mas tarde, por medio de otros profesores supe en forma más concreta cuáles eran los hechos que habían motivado a la profesora Chávez para renunciar y, frente a la gravedad de la versión recibida, llamé a la señorita Chávez para consultarla sobre el particular. En esta reunión efectuada el miércoles 23 de junio, la señorita Chávez me confirmó que los numerosos hechos que se le han planteado desde que asumió el cargo y que la indujeron a renunciar son, en síntesis, los siguientes: a) la Secretaría de Estudios carece prácticamente de presupuesto y su planta administrativa es mínima ya que al proponerse el presupuesto 1971 en conformidad a las nuevas estructuras de la Facultad, la ex Directora de la ex Escuela, doña Lucia Sepúlveda, hoy Directora del Departamento de Política y Acción Social, asignó el presupuesto y el personal en su gran parte al Departamento y no a la Secretaría. Por esta circunstancia, la Secretaria de Estudios debe recurrir habitualmente al Departamento aun para que se provea lo necesario a su marcha regular y ello se logra con mucha dificultad y enorme atraso; b) la actitud del Departamento de Política y Acción Social, que controla la gran mayoría de las disciplinas que configuran la Carrera, ha sido también de permanente obstrucción para la Secretaría de Estudios, al extremo de que la profesora Chávez no ha logrado, durante largo tiempo, una entrevista con la Directora del Departamento. Sin embargo, la funcionaria administrativa de la Secretaría de Estudios, señora Esperanza Doña, hace alarde de que ella puede entrevistarse con la Directora del Departamento cuando lo desea y, en efecto, así ocurre. A ello debe agregarse que, en marzo, la Directora del Departamento asignó, de hecho, cinco funcionarios para la Carrera que no tenía ninguno y lo hizo respecto de empleados que eran los menos adecuados. En los días siguientes, la señora Sepúlveda tuvo varias reuniones con ese personal a puertas cerradas;

c) boicot permanente del personal administrativo que trabaja a sus órdenes y que se manifiesta en diversas circunstancias, a veces de detalle, que le hacen la vida imposible. Por ejemplo, un día encuentra su oficina cerrada con llave y tiene que esperar largo rato que se la abran porque la llave se ha perdido; otro día es la llave del baño, la que se ha extraviado a imposibilita su uso; el aseo del local no se hace o se hace con mucha deficiencia a pesar de sus instrucciones; se tapan artefactos sanitarios al parecer intencionalmente; la correspondencia que recibe la Secretaría de Estudios llega a sus manos con inexplicable atraso cuando se trata de cosas urgentes; y la correspondencia que ella despacha suele no llegar a su destine, precisamente cuando esta circunstancia le crea un problema. El personal administrativo en general manifiesta una permanente actitud de resistencia, de crítica dura y muchas veces ofensiva respecto de las autoridades y de indisciplina; y cuando la señorita Chávez comúnicó a ese personal su decisión de renunciar, se le dijo sin ambages que el mismo boicot se ejercería respecto de su sucesor y aun en forma más dura hasta obligarlo también a renunciar. Justificaron esta conducta aduciendo que deseaban que se modificaran los Reglamentos de la Facultad para que la Secretaría de Estudios fuese un cargo puramente administrativo y no docente directivo. En los mismos días recibí la visita de la funcionaria doña Ruth Martínez, ex empleada de la Escuela 'Alejandro del Río', del Servicio Nacional de Salud y ahora de la Secretaría de Estudios de la Carrera de Asistente Social, que me pidió con vehemencia que la destinara a otro servicio dentro de la Facultad porque estaba abrumada por el ambiente que existía dentro de la Carrera y no se sentía capaz de seguir trabajando allí con eficiencia. Adujo razones coincidentes con los hechos resumidos. Por otra parte, la profesora señora Beatriz Espinoza, a quien consulté si aceptaría un nombramiento en interinato como Secretaria de Estudios mientras se llamaba a nuevo concurso, se negó categóricamente por iguales motivos. Todos estos hechos, en su conjunto, demuestran la existencia de un clima en que no reina precisamente el espíritu universitario ni el sentido de colaboración y en que se imponen la indisciplina, la deslealtad y el desorden, lo cual redunda, sin duda, en grave perjuicio para los estudiantes y el normal desarrollo de la Carrera. Por ello, estimo de mi deber ponerlos en conocimiento del Señor Rector y solicitarle que, si lo tiene a bien, adopte las medidas administrativas que corresponda. Por último, debo también hacerle saber al Señor Rector que la anormalidad antes referida y que se relaciona con el presupuesto y el personal administrativo de la Secretaría de Estudios de la Carrera de Asistente Social es efectiva y se produjo porque la ex Directora de la ex Escuela de Servicio Social, profesora Lucía Sepúlveda, actuando en contra de decisiones a instrucciones expresas, no mantuvo en la Secretaría de Estudios ni el presupuesto ni el personal necesarios para que se siguieran realizando allí las actividades que pasaron de la Escuela a la Secretaria de Estudios, como se hizo en la ex Escuela de Derecho y de Ciencias Políticas y Administrativas. Para reparar esta anomalía, tuve que enviar al Señor Rector el Oficio N ° 115 de 10 de mayo solicitando las diversas comisiones de servicio y le mando, con fecha de hoy, la correspondiente solicitud de modificación del presupuesto para el Segundo Semestre.

Saluda atentamente a Ud.,

Eugenio Velasco

Decano

En reemplazo de la profesora Chávez fue designada interina doña Ruby Vargas, nombramiento del cual conoció el Consejo de la Facultad en su sesión del día 10 de agosto.