Crónica de la Facultad, año 1967

  • Crónica de la Facultad

Resumen

Abstract

I.-SESIONES DE LA FACULTAD

Durante el período universitario de 1955 la Facultad celebró 17 sesiones, de las cuales 11 fueron ordinarias, 4 extraordinarias y 2 académicas.

II.-ELECCION DE DECANO DE LA FACULTAD

En sesión de 14 de abril de 1955 se reunió la Facultad con el fin de proceder a la elección de un nuevo Decano por expiración del período para el cual había sido elegido don J. Raimundo del Río Castillo. Recogida la votación dió el siguiente resultado: por don J. Raimundo del Río Castillo, 72 votos; por don Ramiro Méndez, 1 voto; en blanco, 2 votos. En atención a este resultado se acordó proponer al señor del Río para su designación como Decano por un nuevo período de tres años.

III.-DESIGNACION DE PROFESORES ORDINARIOS(1)

Don Jaime Eyzaguirre Gutiérrez. Fue elegido en sesión de 10 de marzo de 1955, como único oponente al concurso de antecedentes para servir la cátedra de Historia de Derecho de la Escuela de Derecho de Santiago.

Don Enrique Gajardo Villarroel. Fué elegido en la misma sesión para ocupar la cátedra de Derecho Internacional Público de la Escuela de Derecho de Valparaíso, en concurso de antecedentes del cual fué el único oponente. El señor Gajardo nació en Valparaíso el 23 de febrero de 1899. Hizo sus estudios en el Colegio Patrocinio de San José, Liceos de Valparaíso, Viña del Mar, Universidad Católica, Universidad de Chile. Obtuvo el título de abogado en 1924. Perfeccionó sus estudios en Francia y se diplomó en el Instituto de Altos Estudios Internacionales de la Universidad de París. De regreso en Chile obtuvo el título de Profesor Extraordinario de Derecho Internacional Público de la Universidad de Chile en 1929. Ingresó al Servicio Diplomático de Chile en 1927, ocupando todos los grados del escalafón, tanto en el Ministerio de Relaciones Exteriores como en el exterior. Fué Delegado Permanente de Chile ante la Liga de las Naciones de Ginebra, Secretario de la Delegación de Chile a la Primera Conferencia de Codificación del Derecho Internacional de La Haya en 1930, Encargado de Negocios de Chile en España en 1939, Encargado de Negocios de Chile en Estados Unidos en 1944, Ministro en Suecia en 1945, Embajador en Cuba, Haití y Santo Domingo en 1947, Embajador en México en 1948-51 y Embajador en Uruguay en 1951-52. Se retiró del Servicio Exterior en noviembre de 1952 al serle aceptada su renuncia por la actual Administración. En la Cancillería ha desempeñado los cargos de Profesor del Personal en las asignaturas de Derecho Internacional Público, Derecho Internacional Privado e Historia Diplomática de Chile. Bibliotecario y Ayudante del Asesor jurídico. Sub-Director y Director de la Dirección Política. Sub-Secretario de Relaciones Exteriores. Es miembro de la Internacional Law Association, de la Sociedad Cubana de Derecho Internacional la que lo ha condecorado por sus trabajos en esta especialidad y Miembro del Instituto Chileno de Derecho Internacional. Ha sido condecorado por los Gobiernos de Suecia, México, Cuba, Venezuela, Panamá, Brasil, Paraguay y Perú. Ha representado a Chile en numerosas conferencias internacionales, tanto en Europa como en América. Ha escrito innumerables artículos de prensa sobre cuestiones internacionales en su carácter de Redactor de política exterior de 'El Mercurio' de Santiago. Actualmente desempeña, las funciones de Sub-Director de 'El Mercurio' de Valparaíso. Ha escrito varias monografías sobre Derecho Internacional y tiene en preparación una obra sobre 'El Sistema Interamericano'.

Don Humberto Enríquez Frödden fué designado profesor de Economía Política de la Escuela de Derecho de Santiago en sesión de 31 de marzo de 1955. El concurso fué de antecedentes y se aprobó por unanimidad el informe de la comisión que lo proponía. El señor Enríquez nació en Concepción el 8 de abril de 1907. Hizo sus estudios en el Liceo de Hombres de Concepción y en la Escuela de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Concepción. Obtuvo el premio 'Universidad de Concepción' como el mejor alumno del curso durante los cinco años de estudios. Obtuvo su Licenciatura en Santiago, en octubre de 1931, con dos votos de distinción. Su memoria de prueba versó sobre 'La Anticresis'. Obtuvo el título de abogado el 4 de noviembre de 1931. En agosto de 1932 fué designado profesor de Hacienda Pública en la Escuela de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Concepción, cátedra que sirve hasta la fecha bajo su actual denominación de Derecho Financiero. En 1933 fué designado Director de la 'Revista de Derecho', órgano de la Facultad de Ciencias jurídicas y Sociales de la Universidad de Concepción, cargo que sirvió durante diez años consecutivos. Esta revista la edita actualmente la Facultad en colaboración con el Colegio de Abogados de Concepción. En 1933 fué designado Secretario de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Concepción, cargo que sirvió durante 17 años consecutivos. En 1939 fué designado Profesor de Economía Política en la Escuela de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Concepción, cátedra que profesa hasta la fecha. Fué durante cinco años, hasta 1948 inclusive, abogado integrante de la I. Corte de Apelaciones de Concepción. Ministro de Educación. Es miembro del Consejo del Colegio de Abogados de Concepción. En 1949 fué elegido Diputado por Concepción y reelegido en 1953. Como diputado, ha sido miembro propietario de las Comisiones de Constitución, Legislación y Justicia y de Hacienda y de la Comisión Mixta de Presupuestos.

Don Fernando Fueyo Laneri fué designado, en la misma sesión, profesor de Derecho Civil en concurso de antecedentes al cual no se presentaron oponentes. Por sugerencia de los profesores señores Ortega y Escala la votación se concretó a los señores Víctor Santa Cruz Serrano y Fernando Fueyo Laneri, ambos profesores extraordinarios, propuestos respectivamente por los profesores señalados. En la. primera votación obtuvo 24 votos el señor Santa Cruz, 22 votos el señor Fueyo y 3 votos en blanco. En la segunda votación obtuvo 32 votos el señor Fueyo y 17 votos el señor Santa Cruz, por lo cual se acordó elevar la propuesta del primero para su designación.

Don Alamiro de Avila Martel fué designado profesor de Derecho Romano de la Escuela de Derecho de Santiago en sesión de 31 de marzo de 1955, en concurso de oposición en que la Comisión designada, estimó que los oponentes señores de Avila y Manuel Beluzán Godoy habían demostrado condiciones de idoneidad y aptitud similares. La votación arrojó el siguiente resultado: por don Alamiro de Avila, 27 votos; por don Manuel Beluzán, 21 votos; en blanco, 1 voto. Se acordó proponer al señor de Avila para su nombramiento.

