Informe del Seminario de Ciencias Economicas

La Memoria de prueba que presenta el señor Julio Heise González para optar al grado de Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales, es de verdadero valor. Su lectura interesa a toda persona ilustrada que aspire a tener en su mente un cuadro más o menos completo y sobre todo claro de los acontecimientos económicos fundamentales en la historia del capitalismo. Bajo el título 'Las doctrinas Económicas de Werner Sombart', hace el señor Heise un examen concienzudo de lo que este eximio pensador expone en su libro 'El Capitalismo Moderno', que es la obra más importante que existe hoy por hoy en la literatura universal sobre esta materia. El capítulo básico es, sin duda, el referente al origen histórico del Capitalismo, en que, con disposición lógica, estilo claro y razónamiento mesurado, ofrece un conjunto de conocimientos de sólida ilustración y de fume encadenamiento. La conclusión a que llega el señor Heise, de que el corolario del Capitalismo debía ser la mejor distribución de la riqueza, es el resultado de la meditación que hace sobre los efectos de la formación del régimen capitalista en la vida económica. Dentro de este sistema, dice, 'el hombre es hoy día incapaz de dirigir la abundancia de los bienes creados'. Es claro que el desarrollo espiritual de la Humanidad no ha correspondido al desarrollo de las riquezas producidas por ella, de ahí el desequilibrio, de ahí la crisis en que se debaten los pueblos en el presente. El señor Heise tiene toda la razón cuando opina que lo que falta es una repartición más general de los bienes económicos. 'La crisis del Capitalismo es, dice, una crisis de distribución y regulación de las riquezas'. Pero es importante considerar, también el pensamiento de Sombart en los dos últimos capítulos de su obra, materia a que por razones de espacio, no ha podido referirse el señor Heise en su Memoria. El erudito economista que nos ocupa hace ver que llega al término de su tarea después de realizar una larga peregrinación de estudio a través de la historia económica europea-Americana; historia que se extiende en una etapa de más de diez siglos, que empieza con Carlo Magno y termina con Hugo Stinnes y Pierpont Morgan; historia que deja ver, sobre la base de la investigación de una prolongada serie de fenómenos sociales, la formación paulatina de lo que hoy comprendemos bajo el nombre de Capitalismo. De sus seis ricos volumenes, dedica el postrero al examen de los últimos ciento cincuenta años, en que realza de un modo especial las circunstancias que condujeron al desenvolvimiento así extensivo como intensivo del sistema capitalista. Nuevas fuerzas impulsoras, nuevas formaciones estaduales, nuevos conocimientos técnicos y nuevas capacidades, constituyeron, para él, la base del desarrollo de esa etapa del poder capitalista de la Humanidad. Sombart trata aquí de dar a conocer la fuerza fantástica contenida en la economía moderna, con su maravillosa conexión de acontecimientos y el realce artístico de fenómenos aislados. Hace ver que con la economía capitalista, formada de la nada, se alimento, tuvo casa, cubrió su cuerpo y se adornó una población de cientos de millones de hombres. 'Siempre admiramos, dice, este acontecimiento gigantesco, la obra mayor de la civilización que ha creado el espíritu humano. Si Lucifer hubiese hecho esta obra, tendríamos que reconocer que también Lucifer es capaz de hacer grandes cosas en el mundo'. Aquí se observa una disparidad de opiniones entre Sombart y Marx. El primero admira ante todo, lo grandioso del Capitalismo organizado como poder creador de riquezas. El segundo estima que es la causa de la desorganización económica moderna. Sombart afirma que dentro del régimen capitalista hay un orden manifiesto en la reproducción del proceso económico, afirma que se trata de un fenómeno estable y cree haber probado que el Capitalismo produce este admirable sistema de economía social mediante la racionalización de los elementos correspondientes. De positivo interés es, en seguida, el cálculo que hace Sombart del poder de las empresas capitalistas existentes en cuanto a la cantidad de personas que se cobijan a sus sombras. Estima que de 14.000.000 de individuos ocupados en la industria alemana, más de la mitad (8.000.000) pertenecen a las empresas capitalistas; y sí se agregan 1.237.000 personas que actúan en la agricultura, se tienen más de 9.000.000 de individuos que trabajan en aquella condición, lo que equivale al 30% de la población total. De la población de Europa Occidental y media cree que en general 1/3 ó 1/4 vive de la explotación capitalista. La Rusia, con su alejamiento del centro europeo y sus enormes extensiones territoriales contaba antes de la guerra con sólo un diez por ciento de población de vida económica capitalista. El país más 'capitalizado'parece ser el de los E. E. U. U. de N. A., al cual asigna Sombart la cuota de 2/5, de población que vive de medios emanados de esta condición. De la consideración de las cifras anteriores, deduce que la idea de que en el siglo pasado ha dominado el régimen económico capitalista, es falsa, como igualmente es falsa la creencia de que los demás sistemas económicos no tienen importancia y tienden, por lo tanto, a desaparecer. La penetración en el misterio del futuro de la vida económica es lo que preocupa a Sombart en el capítulo final de su obra. Acepta que predecir algo para lo porvenir en esta materia es peligroso. La mejor prueba de ello es que los más agudos pensadores se han equivocado por completo. Ahí esta, dice, Alejandro Tocqueville, que profetizo de los Estados Unidos, en 1840, que 'las grandes richesses disparaisent, le nombre des petites fortunes s'acroit' y que las revoluciones y las guerras terminarían. Ahí esta agrega, Carlos Marx, que profetizo: el empobrecimiento siempre creciénte de los trabajadores asalariados, la 'concentración' general, junto con la decadencia del artesano y el campesino y la destrucción catastrófica del Capitalismo. Nada de esto se ha realizado, dice Sombart. Quizás porque ambos eran políticos que, obsesionado por sus pensamientos, no pudieron hacer diferencia entre lo que deseaban que ocurriese y lo que tenía expectativas de ocurrir. Sombart estima que yerran todos aquellos que creen que en el futuro dominara' un solo sistema económico, por que ello esta en pugna con la historia del pasado; estiman que yerran, así mismo, todos aquellos que esperan la caída violenta de la constitución económica existente y el cambio repentino de las bases de la vida actual, porque los procedimientos violentos pueden destruir, pero no construir, como se observa, según su opinión, en el Soviet; estima, finalmente, que yerran todos aquellos que cuentan con un retroceso rápido de la vida económica al régimen pre-capitalista, porque los adelantos de la técnica actual no lo permite. Dice, al terminar su obra, haber conversado con el economistas Max Weber sobre las expectativas del futuro y el fin de la intranquilidad en los países capitalistas, y que el colega opinaba que todo terminaría el día en que se fundiese la ultima tonelada de minerales metálicos con la ultima tonelada de carbón, y este día, según Sombart, llegara' en un plazo relativamente corto, porque, si es verdad que el carbón existe aún en cantidades considerables (según la obra de French de 1901, en América hay para 150 años más; para Francia Central, Bohemia, Sajonia a Inglaterra del Norte, para 200 años más; en el resto de Inglaterra, para 300, años más; en Francia del N. y Saarbrücken, para 400 años más; y en la Alta Silesia, para 1000 años más), también lo es que los minerales metálicos terminarían mucho antes, ya que, de acuerdo con las investigaciones del Congreso Internacional de Geólogos de 1910, las reservas en toda la tierra van de 22 mil millones de toneladas (12 mil millones en Europa y 8,9 mil millones en América), cantidades que alcanzarían solo para unos sesenta años más. Pero Sombart considera errada la opinión de Weber, porque 9 las posibilidades técnicas no desaparecen con el agotamiento de los minerales y del carbón. Si prescindimos del petróleo, cuya terminación puede ocurrir relativamente pronto, quedan a disposición del hombre, en su concepto, o la energía del agua, que puede suministrar 100 millones de P. S; la energía de la alta y baja marea, que de seguro la técnica aprovecharía también; y la energía de los rayos solares, que ya ha empezado a ser utilizada. Nuestro economista se refiere, en seguida, al temor que hubo durante algún tiempo de que la época de la técnica pasase, no tanto por falta de energías como por carencia de materias primas, y sostiene que ello era infundado, porque estima que se han descubierto fuentes de materias que parecen ser inagotables, como el nitrógeno del aire, el. aluminio y las material antiguas (fierro viejo y otros). De todo ello deduce que el sistema capitalista de la economía dominará por mucho tiempo más en ramas importantes de la actividad humana; dominara, desde luego, en todas aquellas que se encuentra en estado de revolución técnica, en que las empresas a organizaciones modificaran su producción. Sin duda que el capitalismo experimentara en el futuro grandes cambios, en cuanto perderá, tal vez, su preponderancia, en cuanto sufrirá limitaciones y refrenos que lo hagan más razonable, como corresponde a su pleno desarrollo o a su avanzada edad. La razón de esta moderación capitalista, como podríamos decir, esta, según Sombart, en las circunstancias de que las fuerzas motrices decrecerán en tensión, de que los sujetos económicos se satisfarán, de que el impulso fáustico desaparecerá, de que el desarrollo de la vida económica tendera cada vez mas, a la estabilidad, de que las relaciones del mercado irán hacia la unión y la armonía, de que el espacio reservado al capitalismo se reducirá relativamente al decrecimiento proporcional de la población. Sombart se muestra pesimista respecto del porvenir de la raza blanca, pues dice que el futuro será de las razas de color, las cuales han tenido, en su concepto, demasiada influencia europea y han constituido un simple objeto económico durante un tiempo demasiado largo, para no aceptar que estén aptas para independizarse; ellas tienen también su capitalismo, aunque distinto al nuestro. Sin embargo, concentra luego su atención en la raza blanca y sostiene que junto al capitalismo, participaran en el futuro, cada vez con mayor vigor, los sistemas económicos que reposen en un plan determinado, como el sistema del corporativismo, como el sistema de la economía de los organismos públicos, con el sistema de las organizaciones semi-fiscales. Esta de acuerdo en que en la Economía tiene cada día mayor intervención el Estado, en que el sistema de la Economía planificada aumenta, de todo lo cual resulta que no debiésemos considerar que la diferencia entre capitalismo estabilizado y reglamentado y socialismo tecnificado y racionalizado es tan grande, y que debemos tener presente que, 'para el destino de la Humanidad es más o menos igual que la economía sea capitalista o socialista', porque en ambos casos la forma de trabajo y sus condiciones son iguales. Sombart estima por último, que en la economía del futuro el artesanado mantendrá su modesta situación de hoy y que en cambio, el campesino aumentara en importancia, pues crecerá la colonización interna -y aumentara la trascendencia de la agricultura en la vida económica general por el aumento de la población. Cree que casos como el de Inglaterra en que sólo un 80% de la población es agraria, no podrán mantenerse en el porvenir, porque la racionalización económica seguirá en su progreso imperturbable. Termina sosteniendo que lo viejo perdurara, o que experimentará evoluciones, o que vendrá lo nuevo, pero el proceso evolutivo se realizara en forma 'orgánica', sin acontecimientos catastróficos, sin escenas dramáticas. Esto será talvez más monótono que lo que pensó Marx; no obstante, la ciencia nos lleva a sostenerlo; siempre lo razonable es más monótono que lo falso; pero la vida nos obliga a hacer imperar lo razonable. El infrascrito no deseaba omitir en este informe el pensamiento de Sombart en la apreciación del porvenir económico o del capitalismo. Volviendo al trabajo del señor Heise, debe manifestar que en su concepto, es digno de ser aprobado con amplia distinción. Estima también que esta Memoria debo ser impresa por la Universidad, para dar a su contenido una mayor difusión.

DANIEL MARTNER, Director del Seminario de Ciencias Económicas.

Santiago, 9 de Enero de 1935.

Señor Decano:

La Memoria 'Las Doctrinas Económicas de Werner Sombart', de que es autor' don Julio Heise González, contiene una exposición sistemática y compendiada del desarrollo histórico del capitalismo y de la interpretación acerca de su origen y sus transformaciones formulada por Sombart, doctrina que proyecta claridad sobre el proceso de gestación del capitalismo y sobre los cambios experimentados por la estructura económica capitalista desde sus orígenes hasta nuestros días. La teoría de Sombart da sentido histórico a la ultima etapa del desenvolvimiento económico de la humanidad. Insiste el señor Heise sobre las divergencias entre el concepto marxista del capitalismo y los puntos de vista que han dado justa celebridad al autor de 'El Capitalismo Moderno', critica algunas apreciaciones de ésta y esboza, a grandes rasgos, la posibilidad de organizar nuestro mundo económico sobre la base de una superación de la antítesis entre el capitalismo y el socialismo, cuya lucha constituye el aspecto más saliente, desde el punto de vista social, del período de apogeo del capitalismo. Estimo que esta Memoria debería ser distinguida con su publicación por cuenta de la Universidad. Saluda atentamente a Ud.,

E. L. MARSHALL.

Al señor Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales.

