Artículo

  • Naturaleza, Fines y Definiciones de la Política Económica

Resumen

Abstract

1. NATURALEZA DE LA POLÍTICA ECONÓMICA.-Antes de entrar en el análisis de una ciencia o disciplina, es recomendable tratar de precisar el objeto de su estudio. Tratemos así de responder a la pregunta siguiente: ¿Que debemos entender por Política Económica?

En el plan de estudio de las Escuelas de Derecho del país se ha introducido la división tripartita preconizada por Carlos Enrique Rau (1792-1870) para la enseñanza de las Ciencias Económicas en Alemania, a saber, en Economía Política, Política Económica y Hacienda Publica o Ciencia Financiera. La división de Rau supone la existencia de una 'ciencia de la Política Económica de categoría equivalente a aquella de la Economía Política (1).

Sobre la categoría de Ciencia de la Economía . Política podemos afirmar que la mayoría de los autores no la discute. La Economía Política encierra los dos caracteres propios de toda ciencia: grupo diferenciado de fenómenos susceptibles de ser reducidos a relaciones de carácter general y métodos de investigación propios (2).

Discutible es a nuestro juicio la calidad de 'ciencia' que se le ha querido atribuir a la Política Económica. Faltan en ella los elementos propios de toda disciplina científica. No se puede decir que ella estudie y establezca relaciones entre un grupo determinado de fenómenos; tal misión en el campo de la actividad económica es propia de la Economía Política. Toda Política Económica es antes que nada, como su propio nombre lo indica, una manifestación pragmática, y no una formulación científica. La Política Económica esta determinada en sus fines por consideraciones políticas que dependen de circunstancias complejas y dinámicas, en forma tal que dichos fines no pueden reducirse a normas de carácter universal y permanente.

Podríamos señalar muchos ejemplos que afirmaran nuestro pensamiento. Pensemos en un Estado que decide aplicar un arancel en defensa de su producción industrial; evidentemente hay una notable conveniencia en proceder en tal sentido, pues se incrementara la productividad nacional, se producirá una mayor independencia del mercado internacional, se mejoraran las condiciones de los sectores vinculados a la actividad fabril, etc. Por otra parte, sin embargo, puede repercutir esta política en un menoscabo de los intereses agrarios, o bien, en un alza del costo interno de la vida que pesa sobre todos los consumidores. Pues bien, decidir si un país tiene un destino industrial o agrícola, favorecer la suerte de ciertos sectores en desmedro de otros, etc., no es un problema científico, sino que implica un criterio de valorización, que en ultimo termino debe ser resuelto por una orientación política determinada.

En suma, la política económica no puede considerarse como una disciplina de naturaleza análoga a la de la Ciencia Económica; la política económica es primariamente una manifestación de la actividad política nacional o internacional, actividad que esta sujeta al complejísimo juego de estimativas y valor acciones que dependen del momento histórico en que se viva. En lo fundamental, es la Política, y no la Economía, quien da perfiles, caracteres y contenido a las medidas y sistemas de política económicas. A nuestro entender sólo cabría considerar nuestra disciplina como 'Ciencia en la medida que la Política pudiera ser considerada de dicha naturaleza.

Los autores que admiten la existencia científica de la Política Económica, si bien reconocen los diversos factores temporales y especiales que la hacen variable, insisten que sus expresiones obedecen a tendencias que se hacen universales y que son susceptibles de ser observadas en sus fines, analogías y diferencias y valoradas en sus resultados, pudiendo constituirse en torno a ellas principios de índole abstracto.

Toda Política Económica presume en mayor o menor grado una fundamentación en la Ciencia Económica Pura.

Cuando un Estado adopta un criterio para actuar sobre la vida económica debe tener en cuenta las experiencias de la Ciencia Económica. Si, por ejemplo, se pretende atemperar las fluctuaciones cíclicas, es previo para un debido éxito de las medidas; un conocimiento teórico de los'Ciclos Económicos'; si un Gobierno quiere combatir la Inflación, debe tener una noción técnica previa sobre los factores que han provocado tal proceso.

Conrad señala acertadamente que podemos comparar el estudio de la Economía Política con aquel de la fisiología y anatomía del mecanismo económico y, el análisis de la Política Económica con la patología y terapéutica de dicho mecanismo. En realidad la Ciencia Económica supone una abstracción, mientras que la Política Económica significa ejercitar un criterio sobre la actividad económica de una comunidad. Entre ambas existe la diferencia fundamental que separa el 'conocer' del 'operar'.

Por esta razón hay economistas que al hablar de Política Económica dicen que es la 'Economía Aplicada o Practica para diferenciarlas de la Economía Pura. En algunas Universidades se estudia, conjuntamente con la ciencia de la Economía, una 'parte especial', para exponer en que sentido los Estados han aplicado, los principios de la Teoría.