Don Fernando Mujica Bezanilla fué elegido como profesor de Derecho Civil de la Escuela de Derecho de Santiago, en sesión de 29 de septiembre de 1955, al aprobarse por unanimidad el informe de la Comisión designada para recibir las pruebas del concurso de oposición respectivo, en el cual postularon los señores Jacobo Schaulsohn, Arturo Montes Rodríguez, Humberto Pinto Rogers y el señor Mujica. La unanimidad de la comisión acordó proponer al señor Mujica. El señor Mujica nació en Santiago el 30. de mayo de 1926. Sus estudios de humanidades los hizo, hasta el quinto año, en el Liceo de Hombres de San Bernardo y los terminó en el Instituto Nacional. Sus estudios de Derecho los hizo en la Universidad de Chile, entre los años 1944 y 1948, ambos inclusive. Su tesis para optar al cargo de Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales, redactada en colaboración con don Abraham Kiverstein, se denominó 'Estudio Crítico de la jurisprudencia recaída en el Título Preliminar del Código Civil' y fué calificada con nota sobresaliente. El Consejo General del Colegio de Abogados le otorgó el Premio José Clemente Fabres, correspondiente a la mejor Memoria de Prueba presentada el año 1950. En su examen de Licenciatura obtuvo distinción máxima y la Universidad de Chile le confirió el Premio al mejor egresado de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de dicho año. Su título de abogado lo recibió el 12 de enero de 1951. Durante los años 1950 a 1955 se desempeñó como ayudante en la Cátedra de Derecho Civil de los Profesores don Manuel Somarriva Undurraga, don Enrique Rossel Saavedra y don Leopoldo Ortega Noriega.

Don Jacobo Schaulsohn Numhauser fué elegido en sesión de 24 de noviembre de 1956 como profesor de Derecho Civil, en concurso de antecedentes. El señor Schaulsohn nació en Santiago el 24 de febrero de 1917. Hizo sus estudios en el Liceo Barros Borgoño y en la Universidad de Chile. Obtuvo su título de abogado en 1941. Su Memoria de Prueba versó sobre 'Cómo deben tramitarse los juicios del trabajo'. Fué ayudante de las cátedras de Derecho Civil de los profesores don :Pedro Lira Urquieta y don Lorenzo de la Maza.

IV.-DESIGNACION DE PROFESORES EXTRAORDINARIOS

Don Angel Fernández Villamayor fué designado como profesor extraordinario de Medicina Legal en sesión de fecha 23 de junio de 1955 al aprobarse por unanimidad el informe de la Comisión designada por la Facultad para recibir las pruebas respectivas. El señor Fernández nació el 22 de julio de 1927. Hizo sus estudios en el Instituto Nacional y en la Universidad de Chile Desde 1947 hasta la muerte del titular, se desempeñó como ayudante de Derecho Penal del profesor don Pedro Ortiz Muñoz. En los años 1947-1948, fué delegado de la Escuela de Derecho a la F.E.C.H. En 1949, Presidente del Centro de Derecho. Desde 1949, Ayudante del Seminario de Derecho Penal y Medicina Legal. En 1951 obtuvo el grado de Licenciado y el título de abogado. Desde 1951 a 1953, fué becado en España por el Instituto de Cultura Hispánica. En 1953 obtuvo el título de Doctor en Derecho de la Universidad Central de Madrid. En 1953 fue designado ayudante de la Cátedra de Medicina Legal de la Escuela de Derecho. Es autor de las siguientes obras: 'El Delito Preterintencional en la Legislación Española', premiada en Madrid en el concurso 'Colegio Mayor de Guadalupe', y 'La Psicología de la Estructura y él Delito'.

V.-DESIGNACION DE MIEMBROS ACADEMICOS

En sesión de fecha 29 de septiembre de 1955 la Facultad acordó, por la unanimidad de los miembros asistentes, designar como sus miembros académicos a los señores Emilio Bello Codecido, Humberto Bianchi Valenzuela, J. Raimundo del Río Castillo, Juvenal Hernández Jaque y Enrique Marshall, los cuales habían sido propuestos en solicitud escrita por un conjunto de 44 profesores. Don Humberto Bianchi Valenzuela, Presidente de la Excma. Corte Suprema, se incorporó en sesión académica realizada el 22 de diciembre de 1955, con un discurso que versó sobre 'La filiación en el Código Civil a través de todas sus reformas'. Fué recibido, en nombre de la Facultad, por el profesor don Leopoldo Ortega.

VI.-RENUNCIA DE PROFESORES

Don Guillermo Correa Fuenzalida. -En sesión de 24 de noviembre de 1955 se dió cuenta de la aceptación de la renuncia formulada por el profesor de Derecho Civil de la Escuela de Derecho de Santiago, don Guillermo Correa Fuenzalida. A proposición del señor Enrique Escala, que hizo el elogio del profesor renunciante, se acordó enviar una nota agradeciéndole sus dilatados servicios durante los cuales desempeñó la cátedra por más de veinte años y desempeñó la Dirección de la Escuela de Derecho de Santiago, de la cual fué el primer Director. Adhirieron al homenaje el señor Decano suplente don Darío Benavente y el profesor don Fernando Alessandri.