Introduccion

Como profesor auxiliar de Historia Moderna en el Instituto Pedagógico nos tocó, el año pasado, dar a conocer a los alumnos del Curso de Historia, las doctrinal económicas de Werner Sombart, cuyo análisis y crítica intentaremos realizar en esta Memoria. Hacía tiempo que no se publicaba una obra que despertara un interés y que tuviera una resonancia comparables a la del 'CAPITALISMO MODERNO' de Werner Sombart. Obra monumental, tanto por la extensión de la materia, como por el esfuerzo de investigación y de coordinación que ella representa, apareció en Leipzig de 1916 a 1928, en seis gruesos volúmenes. Será esta una obra de la cual no podrá prescindir quien pretenda dedicarse a estudios económicos. Desde puntos de vista nuevos, se abordan en ella todos los problemas de la vida económica moderna, y su interés rebasa lo meramente económico. En efecto, los historiadores encontrarán en 'EL CAPITALISMO MODERNO' un guía a utilísimo para la explicación de las transformaciones que han experimentado, desde la Edad Media, los bancos, las industrial, la agricultura, el comercio y, en general, la vida social de los pueblos. Los geógrafos encontraran páginas interesantes relativas a la geografía humana y a la naturaleza, origen y extensión de las ciudades. Los políticos encontrarán una novedosa revisión de las teorías de Carlos Marx. Los hombres de negocios podrán precisar sus conocimientos y, en general, toda persona culta sacar provecho de las nuevas soluciones que se dan a los problemas que preocupan y apasionan a la Humanidad. Como lo indica el sub-título, la obra de Sombart es 'Una exposición sistemático-histórica de la vida económica europea desde sus comienzos hasta el presente'. ' Desde sus comienzos', es decir, desde la época en que la vida económica que adquieren los pueblos europeos después de las invasiones, nace de nuevo, con raíces propias. Esto es, más o menos, desde la época Carolingia. Con gran claridad, con profunda lógica en la exposición, con una extraordinaria documentación y desde puntos de vista completamente nuevos, aborda el maestro un asunto tan vasto que sólo un pensamiento de prodigiosa envergadura le ha permitido dominar. 'EL CAPITALISMO MODERNO' no representa, pues, un nuevo tratado más o menos importante sobre ciencia económica. Antiguo profesor en la Universidad de Breslau, actual profesor en Berlín, Werner Sombart, es hoy día el representante más autorizado de la ciencia económica alemana. Rompiendo con las tradiciones de la escuela clásica, apartándose en muchos puntos de la escuela histórica-representada por Schmoller y sus discípulos-y con mucho mayor razón de la escuela puramente matemática, profesa un amplio relativismo económico. Sus doctrinas están empapadas en un criticismo relativista. Por eso no existe para él una teoría universal, susceptible de explicar la vida económica en general. A cada época, a cada período económico, corresponde una teoría diferente. La explicación de los fenómenos económicos entre los siglos XVI y XVIII es TELEOLÓGICA.-'Nada más natural, dice Sombart, dada la reglamentación, dada la organización consciente a la cual estuvieron sometidas la actividad y las relaciones económicas en el estado policial, protector y paternal de los siglos XVI y XVIII'. En el siglo XIX en cambio, la concepción teleológica en los fenómenos económicos ha sido reemplazada por una concepción CAUSAL. Pero se erraría concluyendo de esta substitución la superioridad de esta sobre aquella: así como la concepción teleológica conviene a un régimen fundado en la subordinación de la vida económica a una estricta reglamentación administrativa; la concepción causal es la única que conviene a una organización económica fundada sobre la libertad y el individualismo, sometida a la LEY DEL MERCADO en el cual la acción se ejerce con el rigor de las leyes naturales. En todo caso, existe una diferencia esencial entre los hechos económicos y los fenómenos naturales. Mientras éstos presentan relaciones constantes a inmutables, la ciencia social y económica debe tener presente el hecho elemental de que los fenómenos investigados por ella sufren cambios incesantes, que no afectan, ni en el mismo grado ni en el mismo tiempo, a todos los fenómenos a la vez, lo que hace necesario un reajuste continuo de sus relaciones recíprocas. Si la ciencia social y económica desea-a pesar de todo ésto-conservar su carácter de ciencia, debe formular leyes específicamente sociales, que, teniendo un valor limitado, se presenten al espíritu con un máximum de generalidad y de universalidad.-Y ésto es sólo realizable a condición de relacionar todos los fenómenos sociales y económicos con los móviles humanos, considerando a éstos como su causa primera.-Pero-se objetará-los móviles que pueden sustentar los hombres son múltiples y complejos hasta el infinito.-Sobre qué criterio nos basaremos para clasificar esos móviles en el orden de su importancia desde el punto de vista económico, en el orden de su universalidad o por lo menos de su generalidad- Cuestión ociosa, responde Sombart, y aquellos que la plantean siguen todavía dominados por el espectro de lo absoluto. Por lo tanto no se trata de formular una teoría universal aplicable a todas las fases de la evolución económica, a todas las manifestaciones de la vida económica.-Lo que importa no es investigar el o los móviles que presiden la actividad económica EN GENERAL, sino solamente aquel o aquellos que ejercen una influencia preponderante en una época y en un medio social dados. En síntesis, Sombart establece como fundamento del estudio de la vida económica y social eso que él denomina la psicología HISTÓRICA, campo aun inexplorado de la psicología social y colectiva. 'Aquellos que ven-dice él-en el espíritu capitalista la fuerza motriz de la vida económica moderna, y pretenden seguirlo en todas sus manifestaciones, deben, ante todo, tener presente el hecho de que el capitalismo ha comenzado a desenvolverse en ese medio particular que es la Edad Media europea, es decir, en el seno de una naturaleza determinada, en medio de razas determinadas, cn un momento en que los conocimientos técnicos y la civilización espiritual estaban a un nivel determinado, en el cuadro de una organización jurídica y moral determinadas, en una cola palabra, que el mismo espíritu capitalista habría podido producir efectos totalmente diferentes si él se hubiese manifestado en condiciones diferentes.--Existe, pues, una teoría del capitalismo moderno y no una teoría del capitalismo en general'. Estos son, en general, los principales puntos de vista de la concepción económica de Sombart, concepción que ha desarrollado en una serie de obras tales como 'Der Moderne Kapitalismus' (1). 'Le Bourgeois' (2) 'Die Juden and das Wirt-Schaftsleben' (3) y 'Luxus and Kapitalismus' (4).

Capitulo Primero - El metodo sombartiano

La obra de Sombart 'EL CAPITALISMO MODERNO', es un trabajo, estrictamente cientifico, que no esta al servicio de una determinada ideologia social o politica. Es una manifestacion de esa tendencia-tan caracteristica en nuestros dias a la sintesis de las investigaciones dispersas. Sin duda, notamos en nuestra epoca un predominio de la filosofia. Hoy dia el estudioso pregunta, ante todo, por el sentido de los fenomenos y por el de su conocimiento. En nuestros dias las ciencias, en general y las ciencias sociales en particular, se teorizan mas que antes. Se da mas importancia a la compenetracion, a la dominacion sistematica de la materia, y, sobre todo, a la sintesis de los conocimientos aislados. El hombre de ciencia siente el peso enorme del material investigado, que constantemente aumenta como una carga insoportable y busca la manera de librarse de el lo mejor que puede. Esto, en las ciencias, no es posible sino vivificando el material acumulado, haciendose amo y se?or de el, intentando dominarlo mediante categorias ordenadoras y sistematizadoras. 'EL CAPITALISMO MODERNO' representa un ensayo de semejante liberacion espiritual y precisamente por eso se cultivan en el, con especial esmero, la formacion de conceptos y sistemas, para-con ayuda de ellos-animar y moldear el material acumulado por el esfuerzo investigador incansable de varias generaciones. Metodologicamente, la obra esta de acuerdo con estas ideas. De ahi la cuidadosa separacion entre la parte teorica y la empirica. Un complejo economico se estudia primeramente en forma racional, esto es puramente conceptual, con el fin de encontrar la idea, 'EL TIPO IDEAL', que le sirve de fundamento. Con este metodo de observacion teorico, se relaciona en seguida el metodo empirico-historico, el cual muestra como y en que medida los fenomenos de la realidad corresponden al 'TIPO IDEAL' y como llega a realizarse esta concordancia. De esta manera, teoria economica e historia economica se encuentran estrechamente relacionadas. Es el metodo que Sombart aprendio- a Max Weber y que puede tambien emplearse con provecho en otras disciplines en que sea necesario relacionar conceptos teoricos con datos empiricos. Con este metodo de investigacion Sombart ha zanjado definitivamente la discusion metodologica entre la escuela 'economico-historica' y la 'teorica'. Para el autor de 'EL CAPITALISMO MODERNO' ha perdido todo sentido y toda importancia la oposicion entre la escuela abstracto-teorica y empirico-historica. Cualquiera investigacion sociologico-cientifica que pretender seguir nuevos rumbos, debe utilizar ambos metodos, porque tanto el investigador que teoricamente realiza abstracciones, como el que solo acumula hechos, son investigadores parciales. Hoy dia se nos presenta como algo evidente, que solo la union de ambas actividades puede producir una investigacion cientifica eficaz. Casi resulta una trivialidad afirmar que 'teoria' y 'empirismo', estan en la misma relacion, que la forma y el contenido de un objeto. La simple acumulacion de hechos por muy completa que sea, no constituye todavia historia, es preciso iluminarla, con la luz de una 'teoria'. Porque-como muy bien expresa Sombart los historiadores, o se conforman con ser 'mozos de cordel', es decir, recoger y poner a disposicion de los economistas el material de fuentes, para que estos 'construyan', o bien ellos mismos 'construyen'. Para este caso el historiador necesita un plan de construccion y este plan es precisamente lo que Sombart llama 'teoria'. Esta teoria esta constituida: 1) Por un sistema de conceptos claros y precisos; y 2) Por un esquema de acuerdo con el cual los hechos particulares se agrupan en un todo. En el metodo sombartiano este esquema lo proporciona la idea de un determinado sistema economico. El concepto de sistema economico es fundamental para la historia economica. Con el se designa una forma economica, es decir, una ordenacion determinada de la vida economica, dentro de la cual dominan una tecnica y una mentalidad economica determinadas. Con el concepto de sistema economico se logra sintetizar en una unidad la peculiaridad o las peculiaridades historicamente condicionadas de la vida economica. Todos los demas conceptos economicos deben ser referidos o deben constituirse sobre este concepto basico. Con esto queda tambien explicada la actitud de Sombart y de su obra, frente a la investigacion historica. Muchos historiadores rechazan lo constructivo, lo generalizador del metodo sombartiano. Existen evidentemente dos posibilidades de interrogar el mundo historico: ya sea preguntado por lo singular, es decir, lo que ocurre una sola vez; o lo general, es decir, lo que se repite. Podemos considerar aquella pregunta por lo singular como la especificamente historica y esta que se refiere a lo general como la especificamente sociologica. Ahora bien, ellas coexisten, y toda investigacion historica utiliza ambas planteaciones del problema. Segun el objeto el de la investigacion predominara una a otra. Los limites extremos estarian representados por la biografia y por el estudio de condiciones historicas. Tambien en la historia economica existen estas dos maneras de plantear los problemas: o investigando lo general, o lo singular, que ocurre en ella. Es preciso insistir en que una historia economica requiere de una investigacion previa de las peculiaridades historico-sociales, no solo como un complemento, sino tambien, y precisamente, como su fundamento obligado. Solo cuando se han determinado cuales son los fenomenos generales, es decir, aquellos que son comunes y que, por lo tanto, se repiten, podemos examinar con seguridad, donde se encuentra lo peculiar y caracteristico en el complejo economico o historico que estemos estudiando. Por eso en ' EL CAPITALISMO MODERNO ' se empieza determinando cuales son los fenomenos generales y comunes, para examinar en seguida donde se encuentre lo caracteristico y peculiar de dicho fenomeno. Como el matematico que, en una ecuacion, saca factor comun, asi ha procedido Sombart, extrayendo de todas las economias europeas-que individualmente consideradas son el producto de un espiritu europeo y de otro nacional-el factor comun europeo,, investigandolo en su estructura peculiar. Ahora bien, desde este punto de vista, lo que nos ofrece la obra de Sombart no es verdadera historia economica, sino mas bien el marco sociologico para ella. El autor solamente desea comprender y hacer comprender los fundamentos generales del desenvolvimiento economico europeo. Todo esto naturalmente con una riqueza en detalles que sirven para confirmar y aclarar las lineas fundamentales que dominan la vida economica de todos los pueblos de la cultura occidental. No se trata, pues, en particular de la vida economica de los pueblos europeos ni tampoco de sus luchas y relaciones mutuas. Por lo demas, el autor esta muy lejos de desvalorizar la historia economica particular de los diversos paises y pueblos. Muy por el contrario, el desea provocar semejantes investigaciones particulares. El desea proporcionar al verdadero historiador de la economia el marco dentro del cual pueda este trazar el cuadro particular por el observado y concebido. El desea brindar puntos de vista desde los cuales deben ser observados y trazados semejantes cuadros particulares, si se desea que destaquen claramente del fondo del desenvolvimiento economico general. En realidad, esta es una actitud sociologica y no historica. La sociologia busca lo general; la historia lo particular. Pero, a su vez, la obra no es puramente sociologica. Dentro de su generalidad ostenta un rasgo fuertemente historico. El circulo de la observacion general no se extiende sino hasta donde hace posible comprender el todo como un individuo historico. Este individuo historico-el capitalismo moderno-en su desenvolvimiento, desde la economia feudo-artesanal, de la Edad Media, es evidentemente algo particular, en comparacion con otras formas economicas de los pueblos de ciclos culturales extraeuropeos. Sombart coloca, por lo tanto, un limite al problema relativo a lo general dentro de los fenomenos economicos. Este limite lo constituye el ciclo cultural formado por los pueblos occidentales, que, desde las invasiones, son los portadores de la historia europea. Ahora bien, desde el punto de vista de este ciclo cultural, el problema que se estudia es especificamente historico, es decir, singular. Existe solo una historia del capitalismo, la del capitalismo moderno, de la, cultura occidental; no una historia del capitalismo en si. Porque cualquier fenomeno o manifestacion economica, solo puede representarse en medio de un mundo historico ya formado, o sea, como un producto historico. Por lo tanto, todos los conceptos de la economia son 'categorias historicas'. Las 'categorias economicas-(por ejemplo: capital igual medios de produccion)-que se han opuesto a las historicas, no son conceptos social-cientificos, sino tecnologicos. Ellos son admisibles solo como conceptos auxiliares. Sombart desde un comienzo se limita solo a aquello que ha ocurrido en el ciclo cultural del Occidente, tomando la vida economica dentro de este ciclo como algo unitario, como un conjunto armonico que representa una totalidad individual, y de ahi que tenga, por lo tanto, una historia. El no desea estudiar el 'capitalismo' como una forma economica general; sino que desea examinar el 'capitalismo moderno', tal como se ha desenvuelto, en y con el mundo historico moderno del Occidente. Y es precisamente esta limitacion a un fenomeno de conjunto individual, lo que le da a la obra de Sombart un fuerte rasgo historico, a pesar de que en general el objeto de la obra es una abstraccion sociologica. Podemos comparar lo que ha hecho Sombart en la historia economica, con la obra de Jellineck en el terreno del derecho publico. Tambien aqui se logro extraer un conjunto historico sistematico limitandose el autor al 'estado moderno', tal como este se ha ido desenvolviendo en el Occidente desde las postrimerias de la Edad Media. La obra de Jellineck es la pieza lateral del 'CAPITALISMO MODERNO ' . Naturalmente, este metodo, tanto en uno como en otro caso, prescindiendo de la inevitable deficiencia en la intuicion concreta-lo que Sombart, por lo demas, trata siempre de subsanar,-trae consigo el peligro de que la abstraccion unilateral hecha bajo un punto de vista especialista, ya sea economico-social o politico-juridico, puede conducir a construir un conjunto dominado solo por este punto de vista y que nos proporciona un desenvolvimiento, ya sea economico o juridico, en el cual los demas factores no tienen su lugar asignado. A este peligro parece que tampoco Sombart ha podido escapar. En su empe?o de mostrar conexiones puramente economicas, no nos ha mostrado los factores politicos en toda su importancia, a pesar de que continuamente se insiste en que el 'Estado' es uno de los fundamentos del capitalismo y a pesar de que algunas de sus instituciones, por ejemplo el ejercito, es tal vez sobre estimada. Y es que Sombart siempre trata solo el Estado en si, en su aislamiento artificial, tal como lo presenta la doctrina politica desde Aristoteles. Sombart olvida estudiar el rodaje dinamico de la gran politica, en el cual, en realidad, adquieren los estados su forma y su estructura peculiares y que tiene tambien una importancia fundamental para la economia. No es un simple lugar comun la afirmacion de que la historia comercial es en gran parte la historia de las luchas, politicas, tal como lo reconoce con poco agrado el propio Sombart al referirse a la 'Historia del Comercio del Levante' de Heyd. La Historia economica debe contar en todas partes con factores politicos, y estos, por su importancia decisiva, logran colocarse en primera linea desplazando a los factores puramente economicos. Al no considerar Sombart todo este rodaje politico, todos los problemas referentes a la balanza comercial, a la politica aduanera, a las rivalidades y guerras comerciales, corre peligro de olvidar, o por lo menos, descuida una circunstancia esencial sin la cual el capitalismo moderno no puede comprenderse en toda su importancia. Es evidente que desde un comienzo y hasta nuestros dias la vida economica se encuentra en la mas estrecha relacion con el poder politico de los estados, ya sea que ella sea utilizada y fomentada por los poderes publicos como instrumento de politica de predominio; ya sea que aspire el mismo Estado a utilizar en interes comercial esta politica de predominio. Esta no es una cuestion secundaria, sino que pertenece a la esencia intima del capitalismo moderno. El no es otra cosa que el lado economico de la vida politica moderna. Su teoria es la razon economica junto a la razon de Estado. Sus epocas son al mismo tiempo epocas de la Historia politica. El capitalismo esta ligado por vida y muerte con el moderno sistema estadual y su politica.