Es interesante constatar que la Economía Política no puede ser considerada como madre de la Política Económica. Muy por el contrario; los problemas prácticos que la vida económica presentaba a los hombres, han hecho a estos teorizar en este campo de la cultura. Así, las teorías del Comercio Internacional, que hoy son un capítulo esencial en la Ciencia de la Economía, encuentran su origen en el Mercantilismo que fue esencialmente un sistema de Política Económica. Se explica así por que hasta fines del Siglo XVIII y principios del Siglo XIX los tratadistas estudian indiferenciadamente la teoría y la practica económica. Es a los clásicos, con su tendencia de legalizar la vida económica, a quienes debemos el aparecimiento de la ciencia de la economía como objeto de estudio diferenciado de la política del listado. En Inglaterra, Senior, un autor de esta escuela, fue uno de los primeros en formular esta distinción entre teoría de la economía y política económica (3).  Posteriormente, ella ha sido universalmente aceptada con distintos nombres: en Alemania, creando una rama científica de la Política Económica con Rau; en Estados Unidos, distinguiendo en la enseñanza de la economía entre, principios de la Economía' y 'problemas económicos'; etc.

Entre la Ciencia y la Política Económica existen relaciones de acción recíproca como es, dable observar, en general, entre Teoría y Practica. Si bien es cierto que las medidas políticas se inspiran en principios aceptados por la teoría, no es menos cierto que es frecuente que las creaciones pragmáticas hacen surgir concepciones abstractas sobre la vida económica. Así, da política comercial exterior practica de nuestro tiempo ideo los contingentes, los coeficientes de aumento, los sistemas de compensación y otros muchos recursos de la política restrictiva; después, la economía teórica o científica ha recogido la experiencia y ha podido establecer una doctrina sobre cada uno de aquellos expedientes o recursos, definiéndolos, destacando sus características, las afinidades o diferencias que presentan entre si, los efectos alcanzados, etc.' (4).

2. FINES DE LA POLÍTICA ECONOMICA.-SUS DEFINICIONES.- Según el criterio manifestado mas arriba, los fines de toda política económica son mas políticos que propiamente económicos, pudiendo ellos lógicamente ser diversos según el medio y el momento en que se plantee. Así, por ejemplo, distintos han sido los objetivos de la política económica soviética de aquellos del nacional-socialismo; distantes están también los fines de la política laborista británica de aquellos del plan quinquenal argentino. Por estas circunstancias, discrepan los autores en sus definiciones de Política Económica. Para algunos la característica básica de ella es el desarrolla y aumento de la 'productividad', Phillippovich, Guasp y Passagno señalan que (5) 'la Política Económica es el conjunto de medidas empleadas por los Estados para fomentar la riqueza nacional, principalmente a través del desarrollo de las Fuerzas Productivas'. Esta concepción es a nuestro juicio parcial y no alcanza a precisar bien sus fines generales. Si bien muchos Estados pueden orientar su acción con acento principal en el desarrollo de la producción, puede haber otros, que persigan una distribución mas justa de su renta nacional, o bien, que tiendan a una transformación del régimen de producción y distribución de la riqueza.

Hay tratadistas que partiendo de la premisa de que la Economía es la Ciencia de los Precios, sostienen que  Política Económica son las decisiones del Poder Publico que actúan sobre su formación (6). No aceptamos tampoco este criterio, pues revela una noción limitada sobre los fines de la política económica.

Se ha señalado también como objetivos últimos de toda política económica aquellas normas quo llenen las siguientes finalidades: 1.° Propender a que el flujo de la Renta Nacional sea lo mas regular posible, tratando de paliar los efectos de las fluctuaciones cíclicas en la vida económica; 2.° Alcanzar una Renta Nacional máxima, en forma tal de poner la mayor cantidad de bienes y servicios a disposición de la comunidad; y 3.° Perseguir que la distribución de la Renta Nacional sea lo mas junta posible, para que todos y cada uno de los miembros de una comunidad dispongan de un mínimum de bienestar (7).

Los objetivos anteriores, por su amplitud, están contenidos en definiciones como las de Van der Borght (8): 'Conjunto de medidas por las cuales el poder de un Estado: se propone influir de un modo inmediato en la vida económica de un pueblo para la salvaguardia del Bienestar Colectivo'; en la de Baltra 'rama de la política general del Estado y como esta, tiende a que todos los miembros del conglomerado social, disfruten en la medida de lo posible, de los beneficios que procura la civilización, sin que ninguna clase o categoría de personas quede sistemáticamente, excluida de ellos'; en la de Fontana Russo, 'la acción del Estado y de todos los entes que derivan y dependen del mismo, encaminada a acrecer la riqueza y mejor repartirla' (9); y en la de Perpiña Grau, 'el aprovechamiento ordenada, sistematizado y eficaz de las fuerzas productivas, tanto para alcanzar su mayor índice posible de productividad o rendimiento útil, cuanto para distribuirlas mejor y el disfrute sea más ponderado y equitativo para el cuerpo nacional '. (10)

Si bien los objetivos y las definiciones dadas anteriormente son amplias y presentan un panorama real de lo que persiguen los Estados, creemos nosotros que bien puede haber un tipo de política económica que no se enmarque dentro de tales límites. Los ejemplos podrían abundar. Pensemos solo en la orientación de un país que trate de aprovechar su potencial económico, aún artificialmente, con fines de naturaleza bélica.