VII.-FALLECIMIENTO DE PROFESORES

Don Gabriel Amunátegui Jordán.- En sesión extraordinaria de fecha 10 de febrero de 1955 se dió cuenta del fallecimiento del profesor don Gabriel Amunátegui Jordán. La Facultad tomó diversos acuerdos para testimoniar el pesar que le causaba la irreparable pérdida de uno de sus más antiguos profesores y comisionó al Decano, don J. Raimundo del Río, para despedir sus restos en el Cementerio. En sesión ordinaria de la Facultad de fecha 10 de marzo de 1955 el señor Rector de la Universidad, don Juan Gómez Millas, rindió un homenaje al profesor don Gabriel Amunátegui, de quien él fuera alumno, y expresó que, 'en su calidad de tal pudo apreciar su versación, su capacidad dialéctica, su cariño a la juventud y su amor a la ciencia, todo lo cual lo hacía un hombre superior. Todos sus discípulos sólo recuerdan de él horas agradables y, debido a su consejo, adquirió la vocación por los estudios históricos y la orientación que le abrió un camino en la vida. Su nombre está ligado a una tradición científica y cultural de Chile, la cual supo mantener hasta el último momento de su vida. El mejor homenaje que se le puede rendir es recordar su obra y las cualidades excepcionales de su espíritu'. Adhirieron a este homenaje, don Gustavo Labatut, don Pedro Lira, don Guillermo Feliú, don Raúl Varela y don Ramiro Méndez. También adhirió a este homenaje el profesor don Aníbal Bascuñán, quien expresó además, que un grupo de profesores tiene el propósito de traducir el homenaje en un recuerdo permanente y colocar un retrato del maestro y amigo ausente en la Sala de Profesores, la cual él frecuentaba habitualmente. Constituirá un ejemplo y un símbolo a la vez.' Sugirió, además, que la Biblioteca de la nueva Escuela de Ciencias Políticas y Administrativas lleve su nombre y que se inicie con los libros y con los apuntes del profesor Amunátegui, los cuales obsequiará la familia. Después de un cambio de ideas se aprobaron por unanimidad los siguientes acuerdos: 1° Colocar el retrato del profesor Amunátegui en la Sala de Profesores; 2° Dar el nombre de 'Gabriel Amunátegui' a la Biblioteca de la Escuela y del Instituto de Ciencias Políticas y Administrativas; ` 3° Publicar una obra en homenaje al maestro desaparecido, en la cual se contenga una recopilación de los apuntes personales inéditos, del señor Amunátegui. Posteriormente, un grupo de profesores y amigos del señor Amunátegui acordó reunir fondos con el objeto de conmemorar su recuerdo en una fundación que se llamaría 'Matrícula de Honor Gabriel Amunátegui', destinada a liberar de derechos de matrícula, año a año, al mejor alumno de la cátedra de Derecho Constitucional, publicar cada dos años la mejor tesis, para Licenciatura en materia de Ciencias Políticas y Derecho Constitucional, previo concurso, y otorgar un premio de estímulo a los que, después de haber sido alumnos de la Facultad, se destaquen en la vida pública. Se dió cuenta de estos propósitos en sesión celebrada el 3 de noviembre de 1955, por el profesor don Aníbal Bascuñán Valdés, quien hizo entrega al Decano de la suma de $278.000 reunidos con este objeto. La Facultad acordó aceptar la donación y designar una comisión para redactar un Reglamento que establezca la manera de administrar los fondos reunidos.