Capitulo Segundo - Espiritu y economia

Es un pensamiento fundamental de la obra de Sombart el de que en cada epoca y en cada sistema ha dominado una mentalidad economica determinada, y que es el espiritu el, que adopta formas adecuadas, creando asi la respectiva organizacion economica. Por eso, el autor se ha esforzado en estudiar el espiritu que ha dominado cada una de las epocas historicas y que ha estructurado, dentro de esa epoca, la vida economica. La intervencion de factores espirituales o psiquicos en la vida economica es tan evidente, que, desconocerla, equivale a negar el fundamento psiquico de las aspiraciones humanas en general. La actividad economica, como toda actividad humana, no se manifiesta sino en tanto que el espiritu humano se pone en contacto con el mundo exterior obrando sobre el. Como dice Sombart en su obra, toda produccion, todo medio de transporte implica una modificacion de la naturaleza, y detras de todo trabajo, desde el mas significativo, al mas insignificante, encontramos e' alma humana. Recurriendo a una imagen, podemos representar la vida economica como compuesta de un cuerpo y de un alma. Las formas bajo los cuales se desenvuelve la vida economica-formas de produccion, de distribucion, de organizacion de toda especie, con ayuda de las cuales el hombre satisface sus necesidades economicas, constituirian el cuerpo, del cual formarian parte igualmente las condiciones del medio externo. A este cuerpo se opone, precisamente, el espiritu economico, el cual comprende el conjunto de facultades y actividades psiquicas que intervienen en la vida economica: manifestaciones de la inteligencia, rasgos del caracter, fines y tendencias, juicios de valor, principios determinantes y reguladores de la conducta del hombre economico. (5) A nuestro juicio, no tienen razon los que, criticando a Sombart, han negado en forma absoluta la intervencion del espiritu en la vida economica, porque es evidente que el espiritu que animaba al artesano medieval difiere totalmente del que anima a un empresario Americano moderno, y en nuestros dias existen, sin duda, diferencias profundas desde el punto de vista de su actitud frente a la vida economica, entre un peque?o tendero, un gran industrial y un gran financista. Sin embargo, la forma como el autor del 'CAPITALISMO MODERNO' concibe la intervencion del espiritu en la Economia nos merece algunas observaciones. Para Sombart el capitalismo ha surgido de los 'fondos mas intimos del alma europea'. Es un producto del 'espiritu capitalista', que se formo en las postrimerias de la Edad Media, de la union del 'IMPULSO FAUSTICO HACIA EL INFINITO' con la 'MENTALIDAD BURGUESA' nacida y formada en la ciudad medieval.

1).- El impulso faustico hacia el infinito

El periodo cronologico de la historia europea que solemos denominar Edad Moderna se caracteriza economicamente por el surgimiento de una organizacion nueva: el capitalismo. Esta forma, cuyos comienzos, por lo menos para Italia, alcanzan todavia dos siglos de la Edad Media, estaria animada por un fuerte impulso hacia el infinito, que Sombart denomina 'espiritu faustico'. Este espiritu es el mismo de donde han surgido el Estado Moderno, la nueva religion; la, nueva ciencia y la tecnica modernas. Es un espiritu de orden terrenal y mundano, dotado de una extraordinaria energia para la destruccion de todas las estructuras naturales, de los antiguos ligamenes, de los viejos obstaculos; pero energico tambien para reconstituir nuevas formal de vida, estructuras teleologicas llenas de arte .y de perspicacia. Es aquel espiritu que en los albores de la Edad Media arranco a los hombres del servo de las relaciones pacificas, del amor y de la afinidad colectivas, y los lanzo por rutas las inquietas de la codicia y de la, auto-determinacion. Es un espiritu que al principio solo arraiga en ciertos hombres vigorosos, a los cuales arranca de la masa pacifica y comoda de sus semejantes, luego va ganando nuevos circulo a los cuales presta dinamismo y animacion. Con razon este hecho que aqui se manifiesta se ha denominado ASPIRACION AL INFINITO, pues, en efecto, es lo ilimitado lo que atrae, ya que todas las medidas naturales de lo organico se consideran insuficientes para estos seres que avanzan sin cesar.

Tampoco podria decirse que es inexacto denominarlo VOLUNTAD DE DOMINIO. Desde un fondo muy intimo, al que nuestro conocimiento no puede penetrar, cada ser fuerte se siente encendido por una aspiracion indescriptible a imponer su voluntad, a defender su criterio, incansable contra todos los poderes. A someter al projimo a su voluntad, a sus designios. Tambien podemos denominarlo ESPIRITU EMPRENDEDOR, y con ello expresamos algo importante desde el momento que la voluntad de dominio suscita la colaboracion de los demas para la realizacion de la obra comun. En todos los sectores de la vida humana este espiritu 'emprendedor', pugna por lograr la hegemonia a. Sobre todo en el Estado, pues alli su fin es este: conquistar, dominar, Pero del mismo modo se manifiesta tambien en la religion, donde aspira a liberar, a romper las cadenas; en la ciencia, donde aspira a descifrar los enigmas; en la tecnica, a inventar y en la superficie de la tierra, a descubrir. Este espiritu de conquista penetra tambien en la vida economica y con ello aparece el capitalismo; sistema economico que de un modo maravilloso abre un campo fecundisimo de actividad para las aspiraciones de infinito, para la voluntad de dominio, para el espiritu de empresa. Es este espiritu el que derriba las barreras de la economia meramente limitada a la satisfaccion de las necesidades; economia basada en la sobriedad, mantenida siempre en equilibrio, estatica, feudal y artesana, y empuja a los hombres hacia la, voragine de la economia lucrativa. En el sector de las aspiraciones materiales, conquistar equivale a adquirir, a lucrarse, a hacer cada vez mayor una suma de dinero. Nunca halla campo mas adecuado para su actuacion la tendencia al infinito y el afan de dominio, como en la persecucion del dinero, este simbolo del valor completamente abstracto, substraido a toda limitacion organico-natural y cuya posesion aparece cada vez mis como un simbolo de poder. El afan de poder y el afan de lucro se compenetran mutuamente: el empresario capitalista aspira al poder para lucrarse y persigue el lucro para tener poder. Solo quien domina puede lucrarse. Y quien se lucra aumenta su dominio y su poder.

2) .-El espiritu burgues

Pero el capitalismo no ha nacido solamente de estas tendencias de infinitud, de esta voluntad de dominio, de este espiritu de empresa. Con este espiritu se ha aparejado otro, que ha procurado a la vida economica de la Edad Moderna una ordenacion segura, una exactitud de calculo, una determinacion fria de los fines: es el espiritu burgues, que fuera del ambito de la economia capitalista pudo ser y fue eficiente, por espacio de varios siglos, en las capas inferiores de los sujetos economicos de la ciudad, entre los mercaderes profesionales y entre los artesanos. Si el espiritu de empresa desea conquistar y adquirir, el espiritu burgues aspira a ordenar, a conservar. Expresase en una serie de virtudes, todas las cuales coinciden en considerar como moralmente buena aquella conducta que asegura un regimen domestico capitalista, bien ordenado. De aqui que las virtudes que suelen adornar a los burgueses sean: LA LABORIOSIDAD, LA PONDERACION, EL AHORRO, LA ECONOMIA, EL RESPETO A LA PALABRA DADA. Estas virtudes burguesas forman una oposicion clara frente al 'espiritu se?orial' que en la Edad Media domino las capas superiores de la sociedad. El impulso faustico hacia el infinito y las virtudes burguesas estan dirigidas hacia una organizacion racional de la vida economica con un mayor desenvolvimiento de las capacidades espirituales y una mayor tension de la voluntad, mientras que en la economia medioeval ambas cualidades retrocedian tras una vida instintiva y comoda que se mantuvo integramente sobre vias de un tradicionalismo puramente empirico. 3).-Max Weber y el 'espiritu capitalista'