Dada la amplitud de las finalidades de la política económicos, y dado el acondicionamiento y determinación de estos fines por razones geográficas a históricas, preferimos definirla sin relacionarla a objetivos precisos. Sería así para nosotros Política Económica 'el conjunto de medidas a instituciones adoptadas por los Estados para influir en la vida económica de sus respectivos pueblos con arreglo a un criterio político determinado'.

La definición anterior es semejante en muchos aspectos a la de Weber (11) para quien la Política Económica comprende 'las medidas a instituciones que tratan de influir sobre la economía con arreglo a un plan preconcebido'. Creemos nosotros sin embargo que es posible una orientación de política económica sin necesidad de constatar una planificación. Sin ir más lejos, el liberalismo económico, no solo es una Escuela, sino que también una posición de política económica: los fines limitados que señala al Estado tienden a influir con arreglo a un criterio prefijado sobre la actividad económica. (12)

De nuestra definición podemos deducir los siguientes caracteres para la política económica:

a) Debe tratarse de un conjunto de normas, y no de medidas esporádicas y aisladas, sin nexo entre si, pues ella presupone concepciones de carácter general;

b) El conjunto de normas debe ser adoptado por el Estado, entidad de Derecho Publico que ejerce su jurisdicción sobre la totalidad de un determinado territorio. No creemos que las medidas desarrolladas por otras entidades de Derecho Publico, aunque incidan en la actividad económica nacional, pueden estimarse como medidas de Política Económica; carecen ellas de la amplitud y de la coercibilidad propia a los fines del Estado.

La definición en comentario corresponde a una noción de política económica 'nacional', sin animo de desconocer que en el presente siglo, por la aparición cada vez mas nítida de una 'economía mundial', se acentúan las medidas de política económica internacional; ellas sin embargo, no son ejercidas por un organismo supra-estatal, sino que por la concurrencia de varios Estados. Tenemos la paradoja que en la compleja economía mundial del Siglo XX, sigue siendo el Estado Nacional, propio del Siglo XVI europeo, el. órgano base de toda política económica. Es evidente que la evolución político-jurídica de la humanidad aún no se ha acompasado a su realidad económica; y

c) Los fines de toda política económica son determinados en ultima instancia, como ya hemos insistido, en razones históricas y geográficas, cuya concreción es efectuada por la orientación política que se ha dado un pueblo a través de su organización estatal y sistema de gobierno.

__________ Notas

(1)

Rau opinaba que la, Política Económica era una verdadera colección de recetas que podían aplicar los hombres de Estado. En efecto, decía: 'la dirección económica está constituida por la actividad del Gobierno, en tanto se dirige directamente al mejor desarrollo de la economía o del bienestar general; la política está constituida por la exposición científica de las reglas en que debe inspirarse esta actividad'. volver

(2)

Sobre los problemas fisolóficos de la Economía, se recomienda ver J. Prados Arrate 'Filosofía de la Economía,; E. Marshall, 'La Ciencia de la Economía' y Flavian Levine, 'Objeto y método en la Economía' (Rev. 'Economía' N.os 8 y 9). volver

(3)

An Introductory Lecture on Politic Economy (pág. 6). 'La ciencia de la Economía Política puede dividirse en dos grandes ramas: la teoría y la practica. La primera que estudia la naturaleza, producción y distribución de la riqueza, se funda en muy pocas proposiciones generales que son el resultado de la observación y admitidas por cualquier hombre como familiares con sus pensamientos. La rama practica de la ciencia o sea, la encargada de decidir, que instituciones son mas favorables para la riqueza, es un estudio mucho mas complicado. Muchas de sus premisas se fundan en las de la primera rama, pues son conclusiones de ella, pero hay otras que dependen de los fenómenos' volver

(4)

PEDRO GUAL VILLALBI. 'Principios de Política Económica Contemporánea'. Ed. Juventud. Barcelona, pág. 10. volver

(5)

Citados por Lucio -Moreno, Págs. 35 y sig. volver

(6)

J. PRADOS ARRATE.- 'Filosofía de la Economía', pág. 228. volver

(7)

Corporación de Fomento 'Renta Nacional', T. I, pág. 75. volver

(8)

'Política Económica', pág. 9. volver

(9)

'Corso de Política Económica Genérale a Corporation'. Política Económica, volver

(10)

Cit. por Gual, pág. 32. volver

(11)

Política Económica, pág. 5. volver

(12)

Nuestra definición coincide en parte con la del autor italiano Fantini para quien Política Económica es una parte de la política encaminada a realizar determinados fines económicos'. El mismo autor caracteriza su objeto señalando que es la intervención del Estado en la economía individual y nacional, o sea el conjunto de actos con los cuales el Estado interviene para controlar y disciplinar la vida económica tanto con respecto a los particulares como de la colectividad. volver