Don Enrique Rossel Saavedra.- En sesión extraordinaria de 5 de abril de 1955 se dió cuenta del fallecimiento del profesor de Derecho Civil de la Escuela de Derecho de Santiago, don Enrique Rossel Saavedra. La Facultad acordó designar al profesor don Manuel Somarriva para hacer uso de la palabra en el Cementerio, despidiendo los restos del distinguido profesor, y tomó otros acuerdos destinados a testimoniar el pesar producido por su deceso. En el Cementerio el señor Somarriva pronunció el siguiente discurso: 'Cuando la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile aún no sale de su estupor y congoja al ver desaparecer súbitamente al distinguido maestro don Gabriel Amunátegui, se ve nuevamente atribulada con el fallecimiento de otro de sus miembros más connotados: don Enrique Rossel Saavedra. 'Diríase que el destino está empeñado en poner a prueba la solidez de nuestra Corporación y en demostrar que ella es más fuerte que la frágil vida humana de aquellos que, con toda pasión, se entregan sin reticencias, sin claudicaciones, a las nobles tareas de la enseñanza. 'La Facultad me ha distinguido confiándome el penoso deber de hacer oír su voz en este triste momento, seguramente por desempeñar la misma cátedra que sirviera con brillo Enrique Rossel. Pero yo pienso que poseo otros títulos más valiosos para ello: haber sido su amigo desde los tiempos de estudiante, con una amistad jamás empañada ni con la más leve sombra, y haberle sucedido en su cátedra desde hace ya muchos años. 'Porque Enrique Rossel, si bien amaba la Universidad por sobre todas las cosas, hubo momentos en su vida en que su conciencia y su rectitud intachables lo llevaron a tomar la heroica determinación de alejarse de las tareas universitarias. Pero su retiro de la Universidad no podía ser duradero, tenía alma de maestro, y pronto tuvo que volver a ella ante el reclamo insistente de profesores y alumnos. 'En la vida es fácil encontrar hombres indiscutidos por ser opacos y obscuros. Pero, en cambio, es muy difícil que a un hombre brillante, pletórico de condiciones, no se le discuta, no se le ponga en tela de juicio, aunque más no sea por fruto de la envidia. 'Enrique Rossel fué en este sentido una rarísima excepción. Dotado de gran inteligencia, de vasta cultura, de infinita bondad, nadie osó discutirlo; nadie, aun las personas de ideologías más opuestas, dejaron de reconocer los brillantes méritos que lo adornaban. 'Tenía pasión por la docencia. Por sus condiciones pudo escalar los más altos peldaños de la política, ocupar en ella una expectable situación; pero desdeñando estos laureles prefirió dedicar su vida tesonera a sus tres grandes amores: su familia, su profesión y su cátedra. 'En el desempeño de la cátedra desarrolló un verdadero apostolado. Supo desde el primer momento granjearse el cariño y admiración de sus compañeros de labores y sus alumnos. 'Compañero ideal, no era obstáculo para nada.. Su bondad y ponderación hicieron que jamás tuviera un roce o resquemor con nadie. De sus labios nunca salió una negativa cuando se reclamaba su cooperación y concurso aun para tareas insignificantes que estaban muy por debajo de su personalidad y prestigio. 'La vanidad y la envidia fueron sentimientos que jamás anidaron en su alma. 'Enrique Rossel hizo de la amistad y de la lealtad un verdadero culto. Pero ello no fué en vano: en los momentos aciagos de la cruel enfermedad que terminó por troncharlo, le sirvió como lenitivo en su dolor ver que la amistad es un sentimiento generoso; que sus amigos a quienes se había entregado sin reservas supieron corresponderle y demostrarle todo el cariño que le profesaban. 'Enrique: conociendo tus ideales creo que la mejor ofrenda que podemos hacerte los profesores de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile es prometerte en este minuto solemne seguir laborando con redoblada fe y entusiasmo en nuestra tarea; en esa tarea que tú tanto amasteis y que fué la pasión de tu vida'. En el Cementerio usó de la palabra, también, el profesor don Raúl Varela, en representación del Colegio de Abogados, quien pronunció el siguiente discurso: 'La muerte de Enrique Rossel Saavedra ha traído luto a la sociedad chilena, y de modo muy particular a la Orden de los Abogados. 'Ingresado a ella el 5 de agosto de 1926, fecha de su título, ejerció desde ese día la profesión forense, sin tregua ni descanso, pudiendo decirse sin hipérbole que la muerte lo arrebató de entre los Códigos. Hasta la víspera misma de su partida sin retorno, se ocupó de estudiar y despachar los asuntos de su bufete de abogado. 'Sabíamos desde hace meses que el dedo de la muerte le tenía señalado y estaba reservado para él un sitió en la barca de Caronte. Pero, no por esperado, es su deceso menos triste y doloroso. Hay congoja en el corazón de sus amigos y colegas, y la emoción hace torpe la palabra que quiere decirse en su elogio. 'Y sin embargo, ninguno la merecía tanto como él porqué fué modesto y bueno, porqué cumplió sus deberes con religioso respeto, porque jamás buscó el aplauso ni el triunfo fáciles, porque dió mucho más de lo que recibió; porque en fin, obró siempre con justicia y con bondad. 'Favorecido por los dones del talento, fué abogado eminente, cuyo consejo y patrocinio se buscaba para los más delicados asuntos. Su opinión fué respetada por los jueces, que la sabían sabia y honrada y por sus colegas que acuciarían con frecuencia a él en busca de sus luces y orientaciones. Profesor de Derecho Civil de la Universidad de Chile durante más de tres décadas, adoctrinó a las generaciones con la lección de su ejemplo y de la ciencia que impartió. Se hizo amar y respetar a la vez de los jóvenes que hoy lloran la muerte de su maestro. 'Su atuendo personal, pulcro y fino, era como un reflejo de su espíritu superior. Amaba la belleza en todas sus formas. Sus discursos forenses eran ordenados, elegantes de forma, ricos de contenido, ponderados en el lenguaje y en el obligado juicio de la posición adversaria. Los iluminaban la ciencia y la bondad. 'No era la suya una bondad de complacencia, que es propia de espíritus débiles y apocados; antes, por el contrario, era el fruto maduro de la reflexión, y actuaba como un correctivo de su justicia. 'Durante reiterados períodos ocupó un asiento en el Consejo General del Colegio, y prestó a la Orden señalados servicios. A la ponderación de su juicio, a la acuciosidad de su espíritu de estudioso, recurrió el Consejo muchas veces para encargarle la redacción de una nota delicada, el estudio de un proyecto de ley importante o su representación en alguna señalada oportunidad. Siempre lo hizo bien. 'Pero fué, sobre todo, en la diaria tarea de juzgar, en el ejercicio de la jurisdicción disciplinaria que al Consejo pertenece, donde mejor se advertían y mayormente brillaban las superiores cualidades de su espíritu. Sabía penetrar en los hechos y descubrir en la maraña de ellos, cuáles eran esenciales y constitutivos del caso. Sabía expresarlos con claridad, enfocarlos con acierto, para dar de ellos el justo juicio; pero, sobre todo, sabía aderezar su justicia de la adecuada dosis de bondad, que sin alterarla en su naturaleza, la hacía más suave y dulce. 'Cuantas veces una intervención suya, una invocación a la misericordia salida de su boca, nos hizo pensar de nuevo el asunto y corregir el juicio ya formado. 'Era un varón recto y bueno: 'La sociedad chilena pierde con su muerte a un elemento valiosísimo, el Foro a uno de sus más brillantes abogados, la amistad al más dilecto y noble de sus cultivadores, su mujer y sus hijos, al compañero incomparable, al padre amante y cariñoso, al guía y ejemplo en el camino de la vida. 'El Consejo General del Colegio de Abogados participa del dolor general y rinde en este acto al colega y amigo desaparecido el homenaje de su respeto y amor. 'Que el Dios de Justicia y Bondad acoja su alma'. En los funerales de don Enrique Rossel usó de la palabra, además, el presidente del Centro de Estudiantes de Derecho don Orlando Cantuarias, quien pronunció el siguiente discurso: 'Como presidente del Centro de Derecho de la Universidad de Chile, vengo, con sentida emoción, a rendir el postrer homenaje a don Enrique Rossel Saavedra, maestro de varias generaciones universitarias. 'Un hombre de su categoría moral, cívica y cultural, deja una huella profunda. Sus virtudes, emanadas con sencillez, ejemplarizaban sus lecciones de Derecho y sus actos cotidianos. Es indudable que el foro nacional, ya sea como miembro distinguido del Colegio de Abogados, o en cualquiera de sus actividades, ha experimentado una sensible pérdida; igualmente la docencia universitaria, en donde su calidad de profesor civilista repercutía con justa fama, deja de contar con un hijo predilecto. 'Quienes hemos sido sus alumnos, bien conocemos la erudición vasta y la profundidad de su cátedra; también sabemos de su sencillez, de su bondad de profesor auténtico y su voz ponderada para resolver problemas en el seno de la Facultad. 'En rápido bosquejo de su trayectoria vital, recordaremos que don Enrique Rossel perteneció a una de las primeras generaciones salidas del Internado Nacional Barros Arana, plantel éste en que acrisoló su espíritu en una disciplina sobria y recta; allí se empapó en los postulados democráticos de nuestros Liceos. Una vez cursadas sus humanidades, ingresa a la Universidad a estudiar Derecho; se puede decir que esta ciencia ejerció sobre él una atracción poderosa, pues amó el régimen constitucional regido por sabias leyes; los estudios jurídicos no hicieron otra cosa que fortalecer su doctrina de la más pura cepa democrática, y así, con estas raíces doctrinarias, cuando debe encasillar sus ideales políticos, no vacila en ingresar al Partido Radical, donde siempre fué el militante pundonoroso, de talento y dispuesto a aportar ideas. De este modo la trayectoria cultural, política, y familiar del señor Rossel, se dibujó con caracteres precisos y claros, como era su estilo mental: nítido y claro, con transparencia de manantiales cordilleranos. 'Los maestros y los hombres que entregan su cultura en torrentes de luz, tienen el homenaje que se merecen; tienen ellos el reconocimiento unánime de las juventudes. Cuando en un triste día de abril don Enrique Rossel ha bajado de la tarima de la vida hacia la tumba, nosotros, sus alumnos, hemos venido entristecido a tributarle nuestro homenaje de amor por sus claras virtudes. '!Lloramos y honramos al maestro querido! '¡ Le levantaremos un monumento en nuestros pensamientos, y leeremos un epitafio sobre la blanca loza!: 'Desde aquí, seguiré enseñando'. 'i Descansa en paz!'