Es Max Weber el primero que estudia el origen y la importancia de estas virtudes burguesas para el nacimiento del capitalismo, a igual que Sombart, las opone al espiritu se?orial de la Edad Media. Sin embargo, existe una diferencia clara entre las concepciones de Max Weber y las de Sombart, diferencia que podriamos reducir a la siguiente formula: en Sombart el espiritu del capitalismo esta te?ido mas bien de Renacimiento, en Weber, mas bien de Reforma. Los rasgos 'romanticos' incluso el entusiasmo y alegria por las invenciones y descubrimientos, sobre los cuales insiste expresamente Sombart, los descuida Max Weber y no tienen para el una importancia fundamental. Weber hace surgir el capitalismo exclusivamente del espiritu burgues a insiste en las influencias que sobre el han ejercido una vida metodica y religiosa, tal como se manifiesta, por ejemplo, en el 'ascetismo' de las sectas protestantes, principalmente de los puritanos. Esta influencia, de acuerdo con Weber, se ha ejercido sobre la mentalidad economica y profesional de los circulos de empresarios, en particular, de Inglaterra y de Escocia. (6) A semejantes influencias religiosas no da Sombart una importancia tan decisiva. El no contradice la tesis de Max Weber, al contrario, le reconoce validez, pero solo para herejes y extranjeros expulsados o que emigran por razones religiosas. Solo a estos limita su importancia para la formacion del espiritu capitalista. Frente a esto, el antepone el 'espiritu faustico', y-como lo hemos visto--subraya el caracter puramente terrenal de esta aspiracion hacia el infinito. Mas importancia que los puritanos tienen para el los 'merchands adventurers', y los rivales de los conquistadores espa?oles, especialmente los ingleses, tales como Dracke, Raleighs, Hawkins, etc. Digamos todavia algunas palabras acerca del origen del 'espiritu capitalista'. Al hablar del 'espiritu capitalista'como tambien del 'espiritu faustico', debemos recordar a Spengle y advertir que en esto la prioridad de la, idea pertenece a Sombart. Suena a metafisica el hecho de que Sombart haga surgir este espiritu en las postrimerias de la Edad Media 'del fondo intimo del alma europea', como algo que no tiene otra derivacion. 'El alma europea' es, sin duda, un pensamiento metafisico y no nos parece muy satisfactorio para las pretensiones de un metodo cientifico de investigacion. Tratandose de fenomenos puramente espirituales como los de la religion, del arte y de las ciencias, se puede prescindir de una derivacion causal, pero, tratandose del espiritu que se manifiesta en la economia no nos parece que ello sea igualmente permitido. No se trata aqui de aquellas funciones que Hegel comprendia bajo la designacion de 'espiritu absoluto'. En la economia encontramos al 'espiritu' igual que un cochero en el pescante dirigiendo los caballos de las energias del trabajo. En el interior del coche esta, sin duda, sentada la preocupacion material por la vida-en el caso del capitalismo es el afan de lucro del empresario-y este determina adonde debe dirigirse el coche. Pero el. camino que nos conduce a la meta deseada esta pre-establecido y determinado, por un lado, por la tecnica y por las posibilidades que ella ofrece para la organizacion del trabajo y, por otro lado, por las costumbres, leyes a instituciones que condicionan la estructura economico-social de esta organizacion. El 'espiritu' en todo este conjunto desempe?a, a nuestro juicio, un papel secundario, como servidor de los intereses materiales. El no tiene la importancia, ni la dignidad que puede pretender alli donde se trata de valores puramente espirituales y absolutos. 'La mentalidad economica' que en el caso del capitalismo esta dirigida a la mayor ganancia posible para el empresario, debe distinguirse del 'espiritu' que crea y utiliza los medios adecuados para la realizacion de esta aspiracion. Pero tampoco esta 'mentalidad economica' pertenece a los fenomenos espirituales. Lo que Sombart denomina 'espiritu del capitalismo' es un conjunto, una sintesis y en el fondo solo una abreviacion retorica para un conjunto psiquico-social complicado, que no se puede substancializar o personificar sin caer en un simbolo poetico o en un mito platonico. Este espiritu capitalista solo ha podido formarse en el mundo cultural del Occidente porque solo aqui se ha desenvuelto un grado suficiente de actividad, iniciativa y responsabilidad personal inherentes a una empresa capitalista. En las culturas orientales, como las de China a India, falta este factor de la personalidad economica dirigente, y ello, en gran parte, porque la organizacion social ha estado dominada en estos paises, y hasta nuestros dias, por las asociaciones de parentesco, las que en Occidente fueron destruidas relativamente temprano. Tambien el regimen hindu de castas es en el fondo solo una variante, una transformacion de la vieja organizacion en grupos basada en el vinculo de la sangre. Ademas, el mayor vigor de la aspiracion al lucro frente a la mentalidad economica medioeval esta en el Occidente en relacion con el transito de la 'comunidad' a la 'sociedad' y en relacion principalmente con la destruccion de ciertos ligamenes eclesiasticos y economico-urbanos. El problema, a nuestro juicio, consiste principalmente en averiguar como este desenvolvimiento mas libre de las personalidades economicas condujo precisamente a esta organizacion peculiar del trabajo que conocemos con el nombre de capitalismo moderno. Sombart ha procurado construir este conjunto social-psiquico al hacer surgir el espiritu capitalista de una relacion o conexion entre el espiritu 'burgues' y el espiritu 'faustico'. Su peculiaridad caracteristica seria la aspiracion hacia el infinito', la que al mismo tiempo, nos muestra su parentesco con el espiritu del 'estado moderno'. Pero ni en uno ni en otro caso podemos considerar 'el impulso hacia el infinito' como la peculiaridad caracteristica mas importante y decisiva. El espiritu de empresa y la aspiracion al lucro no aclaran ni explican suficientemente el proceso psiquico-social por medio del cual se formo el 'espiritu capitalista'. Se trata aqui mas bien de determinar las condiciones y posibilidades objetivas de las cuales depende este espiritu en su accion. Para esto son importantes dos aspectos, dos puntos. En primer lugar, las circunstancias de que estas energias no deben ni pueden obrar sin limitaciones, Como, por ejemplo, en la antigua economia de esclavos. Su existencia depende mas bien de una ordenacion juridica que en principio solo permite un trabajo libre y, en consecuencia, se ve constre?ida hacia una actividad racional a intensiva dentro del marco de una organizacion metodica del trabajo. Pero tambien se requiere de la formacion y existencia de instituciones sociales que hagan posible para los pioneers de semejante actividad un resultado comercial favorable. A estas circunstancias pertenece sobre todo el establecimiento de un gran mercado. El mercado surge con el mismo sistema economico, pero la posibilidad objetiva para su formacion es una premisa indispensable para la actividad del empresario, y esta posibilidad depende de otros factores que no son enteramente economicos, sobre todo de una medida de suficiente seguridad y proteccion juridica y de un desenvolvimiento correlativo del sistema del trafico; ambos solo posibles con la intervencion del Estado. El mercado que con sus cambiantes posibilidades de venta y ganancias sirve como medio de orientacion al empresario capitalista tiene desde un comienzo una fuerte participacion en la conformacion peculiar del espiritu, del cual debe encontrarse animado el empresario, si desea tener exito en sus actividades economicas. La mentalidad economica, por esta razon, depende fundamentalmente de la existencia economica y de las funciones del mercado. Podriamos decir que la mentalidad economica de la economia autonoma esta condicionada por la falta de un mercado regular, por lo tanto de una organizacion del trafico. La mentalidad del artesanado esta determinada o condicionada por la naturaleza del mercado local y urbano con una clientela de necesidades poco variables, facilmente abarcables y de un caracter tradicionalista. La mentalidad del empresario capitalista esta condicionada por la formacion y desenvolvimiento de un mercado local campesino o nacional en su epoca primitiva; por la interconexion de las economias nacionales hacia un mercado mundial en el alto capitalismo. Al primer periodo corresponde el motivo de la satisfaccion natural de las necesidades del sujeto economico: 'La alimentacion aldeana; al segundo, la subsistencia conforme a la posicion social del artesanado: ('La alimentacion burguesa'); y al tercero, la aspiracion de lucro o ganancia del empresario capitalista en la forma restringida como lo permitio el mercantilismo; al cuarto, la aspiracion de lucro ilimitada del empresario del alto capitalismo, aspiracion que, con el desenvolvimiento progresivo del mercado mundial, esta tambien sujeta a numerosas limitaciones que derivan de la economia capitalista. Otra premisa importante para la formacion de la organizacion capitalista del trabajo y del espiritu capitalista que se forma con ella, es la existencia o la formacion de una clase numerosa de trabajadores, que por razones de subsistencia estan obligados a ofrecer sus fuerzas trabajadoras al empresario, a cambio de un salario, que sera tanto mas bajo, cuanto mas numerosa sea esta clase y cuanto mas insistente sea la oferta. Tambien esta premisa o posibilidad de exito del empresario depende en gran parte de factores politicos. A este respecto es preciso insistir en que en todas partes siempre han influido en forma decisiva la legislacion y la, politica. El proceso social que Sombart substancializa bajo el nombre de espiritu capitalista depende en gran parte de las circunstancias externas que hemos anotado. Ellas no tienen el caracter de exigencias secundarias a ocasionales del capitalismo, sino que son condiciones fundamentales para su desenvolvimiento y para sus posibilidades de exito.

Capitulo Tercero - La economia precapitalista (1)

La obra de Sombart no solo estudia el capitalismo moderno, sino tambien la epoca economica que en la cultura occidental precede al capitalismo, aquella que descansa sobre formas economicas precapitalistas: las economias autonomas, aldeana y se?orial y la economia artesanal. Estas, sin embargo, las estudia solo en forma estatica-como quien dice en corte transversal-no en forma genetica, como el sistema economico capitalista. La consideracion de esta epoca precapitalista se impone por la contratacion necesaria de los sistemas y epocas. En esto, como en general, en la periodizacion de la vida economica, Sombart parte de la mentalidad economica peculiar que dominan y caracterizan a los sistemas y a las epocas. En la economia medioeval o precapitalista es el principio de la 'satisfaccion de las necesidades', en conexion con el de la 'alimentacion' y de la 'subsistencia conforme a la posicion social', el que domina a los sujetos economicos. En cambio, en el capitalismo domina el principio de la aspiracion ilimitada al lucro. Esta diferencia entre la forma economica precapitalista y capitalista como economia consuntiva y economia lucrativa lleva, sin duda, la diversa tonalidad animica de los sujetos economicos a una expresion llena de sentido; pero que, sin embargo, esta sujeta a reparos y reflexiones. Satisfaccion de las necesidades como exclusiva finalidad subjetiva de la produccion solo la encontramos en la economia autonoma del aldeano y del se?or feudal. En el artesanado, como en toda economia de trueque, es preciso distinguir entre el fin subjetivo (economico-privado), y el objetivo (economico-social). El ultimo se dirige a la satisfaccion de las necesidades-no del mismo productor-sino de sus clientes. El primero se dirige a la subsistencia del mismo productor, o sea, a la 'alimentacion burguesa'. Pero tambien en la economia capitalista no falta en absoluto la finalidad objetiva (economico-social), de la satisfaccion de las necesidades. Ella no puede ni debe faltar, porque es el supuesto necesario de la aspiracion o finalidad subjetiva (economico-privada), a la ganancia o al lucro. Solo cuando se realiza un trabajo socialmente necesario o utiles decir, cuando, se cubre una necesidad-puede el productor tener la seguridad de venta, esto es, del lucro. Veamos a grandes rasgos las caracteristicas de los sistemas economicos precapitalistas. a) La economia autonoma: Bajo esta forma se nos presenta la economia en los comienzos de la Edad Media; mas o menos entre los siglos V y VIII: desde las invasiones hasta la epoca carolingia. El caracter de esta forma de organizacion economica, estriba en que, la medida de la produccion, en cuanto a cantidad y calidad, esta exclusivamente determinada por las necesidades de los sujetos economicos y de las personas que de ellos dependen. El producto realiza su evolucion plena en el ambito de una Economia y por tal razon no existe intercambio de bienes. De ahi la denominacion: economia autonoma. Como lo expresa muy bien Sombart para comprender la unidad organica y las peculiaridades de un sistema economico (y de cualquier producto social), es preciso buscar y encontrar la idea directiva que lo ha conducido a su formacion y que conserva en su existencia ulterior. La idea fundamental o directiva que informa la existencia de cualquier producto social no es otra cosa que el conjunto de intereses que impulsan al hombre a la accion y que se sintetizan y se reflejan, como una unidad en el pensamiento y en la conciencia del circulo de personas que deciden el hecho social. Pues bien, la forma y extension de cada una de las economias autonomas individuales esta determinada por la forma y extension de las necesidades oficialmente admitidas y consagradas. La economia no tiene sino un fin: la satisfaccion de esas necesidades. Ella esta subordinada al principio de la subsistencia. Del circulo de la comunidad aldeana, la idea de la subsistencia se extendio a la economia se?orial. En este grupo de economias autonomas distingue Sombart dos formas diversas que designa con el nombre de economia, autonoma primitiva o campestre y economia autonoma ampliada, o se?orial.