Don Raúl Oynedel Grebe.- En la sesión de la Facultad celebrada el 14 de marzo de 1955, se dió cuenta del fallecimiento del profesor de Derecho Civil don Raúl Oyanedel Grebe. La Facultad, ante el sensible fallecimiento, tomó diversos acuerdos y comisionó al profesor don David Stitchkin para hacer uso de la palabra en el Cementerio, despidiendo los restos en nombre de la Corporación. En el Cementerio, don David Stitchkin pronunció el siguiente discurso: La Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile, no repuesta aun del doloroso sentimiento que le ha causado la pérdida reciente de dos miembros muy queridos, se ha visto acongojada por el repentino y prematuro fallecimiento de nuestro amigo y compañero de cátedra don Raúl Oyanedel. Su espíritu sencillo y su caballeroso trato le hizo ser querido por todos sus compañeros. Pues fué en él la modestia la cualidad más relevante de su espíritu. Virtud que resaltaba al recordar sus muchos merecimientos. Pasó por la Escuela como uno de sus muy brillantes alumnos, pero jamás hacía alusión siquiera a este hecho del cual podía enorgullecerse legítimamente. Desempeñaba su cátedra, y su alto cargo fuera de ella, con la a natural sencillez, casi calladamente. Símbolo de su vida fuera que muriese así, de pronto, en medio de su trabajo habitual, al que entregaba todo su celo, honestidad íntegra y responsabilidad plena. No son fáciles virtudes las que adornaban la persona de Raúl Oyanedel, en un mundo y una época que las desoye, atraída por la estrepitosa fanfarria de valores subalternos. Sin embargo, son esas virtudes la esperanza de los que confiamos y creemos que sólo los valores del espíritu conducirán al hombre a la realización de su alto destino. No fué en vano la vida de Raúl Oyanedel. Contribuyó a mantener la llama de la fe en el común ideal que nos anima, nos mueve y nos mantiene. En ella perdurará por siempre el recuerdo de nuestro amigo. Y en el seno de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales perdurará, también, el recuerdo de sus virtudes. Don Carlos Estévez Gazmuri.- En sesión extraordinaria de 10 de julio de 1955, el Decano suplente, don Darío Benavente dió cuenta a la Facultad del fallecimiento del antiguo profesor de Derecho Constitucional y miembro académico de la Corporación, don Carlos Estévez Gazmuri. Entre los diversos acuerdos destinados a conmemorar la memoria, del maestro fallecido y el pesar producido a la Facultad, se comisionó al Secretario de la Facultad, profesor don Luis Cousiño Mac Iver, para despedir sus restos en el Cementerio.

VIII.-DESIGNACION DE MIEMBROS HONORARIOS

Don Tulio Ascarelli.- En sesión celebrada el 23 de junio de 1955, la Facultad designó por unanimidad, como miembro honorario, al profesor de Derecho Comercial de la Universidad de Roma, don Tullio Ascarelli, quien había sido invitado por el señor Decano para dictar conferencias públicas y en mesa redonda sobre temas de su especialidad. El señor Ascarelli aceptó la invitación y visitó el país en el fines de septiembre, desarrollando un programa de conferencias y trabajos de gran importancia para la Facultad. En el Aula Magna de la Escuela de Derecho dictó dos conferencias en italiano. La primera el día 6 de septiembre sobre el terna 'El contrato plurilateral' y la segunda el día 9 de septiembre sobre 'El negocio indirecto'. A estas conferencias asistieron profesores y alumnos de la Escuela de Derecho, magistrados y abogados.

Don Francisco Messineo.- En la misma sesión fué asignado miembro honorario el profesor de Derecho Civil de la Universidad de Roma, don Francisco Messineo, quien también había sido objeto de una invitación similar. Desgraciadamente, el señor Messineo no pudo aceptar esta invitación, la cual dejó pendiente para el próximo año.

Don Enrique Sayagues Lazo.- En sesión de fecha 29 de septiembre de 1955 fué designado miembro honorario de la Facultad el profesor de Derecho Administrativo de la Escuela de Derecho de la Universidad de Montevideo, don Enrique Sayagues Lazo, quien había sido objeto de una invitación especial del señor Decano para visitar el país. El señor Sayagues realizó su viaje en el mes de octubre y durante su estada dictó varias conferencias públicas y participó en debates de mesa redonda de gran provecho para la Facultad. En el Aula Magna de la Escuela de Derecho dictó tres conferencias, los días 14, 17 y 19 de octubre, sobre los temas 'Control jurisdiccional', 'Descentralización administrativa' y 'Administración pública y Derecho'.

IX.-DIRECTOR DE LA ESCUELA DE CIENCIAS POLITICASY ADMINISTRATIVAS

Don Jorge Guzmán Dinator.- Por renuncia del Director de la Escuela de Ciencias Políticas y Administrativas, don Enrique Silva Cimma, fué designado en su reemplazo el profesor don Jorge Guzmán Dinator, en sesión de la Facultad de 23 de junio de 1955. El señor Guzmán nació en Santiago él 11 de enero de 1908. Hizo sus estudios en el Colegio Alemán de Santiago y en Escuela de Leyes de la Universidad de Chile. Titulado en 1942. (Distinción máxima.) Memoria: 'El Poder Legislativo en la Constitución de 1935': (Distinción máxima y publicación en los Anales de la Universidad.) Para optar al título de Profesor Extraordinario de Derecho Constitucional presentó una Memoria sobre 'Sistema unicameral y bicameral' (Hacia una racionalización del poder Legislativo). Ha sido: ayudante de cátedra de Filosofía del Derecho, ayudante de. cátedra de Derecho Constitucional, ayudante de Derecho Constitucional en el Seminario de Derecho Público, jefe de Trabajos del Seminario de Derecho Público, Director suplente del Seminario de Derecho Público, profesor fundador de la cátedra de Historia Constitucional de Chile y profesor extraordinario de Derecho Constitucional. Actualmente desempeña los cargos de Profesor de Derecho Constitucional en la Escuela de Derecho de Santiago y de Profesor de Principios Generales de Derecho y Derecho Constitucional chileno en la Escuela de Ciencias Políticas y Administrativas.. En 1954-55 viajó por Europa estudiando, en comisión de la Facultad y del Consejo Universitario, la organización y el funcionamiento de los Institutos y Escuelas de Ciencias Políticas.

X.--DONACIONES BIBLIOTECA DE DERECHO PENITENCIARIO DE DON JULIO OLAVARRIA

En sesión de 31 de marzo de 1955 se dio cuenta do la donación hecha a la Facultad por el profesor don Julio Olavarría Avila, de su biblioteca de obras de Derecho :Penitenciario, la cual se compone. de cuatrocientos libros, revistas y folletos relativos a la actualidad penitenciaria, nacional e internacional. La Facultad acordó agradecer la generosa donación del señor Olavarría.

DONACION DE LA ILTMA. MUNICIPALIDAD DE VALPARAISO

En sesión de 26 de mayo de 1955 se dio cuenta de la donación hecha por la Iltma. Municipalidad de Valparaíso, de la suma de un millón de pesos, para la instalación de una fuente monumental en los jardines exteriores de la Escuela de Derecho de Valparaíso. Se acordó agradecer debidamente la donación a la corporación edilicia

DONACION DE OBRAS JURIDICAS DE DON DAVID C. STERN

En sesión de 3 de noviembre de 1955 se recibió una comunicación del profesor don julio Olavarria en la cual se daba cuenta que el profesor de la Universidad de Miami, don David C. Stern, había resuelto hacer una donación de más de doscientas obras relativas a Jurisprudencia de los Tribunales de los Estados Unirlos de Norteamérica a la Biblioteca que el señor Olavarría estimare más conveniente para la difusión de la cultura jurídica de su país y que él había estimado que correspondía hacer llegar la donación a la Biblioteca de la Facultad. Se acordó aceptar la donación y agradecer al señor Olavarría y al señor Stern el valioso obsequio.