1) LA ECONOMIA AUTONOMA PRIMITIVA O CAMPESTRE, es aquella en que la unidad economica esta formada por personas de igual condicion social, unidas por parentesco de afinidad o de consanguinidad. Se caracteriza porque la estructura de las necesidades es igualmente natural, sin otra diferenciacion esencial que la que traen consigo las distinciones naturales de la edad y del sexo; 2) LA ECONOMIA AUTONOMA AMPLIADA O SE?ORIAL. En general, podemos afirmar que la Economia se?orial es una organizacion elaborada por una clase social de ricos, con el fin de cubrir sus necesidades por medio de trabajadores extra?os, en una economia autonoma. En ella se incluye cierto numero de personas no unidas por lazos de parentesco, es decir, personas extra?as que se incorporan al organismo economico, con el fin de servir, con su trabajo, al se?or, jefe de dicho organismo. A diferencia de la economia aldeana, aqui las necesidades estan ya culturalmente determinadas desde el momento en que para la organizacion total de la respectiva economia, son decisivas, en primer termino, las necesidades del se?or y de los suyos. El ejercicio de la actividad economica ya no se efectua por todos los elementos que integran la unidad economia, sino exclusivamente por las personas extra?as a beneficio de los se?ores. La economia se?orial tiene coma premisa una amplia diferenciacion en materia de poder y de riqueza,-en particular una intensa acumulacion de la propiedad territorial en manos del se?or, de una parte, y de otra, un grado de desarrollo correlativamente elevado de la productividad del trabajo. La acumulacion de la propiedad territorial es, premisa necesaria, porque solo ella puede formar la base natural de una economia que pueda ser susceptible de satisfacer, dentro de su ambito, -es decir, sin intercambio comercial-la necesidad de recursos alimenticios y materias primas de un considerable numero de personas. Las diferencias en materia de dominio son, a su vez, indispensables, porque la economia se?orial necesita como premisa la condicion de dependencia de numerosas personas con respecto a un sujeto economico. Finalmente, la economia se?orial necesita alcanzar un nivel relativamente elevado de productividad del trabajo, para que los se?ores, sin esfuerzo alguno por su parte, puedan vivir del rendimiento de las personas que a ellos estan subordinadas. b) El artesanado. El artesanado como sistema economico es aquella organizacion economica de cambio en la cual los sujetos economicos son trabajadores tecnicos, juridica y economicamente independientes, animados por la idea de la subsistencia y que actuan en forma tradicionalista al servicio de una organizacion de conjunto. Analizando este concepto, podemos deducir lo siguiente: En el sistema artesanal es artesano Todo SUJETO Economico, ya sea productor de bienes agricolas o industriales, ya sea comerciante: En sentido estricto, se llama artesano solo al productor industrial en una economia artesanal. Estos son, para el sistema economico artesanal, tan representativos, como los productores agricolas- para la economia autonoma, o los comerciantes para la economia capitalista. El modo mas seguro de expresar lo que por naturaleza puede considerarse como 'artesano', es recurrir a una definicion negativa y denominar artesano a aquel obrero industrial a. quien no falta ninguna de las condiciones necesarias para la produccion y venta de articulos, ya sean estas condiciones de caracter personal o real. Ahora bien, como para la produccion es siempre necesaria la concurrencia de elementos reales y aptitudes personales, de lo dicho se infiere que el artesano, ademas, de las cualidades personales, posee el poder de disposicion sobre todos los elementos necesarios a la produccion, es decir, sobre todos los medios de produccion: los bienes reales del artesano no han adquirido aun significacion de capital. El artesano es una especie de 'microcosmo' industrial. Para conocer la idea fundamental que informa el pensamiento y la voluntad del artesanado, es preciso recordar el principio directivo sobre el cual descansaban las comunidades aldeanas. El sistema artesanal no es otra cosa que la TRASPLANTACION DE LA ORGANIZACION DE LA COMUNIDAD Campesina a las condiciones industriales (o comerciales). Hasta en las mas peque?as particularidades podemos seguir la analogia que domina entre una vieja comunidad aldeana y un gremio de artesanos. Ambas desean ordenar la actividad economica individual en beneficio de la comunidad. Ambas parten de una magnitud dada de trabajo y de un volumen dado de necesidades. El trabajo industrial debe procurar al artesano, como al agricultor, la base material de su existencia. A ambas organizaciones domina la idea del sustento. El artesanado debe 'sustentar', a quienes a el se dedican. Tal es el tono fundamental que resuena en todas las demandas del artesanado desde que existe. Ademas, ambas organizaciones reparten el esfuerzo total entre los individuos; y dejan sobrante una parte que debe ser ejecutada por la comunidad como tal. A las praderas comunes en las aldeas, corresponde la utilizacion colectiva de los establecimientos construidos por la corporacion o gremio en la ciudad. Finalmente, ambas reglamentan hasta en Lo mas minimo la conducta economica de cada miembro de la comunidad. El artesano siempre tiene presente la idea de la alimentacion: solo trabaja para ganar su sustento. El artesano autentico tiene siempre el buen sentido de no trabajar mas de lo necesario para procurarse una vida feliz. Cada uno de los estatutos gremiales expresa este pensamiento fundamental de mil maneras. Sin embargo, de la diversidad de las personas y de las diversas fuentes de entradas que existen entre el campesino y el artesano surge tambien una concepcion diversa de la naturaleza de la 'alimentacion', de la subsistencia. El campesino desea estar como se?or sobre su terru?o y desde este obtener en el marco de la economia autonoma su sustento. El artesano depende de la venta de sus productos. El se encuentra siempre dentro del marco de una organizacion economico-comercial. El desea (y de acuerdo con su naturaleza el debe), ser un productor industrial libre a independiente. Lo que representa para el campesino la extension suficiente de su dominio, representa para el artesano la extension suficiente de sus ventas. Lo que para aquel representa el dominio agricola en general, es para este el atributo, la cualidad de productor libre a independiente. Pero el artesano quiere prosperar en su vida y llegar a ser un hombre libre, esto es, a poder subsistir como productor independiente. Es en realidad, esta independencia la que, en sentido estricto, separa al artesano de otros obreros igualmente industriales pero de diverso caracter economico. Solo al separarse el trabajador del terru?o surge esta fuerte aspiracion a la independencia, con la cual el artesano de la ciudad se coloca en una oposicion consciente frente a las existencias analogas del exterior. La antigua comunidad aldeana descansaba en la cooperacion de los campesinos de la aldea. El organo formado por los campesinos y cuyas funciones ejerce la comunidad se parece mucho a la comunidad de artesano: EL GREMIO O CORPORACION. Con mucha razon se ha considerado el gremio medioeval como una continuacion de las viejas comunidades campesinas basadas en el parentesco; la gilda o gremio reemplaza, en la ciudad, lo que la comunidad de sangre ofrecia por si sola en el campo: completar lo que no podia brindar la comunidad municipal en la ciudad a cada individuo en particular. El gremio ayuda a cada artesano en la consecucion de sus fines economicos en forma analoga, como la comunidad aldeana ayudaba al campesino. Desde luego, se preocupa de asegurar al oficio una extension suficiente de actividad y de ventas, (igual como la comunidad aldeana que determinaba la extension de la campi?a aldeana de acuerdo con los intereses de los comuneros). Esto lo conseguia monopolizando las ventas a favor del artesanado de la ciudad, ya sea en la misma ciudad o fuera de ella y ademas, procurando en aquellas regiones donde no puede imponer en forma absoluta el monopolio-impedir la penetracion de otros artesanos en la respectiva region de ventas. De ahi las numerosas y severas prescripciones del derecho de hospitalidad, de la reglamentacion de ferias, etc., por medio de las cuales a los productos que no son de la ciudad se le imponen condiciones de venta menos favorables. Tambien se monopoliza la obtencion de la materia prima. De ahi las numerosas prescripciones que procuraban impedir la exportacion de estas o tambien la de los articulos semi-fabricados. Al gremio se le encomiendan en general todas las actividades que superan, o van mas alla, de las fuerzas de cada individuo. Por ejemplo, el aprovisionamiento en grande o de materia prima proveniente de muy lejos, lo mismo, que la organizacion de las ventas en una extension mas considerable. Tambien se encargan los gremios-cuando no actua la ciudad misma por ellos--de la instalacion o construccion de establecimientos que demandes un gasto considerable y que, por eso mismo, no puedan construir los artesanos en particular. Estos establecimientos se utilizan en comun por todos los miembros del gremio (corresponden a las praderas o bosques comunes del distrito aldeano). Ejemplos conocidos de estos establecimientos comunes son: los destinados a lavar y cardar lava; molinos para la fabricacion de aceite, batanes, tintorerias, aserraderos, sitios para secar tejidos, bodegas para materiales, fabricas de ladrillos, etc. En suma en todas partes, en donde es preciso realizar un trabajo comun, o una ordenacion de los medios de produccion en grande, surge el gremio como comunidad de obra. La actividad economica propia de cada artesano consiste en esencia en la ejecucion y transformacion tecnica de la materia prima en objetos de use que realiza el PERSONALMENTE. Para alcanzar estos objetivos que sirven de base a sus aspiraciones, desarrolla el artesano todas sus aptitudes y predominantemente su capacidad tecnica. La meta de sus deseos debe ser alcanzada mediante el trabajo de sus propias manos. La habilidad que sus manos pueden desarrollar, el ambito que pueden abarcar sus brazos, constituye la esfera de su actividad, que aparece como un efluvio inmediato de su personalidad. En este sentido, el artesanado se ha definido muy certeramente como 'la expresion de una actividad personalisima que lleva el sello de una vocacion profesional y que, por decirlo asi, se extiende hasta donde pueda alcanzar y dominar la fuerza de las propias manos'. Y no puede ser de otra manera; la obra misma, esto es, el resultado del esfuerzo artesanal, es la expresion fiel de la personalidad de su creador. Mercaderia de artesano es siempre obra individual. Lleva un trozo de alma, porque es la creacion de un hombre vivo, aunque este sea todo lo limitado que se quiera. De las penas y alegrias de su creador sabe contarnos la obra artesanal; toda disputa sobre el hijo; toda discordia con la mujer, los cien mil sucesos de la vida domestica pasan dejando sus rastros en la obra del artesano. De ahi que esta sea distinta de maestro a maestro y de dia a dia. El fin. principal y mas importante de la ordenacion artesanal esta en asegurar al artesano siempre un ambito de explotacion determinado (esto significa, por lo tanto, un determinado circulo de -compradores). Ningun artesano debe enriquecerse a costa de otros. En lo posible todos deben tener una participacion igual en el total de las ventas (lo que en ultimo termino significa asegurarles 'la alimentacion'). De ahi que estas determinaciones se conozcan con el nombre de ordenacion gremial. Para la consecucion de estos fines sirven: 1 ? Prescripciones que estructuran en forma igual LAS CUOTAS O PARTICIPACION DE LOS ARTESANOS EN LA MATERIA PRIMA. Esto se obtiene prescribiendo :

a) que se compre solo en el dia de feria, en el lugar indicado y no en otra parte; b) estableciendo oficialmente los precios de las materias primas que deben ser respetados por todos; c) limitando la cantidad que puede comprar cada persona; y d) en general, prohibiendo toda clase de 'compra anticipada'; concediendo a cada artesano el derecho a participar en las compras de otros; 2.? Prescripciones que tienen por objeto poner limites a la EXTENSION DE LAS EXPLOTACIONES, o sea, a la cantidad de la produccion. A estas prescripciones pertenecen:

a) la determinacion del numero maximo de oficiales y aprendices que puede emplear un maestro. Cuando por la naturaleza de la industria o por otra causa cualquiera es impracticable semejante limitacion se aplican otros medios para evitar que el volumen de produccion individual aumente demasiado y evitar asi el desarrollo de las grandes explotaciones. O bien se determina directamente;

b) la cantidad de produccion permitida a cada artesano durante un periodo determinado. Esto ocurre cuando los productos son iguales, por ejemplo, en las industrias textiles, en la peleteria, en las curtiembres, etc.; 3 ? Prescripciones que persiguen una oferta en lo posible simultanea y uniforme. A estas normas pertenecen:

a) las variadas prescripciones sobre la forma, lugar y tiempo de las ventas;

b) las prohibiciones de quitarle al compa?ero de gremio un cliente; y

c) la prohibicion de continuar el trabajo iniciado por un miembro de la corporacion, etc. El artesano esta representado por los maestros (aquellos que ENTIENDEN el oficio: asi, como la comunidad aldeana estuvo representada por los que poseian tierras). El maestro debe preocuparse de transmitir de una generacion a otra la tradicion tecnica del oficio. El maestro en su explotacion, por regla general necesita de la ayuda de otras personas. Asi resulta que junto a el trabajan tambien otros artesanos. De ahi que, por regla general, las explotaciones artesanales no sean individuales. Son peque?as explotaciones en las cuales actua el maestro con algunos ayudantes. Uno de los rasgos especificos del artesanado es. la manera como las personas reunidas para desarrollar una actividad comun en las diversas formas de la explotacion se hallan ligadas entre si juridica y economicamente en una relacion que se puede llamar estructura interna del artesano. Su peculiaridad emana del principio superior de la organizacion artesana, tal como se expresa en los fines que sus miembros se proponen. Solo se comprendera rectamente la relacion existente entre el jefe de la produccion artesana-el maestro-y sus auxiliares - oficiales, ayudantes, aprendices, servidores, auxiliares, etc.-, y entre estos y aquel, si tenemos en cuenta el caracter familiar que en su origen es consubstancial a todo artesanado. LA COLECTIVIDAD FAMILIAR es la base mas antigua de esta forma economica, y sigue siendolo aun que sea utilizada la colaboracion de personas extra?as. El oficial y el aprendiz penetran en la sociedad familiar con toda su personalidad, y son absorbidos por ella, por lo menos en la actuacion total de su ser. La familia, juntamente con los oficiales y los aprendices, constituye Una unidad de produccion y de regimen domestico. Todos sus miembros son protegidos del maestro y con el forman un conjunto organico, semejante al que forman los hijos con el padre. De acuerdo con la naturaleza del artesanado, siempre los aprendices y los oficiales aparecen solo como ETAPAS PREVIAS AL GRADO DE MAESTRO. Esta podriamos considerarla como una de las caracteristicas mas importantes de toda organizacion autenticamente artesanal. Asi como el estudiante de derecho no es otra cosa que un futuro abogado, asi el aprendiz es un oficial en embrion, el oficial un futuro maestro. Existe, sin embargo, una limitacion numerica a esta regla general. Si el numero de los oficiales es superior a la mitad del numero de los maestros, no es posible que todos los oficiales lleguen a maestros. La medula del artesanado radica en su calificacion como trabajador industrial, en el sentido de que el artesano posee las aptitudes tecnicas mediante las cuales puede realizar las operaciones manuales necesarias a la produccion. Pero es preciso agregar a esto que el artesano actua come ORGANIZADOR, al mismo, tiempo que COMO DIRECTOR, de la produccion. Es director general, contramaestre y operario al mismo tiempo. Pero el es tambien COMERCIANTE. todas las operaciones de compra y venta, todas las organizaciones mercantiles, en una palabra, aquellas aptitudes para la especulacion que ulteriormente se individualizan en determinadas personas de nivel superior al promedio, quedan dentro de la capacidad personal del artesano. Este forma como ya se ha dicho una especie de 'microcosmos' economico. Finalmente, es preciso, tener presente que, de acuerdo con las investigaciones de Sombart, la esencia del artesanado medioeval descansa sobre la premisa de que el artesano, como operario tecnico, pueda elaborar tranquilamente sus productos y estar seguro de obtener, mediante esta actividad continuada, su sustento normal. Traducido a la terminologia economica: la premisa de toda organizacion artesana es la seguridad y constancia en la venta de los productos. En otros terminos, para que el artesanado sea posible, la oferta y la demanda de los productos industriales deben hallarse siempre en equilibrio, o bien la desproporcion ha de ser de tal naturaleza, que a lo sumo la demanda exceda a la oferta, por poco que sea. En tal caso el artesa-, no puede estar seguro de que no solo puede ofrecer sus productos a quienes de ellos necesitan, sino que recibira en compensacion un precio remunerativo. Para que exista tal estado mercantil, favorable al artesano, deben concurrir las siguientes condiciones: 1) Conviene que el numero de los productores industriales sea relativamente peque?o, es decir, que haya una Verdadera escasez de artesanos. Tal ocurre: a) cuando el indice de crecimiento de la poblacion es tan bajo que esta solo aumenta lentamente, o permanece estacionaria; b) cuando el indice de exceso de poblacion agricola, dentro del crecimiento total, puede ser absorbido en la esfera de la misma produccion agricola; y c) cuando los pocos individuos que se incorporan al artesanado, a consecuencia de ese peque?o aumento de poblacion, necesitan para educarse un tiempo bastante largo; y 2) Se provoca una escasez de productos industriales cuando la productividad del trabajo esta poco desarrollada, y los escasos artesanos de que se dispone producen poco. En contraposicion a esto debe existir una demanda con suficiente poder adquisitivo y capacidad de pago, que con los remanentes de la tierra pueda y quiera adquirir importantes cantidades de productos. En este caso se llenan aquellas condiciones que garantizan al artesanado, incluso en el aspecto cuantitativo, la seguridad y estabilidad necesarias para su existencia. En el 'Capitalismo Moderno', podemos ver que la historia medioeval confirma como se cumplieron plenamente en aquella epoca, estas condiciones de existencia del artesanado.