DONACIÓN DE LA BIBLIOTECA DEL PROFESOR DON MOISES POBLETE TRONCOSO

En sesión de 5 de enero de 1956 sé dio cuenta de la donación hecha por el profesor don Moisés Poblete Troncoso de su biblioteca particular, la cual es la segunda donación que efectúa. El señor Decano aceptó y agradeció en nombre de la Corporación la valiosa donación y manifestó que se habían tomado las medidas del caso para que esta biblioteca fuera colocada separadamente y en forma especial como un recuerdo al ilustre donante.

XI.-PREMIOS

PREMIO INSTITUTO SUPERIOR DE CARABINEROS

En sesión de fecha 26 de mayo de 1955, a iniciativa del Decano don J. Raimundo del Río, se acordó crear un premio en favor del mejor alumno de Derecho Penal del Instituto Superior de Carabineros, por tratarse de una Institución que ya lleva más de diez años de funcionamiento y en la cual se imparte la enseñanza de Derecho Penal en dos años de estudios, al igual que en las Escuelas de Derecho de la Facultad, por 1os profesores de la Facultad don Gustavo Labatut y don Miguel Schweitzer. El premio, consistente en un diploma y una obra jurídica, fué entregado el 21 de diciembre de 1955, en un acto público, por el Secretario de la Facultad; don Luis Cousiño Mac Iver, al agraciado, Mayor, don. José Beltrán Vial.

PREMIO PEDRO N. MONTENEGRO

En sesión de fecha 23 de junio la Facultad aprobó el proyecto de Reglamento del premio otorgado por doña Ana Beltrán de Montenegro con el objeto de .premiar anualmente al mejor egresado de las Escuelas de Derecho dependientes de la Facultad. El Reglamento del Premio Pedro N. Montenegro es el siguiente: Artículo 1° El Premio 'Pedro N. Montenegro', instituido por disposición testamentaria de doña Ana Baltra viuda de Montenegro, se otorgará anualmente al mejor egresado de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile. Art.2° El premio consistirá en un diploma de Honor y en los intereses que haya producido el capital destinado con tal objeto por la testadora, y será discernido anualmente por la Facultad de Ciencias jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile, al mejor egresado del año anterior a aquel en que corresponda discernir el Premio. Art.3° Para determinar cual es el mejor egresado, el Decano de la Facultad de Ciencias jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile designará una comisión informante compuesta de tres profesores, y la corporación, en conocimiento del informe evacuado por ella, que será meramente ilustrativo, resolverá por mayoría de votos cual es el alumno acreedor al Premio. La determinación del mejor egresado se hará atendiendo, no sólo a las votaciones obtenidas en los exámenes anuales, sino también al número de veces que haya rendido el mismo examen y al plazo que medie entre la iniciación y el término de sus estudios. Art. 4° Para los efectos del artículo anterior, la Facultad será expresamente convocada con la debida anticipación, y la entrega del Premio se hará en sesión solemne. Art. 5° El Premio no podrá dividirse ni dejarse de otorgar y, en caso de encontrarse dos o más postulantes en igualdad de condiciones para optar a él, ser discernido a aquel que cuente con el voto del Decano. Art.6° El Premio se otorgará por primera vez al mejor egresado durante el año 1954. Él señor Decano designó una Comisión para que informara cuál había sido el mejor egresado durante el año 1954, .compuesta por los profesores señores Armando Uribe, Enrique Munita y Máximo Pacheco En sesión de la Facultad de fecha. 11 de agosto de 1955 se dió lectura al informe de la Comisión que proponía como acreedor al Premio al estudiante don Rafael Mery Berisso, quien, dentro de la regularidad. de sus estudios, obtuvo sesenta y nueve distinciones, sobre un máximo de ochenta y una, sobrepasando en ocho distinciones al alumno que lo seguía, don Manuel. Manson T., y en trece distinciones a doña. Lilyan jara U.. La Facultad acordó, por unanimidad, aprobar el informe de 1a Comisión y otorgar el Premio Pedro N. Montenegro al estudiante don Rafael Mery B. El profesor don Guillermo Feliú manifestó su satisfacción por el éxito del señor Mery, quien fué el más distinguido y brillante de sus alumnos, desempeñando el cargo de ayudante de su cátedra y colaborando con él en varios estudios e investigaciones. En atención a su extraordinaria capacidad lo llevó a la Secretaría General de la Universidad . de Chile, donde actualmente se desempeña en el cargó de prosecretario, con singular acierto.

XII.- DELEGADOS DEL CENTRO DE DERECHO

En sesión de fecha 23 de junio de 1953 el señor Decano, don J. Raimundo del Río, dio la bienvenida al nuevo Presidente del Centro de Derecho, don Joaquín Fontbona, y a los delegados ante la Facultad; señores Francisco Cisternas, Juan Agustín Figueroa y Julio Stuardo.

XIII.-EXAMENES DE LICENCIATURA

En sesión de 24 de noviembre de 1955 el Secretario, don Luis Cousiño Mac Iver, dio cuenta de los resultados de los exámenes de Licenciatura realizados durante el año universitario. En la Escuela de Derecho de Santiago se presentaron 159 candidatos, de los cuales fueron aprobados 136 (85,54%) y reprobados 23 (14,46%) . En la Escuela de Derecho de Valparaíso se presentaron 18 candidatos, de los cuales fueron aprobados 8 (50%) y reprobados 8 (50%). Los resultados parciales en la Escuela de Derecho de Santiago fueron los siguientes: a) 4 reprobados por unanimidad (2,52%) b) 19 reprobados por mayoría de votos (11,94%); c) 40 aprobados por mayoría. de votos (25,16 %.); d) 56 aprobados por unanimidad (35,23%).; e); 28 aprobados con un voto de distinción (17,61%); f) 9 aprobados con dos votos de distinción (5,66%), y g) 3 aprobarlos con distinción unánime (1,88 % ). Los resultados parciales de la Escuela de Derecho de Valparaíso fueron los siguientes: a) 8 reprobados por unanimidad (44,44%); b) 1 reprobado por mayoría de votos (5,56%); c) 5 aprobados por mayoría de votos (27,78%); d) 3 aprobados por unanimidad (16,66 %) ; y e) 1 aprobado con un voto de distinción (5,56%).

XIV.-INGRESO DE ALUMNOS AL PRMER AÑO

La Facultad se Preocupó del problema relativo a la matrícula de alumnos al primer año de las Escuelas dependientes de ella en sus sesiones de 3 de noviembre de 1955 y 24 de noviembre de 1955, en atención a que el actual sistema de tomar solamente en consideración el puntaje obtenido en el Bachillerato ha demostrado ser insuficiente para juzgar la calidad de los oponentes. Se designó una comisión para estudiar una nueva reglamentación, compuesta por los Directores de la Escuela de Derecho de Santiago y de la Escuela de Ciencias Políticas y Administrativas, por el Secretario de la Facultad, por el profesor don Alberto Baltra y por el presidente del Centro de Derecho. Después de dilatados debates, durante los cuáles muchos profesores sostuvieron que la matricula debía ser libre, mientras, otros destacaban las limitaciones materiales y la necesidad de realizar una selección antes del ingreso, la Facultad acordó solicitar del Honorable Consejo Universitario la modificación del actual Reglamento para calificar a los postulantes desde un triple punto de vista: a) la nota final obtenida en el Bachillerato; b) el promedio de notas obtenidas durante los tres últimos años de estudios secundarios, excluidos los ramos técnicos, y c) la nota obtenida en una prueba de capacidad, determinada por el Decano.

XV.-CENTENARIO DEL CODIGO CIVIL

La Facultad ha prestado atención preferente, desde hace más de dos años, a la realización y lucimiento de los actos conmemorativos del centenario del Código Civil, dividiendo su acción en dos órdenes de actividades: uno propio y otro de colaboración con los organismos oficiales que posteriormente se abocaron al asunto. Durante este año, da testimonio de la actividad de la Facultad a este respecto el acta de la sesión celebrada el 10 de marzo de 1955, en que se acordó comisionar a los profesores don Pedro Lira Urquieta y don Enrique Rossel, con relevo de sus obligaciones docentes, para colaborar con el Seminario de Derecho Privado en la preparación y organización de los actos de celebración. En sesión de fecha 11 de agosto de 1955 el Decano dio cuenta que el Supremo Gobierno, por Decreto N° 3446 del Ministerio de justicia, de fecha 5 de julio, había designado una comisión para la preparación de los actos de conmemoración y que ésta había designado un Comité Ejecutivo, presidido por el Presidente de la Excma. Corte Suprema, don Humberto Bianchi, e integrada por los profesores de la Facultad, don Pedro Lira, don Luis Barriga Errázuriz y don Guillermo Feliú Cruz. Sin perjuicio de los actos programados por la Comisión gubernativa, la Facultad resolvió designar una comisión propia para organizar los festejos, la cual quedó compuesta por los profesores señores Alamiro de Avila, Aníbal Bascuñán, Julio Escudero, Guillermo Feliú, Manuel Somarriva y por el Presidente del Centro de Derecho, don Joaquín Fontbona. Esta comisión fué complementada más tarde con la inclusión de los profesores señores Luis Barriga Errázuriz y Máximo Pacheco. En sesión de 24 de noviembre de 1955, el señor Feliú informó a la Facultad de los actos preparados por la Comisión gubernativa, de los cuales algunos se realizarían durante el mes de diciembre, a partir del día 14, con una sesión solemne en el Salón de Honor de la Universidad de Chile, presidida por el Excmo. señor Presidente de la República y otros actos que se desarrollarían durante el curso del año 1956.

En la misma sesión el profesor señor Bascuñán dio cuenta del programa elaborado por la Comisión de la Facultad, el cual se dividiría en los dos períodos antes señalados. Para el día 14 de diciembre se contemplaba un acto propiamente universitario; con participación de profesores y alumnos; además, el 22 de diciembre la Facultad se reuniría en sesión solemne para recibir a su nuevo miembro académico, don Humberto Bianchi; todo ello sin perjuicio de adherir a los demás actos programados por la Comisión gubernativa.

Durante el resto del período de conmemoración, la Comisión contempló los siguientes puntos: a) una Exposición Histórica de documentos, textos, iconografías, proyectos, etc.; b) un Congreso de Juristas Americanos, que podría coincidir con la anterior exposición, durante el cual los temas centrales versarían sobre el movimiento codificador y la recíproca influencia de los Códigos Civiles americanos; c) un ciclo de conferencias, sobre aspectos no bien estudiados del Código Civil, por vía de ejemplo; lo tradicional y la creación en el Código, la recepción del Código Civil chileno en la legislación americana, el lenguaje del Código, etc.; d) una Semana jurídica a cargo del Centro de Derecha; e) la creación de un premio permanente 'Andrés Bello' a la mejor tesis de Licenciado sobre temas de Derecho Civil; f) estudios que realizarían el Seminario de Historia del Derecho y el Instituto Bibliográfico sobre los colaboradores del Código Civil; g) la edición de un folleto de divulgación del Código; h) la, reedición de la primera edición del Código y la publicación de los Proyectos y de los primeros comentarios; i) la edición de un tomo de monografías sobre la recepción del Código en otros países y de otro tomo de monografías de Chile; j) la publicación de un número extraordinario de los Anales de la Facultad con material dedicado a la celebración del centenario y k) la acuñación de una medalla recordatorias y de una estampilla de correos.

La Facultad aprobó por unanimidad el informe verbal de la Comisión y acordó conferirle el carácter de Comisión Ejecutiva para la realización del programa.

En cumplimiento de los acuerdes programado para el año 1955, la Facultad sé reunió en sesión académica el día 14 de diciembre a las once horas, en la sala de la Biblioteca, presidida por el Decano y con asistencia de numerosos profesores y alumnos de la Escuela, con el fin de rendir un homenaje al Código Civil en el primer centenario de su promulgación. Durante el acto se pronunciaron los siguientes discursos: de. don Belisario Prats, sobre 'Don Manuel Montt y el Código Civil'; de don Armando Uribe, sobre 'Don Andrés. Bello y el Código Civil', de don Aníbal Bascuñan sobre 'Don Mariano Egaña y el Código Civil', y de don Alamiro de Avila, sobre 'Don Gabriel Ocampo y el Código Civil'.

El 22 de diciembre de 1955 sé reunió la Facultad en sesión académica, presidida por el Decano suplente, don Darío Benavente, y con asistencia de numerosos profesores, alumnos y público, con el objeto de recibir a su nuevo miembro académico, don Humberto Bianchi Valenzuela, Presidente de la Excma. Corte Suprema. Abierta la sesión, el agraciado pronunció su discurso de .incorporación, el cual versó sobre .'La filiación en el Código Civil y a través de sus reformas'. El discurso de recepción estuvo a cargo de don Leopó1do Ortega. A continuación, hizo uso de la palabra el enviado especial del Excmo. señor Presidente de la República del Ecuador, don Benjamín Ceballo Ariaga, miembro de la Excma. Corté Suprema dé su país, quien disertó sobre el Código Civil del Ecuador y los comentarios de Borja.