Capitulo Cuarto - El concepto del capitalismo

Sombart define el capitalismo como un sistema economico determinado, que se puede caracterizar de la siguiente manera: 'es una organizacion economico-comercial, en la cual colaboran regularmente dos grupos distintos de la poblacion, los poseedores de los medios de produccion, que al mismo tiempo tienen la direccion y que son los sujetos economicos, dominados por los principios del lucro y del racionalismo economico y los proletarios, que solo trabajan, como objetos economicos'. Ambos factores, estan ligados por el contrato del trabajo, que es regulado por la situacion eventual del mercado del trabajo. En los ultimos siglos de la historia occidental, este sistema ha desplazado las antiguas formas economicas, alcanzando tal predominio, que nos hemos acostumbrado a designar toda esta epoca de la historia economica como la del capitalismo. De esta manera este concepto, junto a su importancia sistematica, tiene tambien una importancia historica. Carlos Marx (7) es el primero que deduce la idea del capitalismo sobre la base de observaciones economico-sociales y de comparaciones historico-economicas. Es sabido como este descubrimiento cientifico es violentado por Marx, quien lo transforma en un socialismo proletario, basado en la lucha de clases. Este socialismo basado en la lucha de clases lo utiliza Marx como medio de agitacion, con el fin de alcanzar, mediante una revolucion social, la dictadura de la clase trabajadora. En 'El Capitalismo Moderno', se estudia la naturaleza teorica a historica del capitalismo, sobre la base de una rigurosa investigacion critica y siguiendo las huellas de Marx, pero, sin confundir la ciencia con la, politica, como lo hace este. Y precisamente es este uno de los aspectos interesantes de la obra. En ella su autor desea salvar y aclarar la conquista cientifica que-a pesar de toda mezcla extra?a contiene la obra de Marx. La actitud personal de Sombart frente al marxismo es conocida. El a?o 1896, como joven profesor, en una breve disertacion sobre 'Socialismo y movimiento social en el siglo XIX', emitio opiniones que, entre los economistas burgueses, levantaron alarmas y entre los marxistas despertaron esperanzas de que el autor algun dia se incorporara al marxismo. En la decima edicion de 1924 aparecio esta misma obra agrandada en dos tomos bajo el titulo de 'El socialismo proletario', sustentando un franco repudio del marxismo y, principalmente, del principio de la lucha de clases absoluta, sobre la base de una concepcion de la vida y del mundo fundamentalmente distinta. El repudio de Marx y principalmente de su concepcion de la vida y de la politica, aparece aqui clara y nitidamente; aun cuando en el fondo permanece siempre vivo el profundo respeto que Sombart profesa a la obra espiritual de Marx. En efecto, Sombart reconoce la importancia de Marx como teorico a historiador del capitalismo, admira la riqueza de sus puntos de vista y la plantacion acertada- de los problemas. El se considera como continuador y en cierto sentido como completador de la obra de Marx, y en realidad creemos que-esta estimacion-en relacion al conocimiento cientifico de la esencia del capitalismo-se puede comprobar a pesar de las hondas divergencias que separan a ambos pensadores, tanto desde el punto de vista de la concepcion del mundo, como del metodo, del temperamento y de las tendencias politico - sociales. La obra, como ya dijimos, repudia toda tendencia politica o social. Ella no es una apologia del capitalismo, al cual Sombart juzga, casi podriamos decir, en forma menos cordial que Marx, quien vela en el capitalismo algo asi coma la 'madre generosa que lleva en su seno al hijo redentor del mundo: el estado del futuro' (8). De acuerdo con el metodo de Marx Weber, Sombart ha practicado una separacion rigurosa entre la esfera de la realidad y de la teoria; entre la realidad historica y el cuadro ideal que se desea para el futuro. El juicio moral en los fenomenos economicos, los fines politicos de los problemas que ellos encierran, tienen su lugar asignado, pero ellos no deben confundirse con el problema del conocimiento cientifico. 'La desgraciada moralizacion', en la observacion o investigacion economica es fuente de numerosas confusiones. El problema CIENTIFICO se reduce a comprender y explicar la naturaleza del capitalismo, y el es completamente distinto del problema ETICO: ?se justifica o no el capitalismo- Lo mismo que del problema POLITICO: ?se le puede evitar y ?como - Esta es una diferencia fundamental con respecto al metodo de Marx en el cual una voluntad apasionada enturbia constantemente el conocimiento cientifico, presentandonos un desenvolvimiento de la realidad, que, en el hecho, refleja los impulsos y los deseos subjetivos del pensador. El metodo dialectico en su aplicacion al mundo historico sirvio de instrumento docil y flexible para ello. Sombart proclama un desenvolvimiento historico-evolutivo. Este desenvolvimiento implica el acercamiento paulatino de la realidad a la 'idea'; en lo cual es preciso advertir que la 'idea', no debe considerarse como la causa del proceso de desenvolvimiento. La 'idea', del capitalismo no es otra cosa que el 'tipo ideal' del sistema economico, deducido por nuestro intelecto de la realidad. Por lo tanto, es una construccion teorica que debe ser comprobada por medio de una observacion historica. De acuerdo con estas ideas el 'desenvolvimiento', historico del capitalismo es la serie de transformaciones que ha debido experimentar la vida economica de una etapa anterior, para poder transformarse en el fundamento de semejante abstraccion. Pero al mismo tiempo es tambien la suma de las demas transformaciones que lo alejan de .esta ideal y que lo conducen a una etapa posterior. De aqui deriva la division en capitalismo primitivo, alto y tardio. Por lo tanto, capitalismo significa al mismo tiempo un sistema economico que es preciso construir teoricamente y una epoca de la historia economica que debe ser investigada empiricamente. Las fuerzas que actuan en el capitalismo son los hombres vivos, naturalmente no aislados ni tampoco de igual valor, sino tomados en el conjunto de sus actuaciones sociales. Ante todo son los sujetos economicos directores: los empresarios. El sujeto del capitalismo-como puede verse-no es 'el capital' como lo considera Marx-(para quien 'el capital' constituye un poder misterioso y sobrehumano con leyes naturales de desenvolvimiento propio)-sino que los mismos individuos que participan en la Economia y en particular los empresarios con sus propositos, sus medios de accion, sus pensamientos, etc., etc. Del conjunto de las actividades de estos sujetos economicos surge el complejo historico que Marx presenta como una especie de movimiento autonomo del capital. El mismo Marx no ignoraba el hecho de que en ultimo termino todo lo ,que ocurra en la vida economica pasa a traves del espiritu humano. El descuido esta verdad sin deducir las consecuencias necesarias de ella, porque consideraba como un axioma la determinacion de la actividad humana por el ambiente y las circunstancias materiales. De esta manera llego al burdo objetivismo de su teoria del desenvolvimiento propio del capital, que para el constituye la 'substancia', la 'esencia', el verdadero sujeto del desenvolvimiento historico-economico. Frente a este, el concepto de capital de Sombart, no es substancial sino FUNCIONAL. Depende de la accion del empresario. El capital solo es el fundamento material a objetivo de una empresa economica, que en realidad se llama 'capitalista' porque Marx-que es quien le dio este nombre-partia del capital; pero que puede definirse tambien en forma completamente clara sin ayuda del concepto de capital. Podriamos tambien definir el capitalismo como la forma economica que surge de una empresa animada del afan de lucro, en oposicion a la forma pre-capitalista, dirigida solo a la satisfaccion de las necesidades. Concebido de esta manera, el capitalismo moderno es un hecho unico en la historia universal. Sombart lo denomina 'un individuo historico '. Ni en la Antiguedad, ni en la Edad Media, ni en las culturas no europeas encontramos algo parecido. El capitalismo es un producto de la historia occidental moderna. Es el aspecto economico de esta historia. Precisamente por esta razon la obra de Sombart es de un interes eminentemente historico. Es una verdadera historia economica europea, comparada, desde la epoca de Carlomagno hasta la guerra mundial. Pero una historia economica en otro sentido al usual. Las grandes obras de conjunto, que conociamos hasta aqui, como las de von Inama, Levasseur, Cunningham, Kovalewsky, son, en lo esencial, historias de instituciones: de formas juridico-economicas, de sistemas de administracion economica y de politica comercial. Frente a esto, Sombart solo tiene presente la vida economica misma: los sistemas economicos, la conducta que anima a los sujetos economicos, en una palabra el 'Espiritu' que vive en la Economia y que informa la vida de todas y cada una de las formas economicas. Es el primer intento de explicar el espiritu economico.

Capitulo Quinto - Naturaleza teorica del capitalismo

El capitalismo-como ya se ha dicho- es un sistema económico, que se puede caracterizar de la siguiente manera: organización económico-comercial, en la cual colaboran regularmente dos grupos distintos de la población: los poseedores de los medios de, producción-que al mismo tiempo tienen la dirección y que son los sujetos económicos; y los que solo trabajan (como objetos económicos), ligados por el mercado del trabajo y que están dominados por los principios del lucro y del racionalismo económico. La finalidad directa (subjetiva) de semejante empresa capitalista es la obtención de ganancias por parte del empresario. La finalidad indirecta (objetiva o social) es la satisfacción de una necesidad social en bienes, cuyo volumen está determinado por la extensión del mercado. Estas necesidades, desde el punto de vista de la calidad y cantidad, son de una magnitud desconocida, que puede estar sometida a fuertes variaciones: en ello radica el riesgo del empresario. Este se orienta acerca de las posibilidades de venta y de ganancias por los predios del mercado que, con sus alzas y sus bajas, acusan las variaciones de las necesidades. Por lo tanto, con el artesanado, este sistema tiene de común: a) La organización económico-comercial; b) la diferenciación profesional entre las Economías particuales y c) la relación o conexión con un determinado mercado. Morfológicamente, se distingue del artesanado por la diferenciación social de los factores personales de producción en dos grupos: el trabajador director y el trabajador ejecutor que al mismo tiempo, se oponen como el poseedor de los medios de producción (los primeros), y el solo trabajador técnico (los segundos) y que por medio del mercado logran relacionarse para la realización del proceso de la producción. Los principios económicos dominantes en el capitalismo son tres: el principio del lucro, el individualismo y el racionalismo económico, que surgen en lugar de los principios de la satisfacción de las necesidades y del tradicionalismo que animan a la Economía autónoma y al artesanado. Desde el punto de vista del espíritu, de la forma y de la técnica, el sistema económico capitalista presenta los siguientes carácteres: 1) EL ESPÍRITU O LA INTENCIÓN ECONÓMICA, están determinados como sigue: a) El principio económico dominante es EL AFÁN DE LUCRO. La peculiaridad de este principio lucrativo se manifiesta en la circunstancia de que bajo su dominio, la finalidad inmediata de la actividad económica no es la satisfacción de las necesidades de un hombre o de un grupo de hombres, (como es siempre el caso en los sistemas económicos no capitalistas), sino exclusivamente el. aumento de las disponibilidades monetarias. Esta finalidad es inmamente a la idea del sistema económico capitalista. Por lo tanto, podemos considerar el logro de ganancias como la finalidad objetiva de este sistema. Ahora bien, no es necesario,--sobre todo en una. Economía capitalista plenamente desarrollada que con aquella finalidad, coincida la subjetiva de cada individuo. El segundo principio económico dominante, desde el punto de vista del espíritu o la intención económica es: b) EL INDIVIDUALISMO, que también podríamos denominar EL PRINCIPIO DE COMPETENCIA. Como es sabido, dicho principio significa un estado de animo conforme al cual el dividuo. El segundo principio económico dominante, desde mado sobre si mismo. El individuo confía solamente en si y en sus propias fuerzas. Su radio de acción se extiende hasta donde pueden alcanzar su voluntad y su capacidad de dominio, sin preocuparse para nada del bien o del mal que ello significa para otras personas que participan en la vida económica. Su conducta es inflexible, despiadada. Por otra parte, no puede esperar que los demás procedan con el de mejor modo: no espera ninguna ayuda, ningún apoyo, ningún estimulo. El principio de la libertad, que vale Canto como la libertad de acción, se impone a expensas del principio de la igualdad, en evidente contraposición a las economías autónomas democráticas, al artesanado, o a los sistemas del socialismo moderno. Al principio de competencia corresponde el principio de la onerosidad de prestaciones y contraprestaciones: el principio del 'do ut des'. El tercer principio económico que desde el punto de vista del espíritu demanda un puesto especial en el sistema económico capitalista es: c) EL RACIONALISMO ECONÓMICO, del que están singularmente empapadas todas las organizaciones capitalistas (mientras que, fuera de estas organizaciones, sectores muy extensos de la vida económica han sucumbido a la irracionalidad). El racionalismo económico, es decir, la orientación fundamental de todas las medidas hacia la máxima eficacia posible, se manifiesta en las organizaciones capitalistas de tres maneras: Como sistematización del régimen económico; Como manifestación de eficiencia en su sentido más estricto; y Como sujeción a un exacto calculo y medida. LA SISTEMATIZACIÓN, hace que, en el régimen económico capitalista, la actividad económica se desarrolle conforme a planes de amplias perspectivas. Entiéndase bien que se trata de Economías individuales, pues sobre ellas, como veremos, se erige la economía capitalista. (A diferencia suya, el socialismo quiere convertir esta sistematización en algo más general, que comprenda todas las Economías individuales en su conjunto, porque en orden a la organización toma como punto de partida un plan económico integral). EL PRINCIPIO DE LA IDONEIDAD O EFICIENCIA en sentido estricto, aspira a la elección adecuada de medios, en cada caso concreto. EL PRINCIPIO DE LA EXACTITUD CALCULATORIA pretende, finalmente, unir el principio de la onerosidad con el del racionalismo económico, para lo cual realiza un calculo numérico exacto (en dinero), y un registro de todos los hechos económicos aislados y su combinación en un sistema numérico, racionalmente ordenado. El principio calculatorio encuentra su. expresión más perfecta en el arte de la contabilidad comercial perfectamente desarrollado en el sistema económico capitalista. Para peder efectuar esta sistematización calculatoria de los hechos económicos, cada uno de esos hechos debe ser objeto de una estimación pecuniaria. Todos los actos económicos pierden con ello su matiz cualitativo y se convierten en meras cantidades expresivas de dinero. 2) Desde el punto de vista de la FORMA, el sistema económico capitalista presenta, poco más o menos, el siguiente aspecto: a) La ordenación económica es fundamentalmente LIBRE: al principio dominante del individualismo corresponde una amplia independencia de los sujetos económicos individuales; b) La economía capitalista es manifiestamente DIVERSIFICADA, es decir, descansa sobre una especialización profesional y una distribución de funciones altamente desarrollada; . c) La Economía capitalista es, fundamentalmente ECONOMÍA PRIVADA; d) La estructura de la Economía capitalista es ARISTOCRÁTICA, es decir, el número de los sujetos económicos es pequeño en comparación con las personas que en total intervienen en la vida económica; e) La Economía capitalista toma como base el sistema del TRÁFICO, en su aspecto de relación con el mercado. Toda la producción se efectúa para el mercado: es una manifiesta PRODUCCIÓN MERCANTIL. Todos los productos se lanzan al tráfico. Todos los medios de producción proceden del tráfico. La relación entre sujetos y objetos económicos acaece mediante contratos efectuados en el mercado. El contacto entre necesidad y producción se establece de modo indirecto: por medio del precio; y f) La estructura de la explotación no reviste en la Economía capitalista un CARÁCTER HOMOGÉNEO. Es cierto que predomina en ella la gran explotación, pero también la pequeña tiene su lugar asignado. 3) Finalmente, LA TÉCNICA del sistema capitalista es científica, revolucionaria a inorgánica (9).