XVI.-PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE DERECHO AGRARIO

En sesión de fecha 5 de mayo de 1955 el profesor don Belisario Prats expuso que él asistió, en representación de la Facultad, al Primer Congreso Internacional de Derecho Agrario realizado en Florencia, en el cual se encontraba también el delegado de la Universidad Católica don Oscar Larson. Expresó que fue designado relator del Congreso, oportunidad en que díó a conocer la situación chilena en materia de colonización y que todos los delegados consideraron que la legislación chilena sobré Colonización Agrícola era muy avanzada Propuso, en su trabajó escrito, dos ponencias, las que fueron aprobadas por unanimidad, y que se traducen en las siguientes conclusiones: 1) Que esta rama del Derecho es autónoma y 2) Que se recomienda a los países que aun no tienen codificación de las leyes agrarias, que procedan a dictar las normas correspondientes.

XVII.-PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL DE DERECHO SOCIAL

El profesor don Moisés Poblete Troncoso dio cuenta en la sesión de la Facultad de fecha 5 de mayo de 1955 que él asistió, en representación de la Universidad, al Primer Congreso Internacional de Derecho Social realizado últimamente en Sao Paulo, oportunidad en que fue elegido Primer Vicepresidente del Congreso. Agregó que oportunamente había dado cuenta al señor Decano de la labor realizada por la delegación chilena.

XVIII.-REFUGIO POLITICO A ESTUDIANTES PERUANOS

La Facultad, en sesión de fecha 26 de mayo de 1955, acordó formular una declaración sobre la negativa del Gobierno de dar refugio a un grupo de estudiantes peruanos objeto de persecución política, con la abstención del profesor don Leopoldo Ortega, quien consideró que la Facultad era incompetente para formular este tipo de declaraciones. El voto aprobado fue el siguiente: 'La Facultad de Ciencias jurídicas y Sociales de la Universidad de Chile, atenta al mantenimiento del orden público, y en presencia de la negativa del refugio político a un grupo de estudiantes peruanos, objeto de persecuciones, acuerda declarar: 1°) Que el refugio político constituye un derecho reconocido internacionalmente, cuyo otorgamiento obliga al Estado requerido, y 2°) Que la restauración de las garantías, conculcadas sólo puede obtenerse mediante la sanción punitiva de los infractores, previo el proceso que corresponda'.

XIX.-ANALES DE LA FACULTAD

En sesión de fecha 23 de junio el Secretario de la Facultad, profesor don Luis Cousiño Mac Iver, dio cuenta de la publicación de los Anales de la Facultad correspondientes a los años 1952, 1953 y 1954. En el acta correspondiente consta que el señor Cousiño manifestó que 'tanto el contenido de la. obra cómo su :presentación externa, hacen honor a la Facultad y convierten la publicación en un trabajo de gran utilidad práctica, ya que contiene una verdadera historia de las actividades docentes y académicas. Manifiesta, asimismo, que este éxito se ha logrado merced al esfuerzo del Consejo Directivo, formado por el señor Decano, el Director de la Escuela y el anterior Secretario de la Facultad, don Manuel Somarriva, y, muy en especial, del Director de la publicación, don Máximo Pacheco, y propone que la Facultad estimule esta labor dando un voto de aplauso a los editores. El profesor don Enrique Escala adhiere a la proposición, ya que le consta, personalmente, el trabajo que se ha realizado. La Facultad, por la unanimidad de los profesores presentes, acuerda tributar un voto de aplauso a los miembros de la junta Directiva de los Anales y, en especial, a su Director, don Máximo Pacheco'.

El Director de los Anales dió cuenta al señor Decano de haber remitido al extranjero doscientos ejemplares del Volumen I, números 1-3 de los Anales, la mayoría de los cuales se envió en canje. Al respecto se recibieron numerosas cartas acusando recibo de la publicación, entre las cuales cabe mencionar la del profesor Giorgio del Vecchio, de la Universidad de Roma, que dice en su parte pertinente: 'He recibido con gran placer el Volumen I de los Anales de la Facultad de Ciencias jurídicas y Sociales' y verdaderamente he admirado esta magnifica publicación, tan rica en artículos importantes e interesantes. Ella constituye una espléndida prueba del vigoroso desarrollo de los estudios jurídicos en la ilustre Universidad de Chile. Me complazco que esta Revista vea la luz bajo su idónea dirección y le expreso mis más cordiales felicitaciones. Estoy seguro que también los volúmenes siguientes estarán a la altura de éste, y que los 'Anales' se distinguirán siempre como una de las mejores revistas jurídicas del mundo latino. El profesor Eduardo Couture, Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Montevideo de la República Oriental del Uruguay, expresó lo siguiente: 'Acepte usted mis felicitaciones. Como veterano en esa actividad, le digo que sus páginas no sólo tienen un alto nivel sino que su ausencia constituía ya un claro en la produccci6n jurídica chilena. Como Ud. sabe, yo sostengo la teoría que el derecho progresa en las revistas. Los directores de las mismas son personas que están especialmente preparadas para organizar verdaderas cacerías de colaboradores. Y de esas cacerías es que salen los mejores trabajos, que en virtud del saber acumulativo que supone toda ciencia, elevan el nivel de la cultura técnica y científica de un país'. El jefe de la Oficina de Ciencias Sociales dependiente de la Organización de los Estados Americanos, señor Theo R. Crevenna, que dice en su carta pertinente: 'Agradecemos profundamente su envío, que nos será de mucha utilidad en la realización de las tareas que tiene encomendadas la Oficina de Ciencias Sociales'. El Director del 'Prontuario jurídico de Venezuela, Dr. César González Vásquez, manifestó lo siguiente: 'Por la no común disposición técnica, el método, la presentación, la selección de material y la agilidad como viene la entrega de la publicación, le imprime el calificativo de notable y útil. 'Anales', en su tercera etapa, responde a la época y a las concepciones modernas que deben caracterizar el estudio de los problemas jurídicos-sociales'. Además se recibieron comunicaciones del Director de la Revista de Ciencias jurídicas y Sociales de Santa Fe, Argentina; de los presidentes de los Colegios de Abogados y de Escribanos de Buenos Aires; de la Facultad de Derecho de la Universidad. Mayor de San Andrés de Bolivia; de la Universidad Mayor de San Francisco Javier de Chuquisaca; de la Universidad Mayor de San Simón de Cochabamba; del Instituto de Sociología Boliviana y del .Instituto de Seminarios de Ciencias Sociales de Sucre; del Instituto de Investigaciones Económicas de Oruro; de la Facultad de Derecho de la Universidad de Sao Paulo; del Colegio de Abogados de Colombia; de la Escuela de Estudios Hispano Americanos de Sevilla; de la Universidad de Nueva León, en México; de la Biblioteca de la Unión Panamericana; de la Universidad de Columbia; de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Asunción del Paraguay; de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima; de la Oficina Internacional del Trabajo de Ginebra; de la Universidad Central de Venezuela y de la Facultad de Derecho de esa misma Universidad; de la Revista de Derecho Internacional, de Ginebra, etc.

__________

Nota

 1

Se incluyen solamente aquellas biogra­fías de los profesores designados que no fueron publicadas en el Volumen I (Ter­cera Época) de estos Anales. volver