Capitulo Sexto - Origen historico del capitalismo

I) El capitalismo en el mundo antiguo

Para resolver el problema acerca del carácter que tuvo la Economía en el mundo antiguo, es preciso aclarar y tener presente la exacta definición del capitalismo. De acuerdo con la definición sombartiana no cabe discusión alguna: La Antigüedad no conoció el capitalismo. Por lo demás, no solo Sombart es de esta opinión. Carlos Rodbertus y Carlos Bücher, después de amplios y profundos estudios de la historia económica de la Antigüedad, han llegado a la misma conclusión : durante esta época histórica el hombre, por lo menos en la organización de las industrias, no conoció el capitalismo. Solo practico una forma económica autónoma, alcanzando su punto culminante en la modalidad que hemos denominado amplia. Falto, por consiguiente, a la Antigüedad un artesanado libre, como también un capitalismo industrial en gran escala, según la acepción moderna. Lo que actualmente podemos afirmar con cierta seguridad acerca de la situación de la Economía en el mundo antiguo es lo siguiente : En el Imperio Romano, como en Grecia y en los pueblos sometidos a su influencia, es la propiedad inmueble la que desempeña un rol predominante. Con respecto a la actividad industrial,.la Economía domestica y la esclavitud hicieron imposible la gran industria. Sin duda alguna, con el trascurso de los siglos, en los estados de la Antigüedad, como más tarde en la Edad Media, de la industria domestica agrícola fué desarrollándose un artesanado autónomo con personas libres. Pero este artesanado libre tuvo muy escasísimo desarrollo y, por lo tanto, casi ninguna importancia, debido a la existencia y amplio desarrollo de la esclavitud. En el mundo antiguo el capitalismo jamás se aplicó a la industria. Con respecto al comercio, la Antigüedad evidentemente no desconoció el gran comercio y en particular el comercio marítimo, pero no se sabe hasta que punto fué importante. La acumulación de capitales mobiliarios fué el resultado, principalmente del cobro de impuestos, del comercio de monedas y de la usura que practicaron los publicanos. Sin duda, existieron en el mundo romano sociedades financieras, bancos y cambiadores de monedas, que realizaban gruesas operaciones financieras. Pero los 'argentarii', no se pueden comparar con los banqueros modernos, cuyos inmensos capitales alimentan la industria y el comercio y 'controlan' toda la vida económica. Como lo demuestra muy bien la excelente obra de Salvioli sobre 'El Capitalismo en el Mundo Antiguo', los romanos no conocieron la organización del crédito, ni las letras de cambio, ni los valores mobiliarios. La vida urbana tiene poca importancia. Las clases ricas viven principalmente en sus dominios rurales. No se puede hablar de obreros asalariados, ya que su función esta reemplazada por la mano de obra esclava. Por consiguiente, si queremos señalar la nota especifica que caracteriza -la Economía de la Antigüedad, es indudable que habremos de referirnos a la forma extraordinariamente desarrollada de la autoproducción domestica con mano de obra servil. Es una Economía natural. La demoninación adecuada para esta Economía autónoma ampliada es la Economía del 'Oikos' (de oikos igual casa). Esta forma la hallamos descrita por los historiadores tanto en el ciclo cultural asiático-africano, como de un modo particular, en Grecia y Roma.

II) El feudalismo medioeval y los progresos del individualismo

En los primeros siglos de la Edad Media, en todo caso después de la época Carolingia, la Economía ostenta un carácter casi únicamente rural. Las ciudades no son más que refugios y fortalezas: no existe un sólo rastro de capitalismo. La industria y el comercio no tienen sino una importancia muy, escasa. La sociedad se inmovilizo en los marcos locales, dentro de los cuales se desenvolvió el sistema feudal. En esta vida estrecha no pudieron nacer nuevas formas de actividad económica. Esta es la época de la Economía autónoma. Entre tanto, el establecimiento del régimen feudal, la constitución de una nobleza militar (10), pudieron, dentro de cierta medida, superar lo que tenía de más rígido la antigua organización, dándole más elasticidad y contribuyendo, por este mismo hecho, a las futuras transformaciones económicas y sociales que marcan el triunfo del individualismo. En efecto, el caballero feudal, el 'miles' (11), no es sino el hombre libre capaz de equiparse y servir en el ejército combatiendo a caballo. Para este la fortuna, la posesión de un terreno, no le es absolutamente indispensable. El 'vassus' o vasallo, es a menudo el hombre robusto, enérgico, valeroso y audaz, capaz de seguir a la guerra a un jefe militar. El puede ser de origen humilde y aun puede haber nacido siervo. Se introduce la costumbre de pagar los servicios militares del vasallo con la concesión de un feudo. En un principio esta concesión de un feudo implica solo relaciones estrictamente personales. Con el tiempo se estableció el carácter hereditario del feudo. Pero esto no quiere decir que la clase noble sea cerrada : los plebeyos, poseedores de un feudo y admitidos al homenaje, se hacen nobles. La desaparición de la esclavitud-en el sentido antiguo de la palabra-y su reemplazo por la .servidumbre, contribuyó también a dar más movilidad a la sociedad. La servidumbre, caracterizada sobre todo por obligaciones jurídicas, por prestaciones, cuyo cumplimiento se denominaba 'el servitium', desaparece poco a poco, gracias a las liberaciones. Estas liberaciones tuvieron, sobre todo, por origen fenómenos económicos. Los desmontes que, a partir del siglo XII, se hacen cada vez más numerosos, inducen a los señores laicos o eclesiásticos a llamar a sus tierras a los 'hôtes' (que a menudo son siervos desertores), para valorizarlas. Y a fin de retener a sus propios siervos les acuerdan mejores condiciones. De esta manera la servidumbre no resulto como la esclavitud, una institución inmutable. Las liberaciones de siervos muy numerosas en el siglo XIII-como consecuencia también de las Cruzadas--rompieron realmente los marcos de la sociedad feudal. Las clases rurales no forman ya una masa compacta y uniforme. Entre ellas existen categorías bien diferentes. Entre los siervos existen, ya en aquel siglo, individuos bastante ricos y diversas circunstancias les permiten a muchos penetrar en las clases superiores.

III) Primeras manifestaciones del capitalismo en las Republicas italianas: siglos XIII y XIV

Después de las cruzadas las relaciones de los países europeos se extienden hacia el Oriente, provocando un gran movimiento comercial, que permitió principalmente a los genoveses, florentinos y venecianos acumular capitales relativamente grandes. De esta manera se explican las primeras manifestaciones del capitalismo en las Repúblicas italianas. Pero en ningún caso podemos hablar todavía de régimen capitalista- en el sentido moderno de esta palabra. Los orígenes más lejanos de este régimen no remontan más allá de la época en que el capitalismo-en las regiones económicamente más actives como Italia y los Países Bajos-comienza a ejercer su acción sobre las industries. Esto ocurre en el siglo XIII. Se trata todavía casi únicamente de un capitalismo comercial, pero que comienza a 'controlar' la actividad industrial. Nos encontramos frente a comienzos muy modestos. Con todo, existe ya aquí algo nuevo, la aurora de un movimiento que terminara revolucionando todo el mundo económico. En cuanto al capitalismo industrial, en el sentido moderderno de la palabra, no existió bajo ninguna forma en la Edad Media. El solo aparece bajo la forma puramente comercial. Los artesanos sobre todo en el oficio de la alimentación, del vestuario y de la habitación disponen ellos mismos de sus medios de producción, medios muy limitados todavía, como lo muestra, por ejemplo, el Registro de la taille (12) de París de 1929, como lo muestran también las tasas de impuesto de Bâle en el siglo XV. Ellos trabajaban solos, o con uno a dos compañeros, vendiendo sus productos directamente a los consumidores de la localidad y con materia prima, proporcionada generalmente por los mismos clientes. El régimen corporativo, la organización de comunidades de artesanos, tal como existen en todas partes en la Edad Media, tienden a mantener al artesano en una situación bastante modesta, oponiéndose a la competencia, limitando el número de aprendices, asegurando a todos la mano de obra que le es necesaria, pero una mano de obra muy restringida.

IV) Transformaciones económicas en los siglos XV y XVI

Pues bien, todo esto se transforma radicalmente desde fines del siglo XV. En aquella, época la vida económica europea experimenta un poderoso impulso en dirección a la organización capitalista; que justifica amplia y claramente la importante división que podemos establecer precisamente entre los siglos XV y XVI. Si queremos determinar los fundamentos que entre los siglos XV y XVI precipitan o producen el transito hacia el capitalismo debemos enumerar los siguientes:

1.° EL DESCUBRIMIENTO Y EXPLOTACIÓN DE NUEVAS MINAS DE PLATA Y DE PLACERES AURÍFEROS EN ALEMANIA Y AUSTRIA

Se debe en parte a una feliz casualidad y en parte a un perfeccionamiento en la técnica de la explotación minera, el hecho de que desde mediados del siglo XV se trabajen nuevas y ricas minas de metales nobles en Alemania y Austria y también que revivan viejas explotaciones de las cuales se pudo extraer gran cantidad de oro y plata. Oro suministra la región de Salzburgo. Pero son principalmente nuevas minas de plata recién descubiertas en esta época, las que dan vida y animación a la minería. Estas minas las encontramos principalmente en el Tirol, Sajonia y Bohemia. La magnitud que alcanza la producción con las nuevas minas descubiertas hasta mediados del siglo XVI lo demuestran las cifras reunidas por Soetbeer (13), para la época posterior a 1493. El total de la explotación de las minas de plata en Alemania y Austria aumentó de 1493 y 1560 en la siguiente forma:

Alemania tuvo una producción media anual de plata ascendente entre:

 1493-1520  a 22.145 libras
 1521-1544  ' 31.180     '

1545-1560

 ' 39.700       ' 
y Austria entre:
1493-1520  a 24.000 kilógramos
1521-1544  ' 32.000         '

1545-1560

 ' 30.000         '
2.° DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA: FUERTE AUMENTO DE METALES NOBLES EN EUROPA Y REPENTINO AUMENTO DE LA POBLACIÓN EXPLOTADORA DE ESTAS MINAS (ESCLAVOS)

Entre las fuentes más fecundas del capitalismo moderno figuran, sin, duda, los grandes descubrimientos geográficos, particularmente las expediciones de los portuguses por el Océano Indico y el establecimiento de los españoles en América. Son, como es sabido, estos dos pueblos del Atlántico los que en el siglo XVI constituían las grandes potencies marítimas. Ellos van a buscar directamente en los países productores la seda, las especies, el azúcar, que entran en los consumos corrientes de aquella época. Así como productos desconocidos hasta entonces como el tabaco, el índigo, el algodón, etc. El comercio colonial en sus comienzos consiste principalmente en la explotación de las poblaciones indígenas incapaces de defenderse. Las fantásticas ganancias que realizaban los comerciantes de los países europeos, y que corrientemente subían del 200 al 300 por ciento, son consecuencias de verdaderos actos de piratería. Otra práctica, no menos lucrativa, fué el trabajo forzado que los europeos exigían a los indígenas de las colonias: españoles, portugueses y holandeses se mostraron tan crueles unos como los otros frente a las razas indígenas. En América, particularmente en las Antillas, se produjo una total despoblación de indígenas, si bien fué necesario reemplazarlos por negros que se buscaban en Africa. El comercio de esclavos produjo también enormes beneficios. Por eso muy justamente ha podido exclamar Sombart: 'Nosotros hemos llegado a ser ricos porque razas y pueblos enteros han muerto por nosotros; es por nosotros que los continentes se han despoblado' (14). Numerosos hechos, en el detalle de los cuales no podemos entrar, tienden a mostrar que el comercio colonial y la explotación de los indígenas hicieron crecer en proporciones enormes la cantidad de capitales existentes en Europa. Se nota igualmente que-gracias a ese comercio tan lucrativo-se perfeccionaron las antiguas practicas comerciales, elaborándose un verdadero código marítimo. Esto fué en gran parte la obra de los negociantes portugueses, que son los primeros que explotan esta nueva fuente de riqueza y entre los cuales gran número era de origen judío, muchos de ellos convertidos al catolicismo (es lo que se denomina los 'marans'). Los españoles no hacen sino continuar la política de sus antecesores. Sin embargo, no es sólo el progreso de las transacciones comerciales el que ha ejercido una influencia tan decisiva sobre el desenvolvimiento del capitalismo. Otra circunstancia, que se deja sentir en la segunda mitad del siglo XVI, juega también un rol de primer orden. Nos estamos refiriendo al enorme aflujo de metales preciosos, de oro y plata, que había llegado a escasear en forma extraordinaria a fines del siglo XV y en los comienzos del siglo XVI. A este respecto, vemos, por ejemplo, a Luis XII quejarse en una ordenanza del año 1506 de la exportación del oro y de la plata, lo que ha motivado un alza de los precios 'con gran daño y perjuicio'. Son los portugueses los que en primer lugar explotan y llevan a Europa gran cantidad de oro de la costa occidental de Africa. Pero es la toma de posesión de Méjico (1519-1527) y del Perú (1532-1541) las que marcan el apogeo en la explotación del oro y de la plata. En el momento de iniciarse la conquista los españoles arrebataron, sin ningún escrúpulo, los tesoros acumulados por los indígenas. Sabido es que Pizarro y sus compañeros obtuvieron millones por el rescate de Atahualpa. Más tarde el aflujo de metales nobles se produce como consecuencia de los tributos exigidos a los indígenas y por último la explotación misma de las minas produce a los europeos una entrada regular de metales nobles. Son la explotación de las más ricas minas Americanas (Zacatecas, Guanajuato, Potosí) y la introducción del procedimiento de amalgama las que en el siglo XVI van a transformar radicalmente la situación de los metales nobles dentro de la Economía europea. Méjico, Nueva Granada, Perú y en una- medida mucho menor Chile, arrojan torrentes de metal precioso sobre Europa. El descubrimiento de la Mina de Potosí en 1545 aumentó en forma extraordinaria la cantidad de plata. Esta mina producía anualmente 300.000 kilógramos de plata. En un siglo la producción de este metal se quintuplicó (1520 a 1620). Las cuatro quintas partes del oro y de la plata existentes en aquella época, provenían de la América española. Con la explotación de las minas de América inició la plata su período de predominio absoluto en la Economía, predominio que llega hasta el descubrimiento de los placeres auríferos del Brasil. Entre 1521 y 1544 su valor en el total de la producción de metales nobles alcanzó 44,9% y a fines del siglo XVI llegó a 70,3%; 73,9% hasta 78,6% (15). La producción de oro de la tierra en cambio permaneció durante todo el siglo XVI más o menos igual. De 7.160 Kg., termino medio anual entre los años 1521 a 1544, llegó a 8.510 Kg., como termino medio anual, entre los años 1545-1560. Desciende después a 6.840 Kg., y 7.380 Kg., como término medio anual en los cuarenta años siguientes. En cambio la producción de plata aumenta en forma fantástica. Ella alcanzó por termino medio anual:

 1521-1544  90.200 Kg.
 1545-1560  311.600  '
 1561-1580  299.500  '
 1581-1600  418.900  '

 1600-1621

 422.900  '

Por lo tanto, observamos una triplificación a mediados del siglo XVI (y después de una breve paralización) un nuevo crecimiento hasta los primeros decenios del siglo XVII: gracias, como queda dicho, ante todo, a Méjico y en particular a Potosí. La producción de plata de Méjico aumenta en los años indicados más arriba por termino medio anual de la siguiente manera:

3.400     Kg. 15.000    ' 50.200    ' 74.300    ' 81.200    '

Las minas de Potosí empiezan con un termino medio anual de 183.200 Kg. entre los años 1545 a 1560; descienden después a 151.800 Kg. entre los años 1561 a 1580; para alcanzar su máximo de 254.300 Kg. entre los años 1581 a 1600. Importante para el desenvolvimiento de la vida económica europea es, en este período, no solamente el rápido aumento de los metales nobles, sino que también el DESPLAZAMIENTO DE LAS LOCALIDADES donde se explotaban esos metales. La fuente primaria de la vida económica estaba agotada en Alemania y Austria, en cambio, surgía fresca en las colonial de las naciones de la Europa Occidental. Pero-como es sabido-no son las potencias coloniales (España, Portugal) las que van a aprovecharse de las corrientes de metal noble, las que pasaban-igual -como por un conducto artificial-por sobre España (y más tarde Portugal) y se iban a vaciar a las regiones económicamente más adelantadas como Holanda, Francia a Inglaterra. De ahí que a pesar de sus dominios americanos - la Economía española languidece en esta época. Las razones por las cuales la plata americana no permaneció en España y en muchos casos ni siquiera llego a España, son especialmente las siguientes: 1) Una parte de la producción se retiene en las colonial; 2) Otra parte se pierde en manos de piratas y corsarios; 3) Gran parte se sustrae al tráfico y se transforma en objetos valiosos; 4) La mayor parte se empleaba en el pago a las naciones nórdicas, particularmente a los holandeses, franceses e ingleses que suministraban mercaderías a España o a las colonias; y 5) El recto servia para la compensación de los intereses de la-s obligaciones del gobierno español (16).

3.° DESCUBRIMIENTO DEL CAMINO HACIA LA INDIA: DESPLAZAMIENTO DE LOS ÁRABES DE SU SITUACIÓN DE INTERMEDIARIOS Y COMO CONSECUENCIA EXPLOTACIÓN DIRECTA DEL ORIENTE POR LOS EUROPEOS

El acontecimiento decisivo para la Europa Occidental que separa dos épocas y que contribuye eficazmente a precipitar la Economía feudal hacia el capitalismo, es el desplazamiento de los árabes de su situación de intermediarios, entre el Oriente y el Occidente, acontecimiento con el cual con razón hacemos comenzar una nueva época de la historia. Este desplazamiento es obra de los portugueses. Por la fuerza de las armas se quebranta la dominación mahometana en el Africa yen las Indias orientales. Su desplazamiento en el Africa comienza con la conquista de Ceuta (1415) y termina con la batalla de Alacerkebir. Con la conquista de Malaca (1511) se aniquila la influencia árabe en la India. La noticia del poder invencible de los portugueses se difunde por todo el Oriente. De todos los puntos-aun de parte de los reyes de Siam y Pegú-llegan, emisarios para firmar alianzas y tratados con el Portugal. El talento y la visión política de Alburquerque reconocieron entonces la necesidad de atacar a los árabes en sus propios territorios: cerrar el más Rojo y el más Pérsico, cerrar los caminos de comunicaciones del comercio árabe, atacando a este en sus raíces. A esta finalidad sirvió la conquista de Adén y Hormus. Desde este momento se inicia en el hecho una nueva época cultural: por obra y gracia de los portugueses, la Europa Occidental recibe íntegramente la herencia del Imperio de los Califas. Lo que esto significó para el desenvolvimiento ulterior del conjunto de la vida económica de Europa no se ha recalcado suficientemente. Desde luego, ayudó a aumentar en forma apreciable el acarreo de metales preciosos, (sobre todo oro), hacia Europa. La comunicación directa con las Indias orientales y consecuencialmente el aumento del comercio europeo-indico, aumentó -bien es cierto en un comienzo - las cantidades de metal noble que fluyen hacia el Oriente, especialmente de plata. La plata es la carga más corriente de las naves que zarpaban de Lisboa. Cada carraca conducía generalmente de 40 a 50 mil pesos españoles por cuenta del rey para la compra de pimienta. Lo mismo los holandeses en un comienzo tuvieron que pagan gran parte de sus importaciones de las Indias Orientales con dinero efectivo. Y ello sencillamente porque la exportación de los demás bienes no era todavía muy importante. Pero, la comunicación directa con los pueblos orientales creó también, en estos, una serie de factores favorables para producir una corriente de regreso de los metales preciosos. El establecimiento colonial crea la posibilidad de cobrar tributos, de saquear y de robar. Con el establecimiento de los portugueses se comprobó que la parte continental y especialmente la parte insular del Asia eran extraordinariamente ricas en oro. Esto vale también para las ricas regiones auríferas del Africa. La llegada de los conquistadores europeos a las regiones auríferas del Senegal y más tarde a las ricas regiones del Africa Oriental, en las costas de Sofala, significó también un. considerable incremento del oro para la Europa Occidental. Según Soetbeer el oro africano habría alcanzado, por termino medio anual, las siguientes cantidades en los períodos que se indican:

1493-1520 3.000 kilos o sea 8.370.000 sh 1521-1544 2.500 kilos o sea 6.975.000 sh 4.° FORMACIÓN (Y EN GRAN PARTE PERFECCIONAMIENTO) DE LOS GRANDES ESTADOS MODERNOS

Sabemos que -en Europa ese largo período que va desde las Cruzadas-siglos XII y XIII-hasta fines del siglo XVIII-justamente aquel período en que se forma el capitalismo y que Sombart lo designa como la época primitiva de este sistema-esta caracterizado por la formación del Estado absoluto, dentro de cuyo marco, por lo tanto, llega a desenvolverse exteriormente el capitalismo moderno.

Gran parte de las manifestaciones de la vida estatal moderna guardan una conexión interna con la génesis del capitalismo y tienen para este el valor una premisa, de una condición previa. Bastaría con citar la política del 'Mercantilismo', donde aparece en forma clara una aceleración consciente a inmediata del desenvolvimiento capitalista por parte del Estado. Pero-como lo veremos más adelante-también existen otros aspectos de la vida política que en forma involuntaria y mediata conducen al mismo fin. Aquellos aspectos de la vida estatal que en este sentido tienen importancia para el capitalismo son los siguientes 1. La naturaleza de los ejércitos; 2.. La política industrial y comercial; 3. La política del transporte; 4. La política monetaria; 5. La política colonial; 6. La política eclesiástica; 7. La política. frente a los trabajadores; y 8. La Economía financiera.

CONCEPTO DEL ESTADO MODERNO

El estado absoluto tal como llega a desenvolverse en Europa desde fines -de la Edad Media descansa en el hecho de que un. gran número de individuos por la voluntad de un, soberano están sometidos a los intereses y caprichos de estos potentados. Lo que diferencia fundamentalmente esta forma histórica de todas las anteriores asociaciones políticas de hombres; es que estos individuos no están ligados entre si por ningún vinculo social ni el de la sangre, ni el de la vecindad, ni el del caudillismo, sino que su 'reunión' es más bien 'mecánica' (no 'orgánica'), se ha hecho (no ha crecido), llega a constituirse desde puntos de vista racionales. En el, Estado es donde primero y en forma más eficientes se abre camino aquella aspiración hacia el infinito que llena toda al época moderna. Observamos ante todo vigorosas y enérgicas personalidades o individualidades que se levantan y se transforman en 'tiranos ', pero que al mismo tiempo crecen más allá de si mismos, ampliándose y extendiéndose hacia la idea del Estado. La frase 'L'etats, c'est moi' tiene también el sentido 'moi, c'est 1'etats ', y en esta dilatación, en esta ampliación de los intereses del soberano, hacia los intereses del Estado reside-como es sabido-la peculiaridad del desenvolvimiento del Estado Europeo, que separa y distingue claramente a este, de todos los despotismos orientales. La felicidad del Estado coincide con la del príncipe, de cuya autoridad se desenvuelve, o mejor, surge la idea del poder soberano. Pero así como la idea del Estado se desprende, se independiza de la persona del soberano, que después solo pasa a ser su dirigente, su jefe visible, o su encarnación; Así también el pensamiento de autoridad coloca al Estado como algo distinto del pueblo. Y con ello, sin duda, adquiere la idea del Estado su fuerza expansiva y solo Así se capacita para servir como principio regulador a la aspiración de poder ilimitado y, al mismo tiempo, dejarle al individuo libre el camino para sus actividades. Desprendido de las limitaciones orgánicas de la comunidad nacional, se desenvuelve el Estado hacia el estado absoluto de acuerdo con principios fundamentales mecánicos. Hacia el exterior: aspira a una expansión ilimitada, que procura llevar a cabo por medio de los ejércitos modernos, mecánicamente divididos y con ellos igualmente capaces de una expansión ilimitada. Así se transforma en una potencia. Hacia el interior somete a una ordenación o regulación consciente todos los aspectos de la vida, manifestando una tendencia a hacer de su voluntad la única fuente de la actividad humana: Así se transforma en el Estado policíal absoluto. Es sorprendente la correlación o concordancia del proceso de desenvolvimiento de la vida política y de la vida económica moderna. Pero seria un esfuerzo inútil pretender deducir uno de estos complejos históricos del otro: ya sea la Economía del Estado, o este de aquella. Ambos surgen de una raíz común, por lo tanto, se condicionan mutuamente. La forma como el Estado vive su propia vida, como sigue su propio camino independientemente de la Economía se puede observar examinando el proceso de su formación.

ORIGEN DEL ESTADO MODERNO

El problema acerca del origen del Estado moderno, ha sido resuelto de muy diversas maneras. Los que designan-- como ocurre a menudo-al Emperador Federico II como el primer soberano moderno, hacen remontar el origen del Estado a la Constitución de 1231; asignándole con ello evidentemente, una influencia bizantina o árabe. En realidad, la Constitución de Federico contiene, por primera vez, una serie de principios fundamentales de administración completamente modernos. Sobre todo la burocracia profesional qué podemos remontar a Roger y que alcanza un desarrollo y una perfección sistemática, en la Constitución del año 1251. Sin embargo, surgen algunas objeciones. En el Estado de Federico II subsisten importantes rasgos feudomedioevales: la organización -del ejercito descansa todavía íntegramente en la idea del servicio personal y Así una serie de otros aspectos. Luego después también es -dudoso si los estados del Renacimiento tienen su origen en el Estado federicsiano. En la misma Sicilia, principalmente en la península, las normas y prescripciones de la Constitución del año 1231 fueron pronto reemplazadas por otras leyes. En Nápoles, el feudalismo no alcanzo a ser totalmente dominado por la legislación de Federico II. Bajo los Anjou el régimen feudal fué nuevamente la base de la Constitución y de la vida económica, de tal manera que 200 años más tarde provoca la sorpresa y la admiración de Commines: la relación entre el dominio y el cargo (oficio, empleo), entre el cargo y el vasallaje o servicio personal se mantiene estrictamente en todas partes. Es preciso tener presente que uno de los primeros soberanos modernos, Alfonso de Aragón, a quien estamos acostumbrados a considerar como el 'rey modelo del Renacimiento', era Soberano de Nápoles, entre 1416-1458. Heredo de sus antepasados los impulsos y sugestiones- O reviven en él influencias árabes g Porque ya en esa época, se empieza a estudiar el Imperio Otomano. En el siglo XVI se le admira y forma el centro de interés para todos los estadistas. Pero tal vez no necesitemos dirigir nuestras miradas hacia el Oriente para aclarar la génesis del Estado Moderno. Tal vez basten los elementos de la sociedad europea de la Edad Media para deducir de ellos el Estado Moderno. En efecto, gran parte de los principios a ideas fundamentales del arte de gobernar los Estados se pueden deducir de la ciudad medioeval y a saber allí donde ella alcanza su más alta perfección: en Italia. Sobre todo los dos pensamientos fundamentales del Estado absoluto: el racionalismo y la reglamentación, los encontramos completamente desenvueltos en los Estados-ciudades italianas del siglo XIV. 'El calculo consciente de todos los medios para el gobierno, de los cuales en aquella época nadie tenía idea fuera de los soberanos italianos - unido a una omnipotencia casi absoluta dentro de los limites del estado, hizo surgir aquí hombres y formas de vida bien peculiares (Burckhard)'. El soberano en Italia, así oímos ya en la época del Trescento, debe ser absolutamente independiente de los súbditos, pero al mismo tiempo debe gobernar con acierto y en general debe preocuparse de todo. Establecer edificios públicos, mantener la policía urbana, secar pantanos, velar por los cereales, por el vino, hacer imperar una estricta justicia, repartir y establecer los impuestos de tal manera que el pueblo reconozca su necesidad; proteger y amparar a los enfermos y desamparados y dispensarles su amistad'. Naturalmente la influencia del desenvolvimiento italiano sobre el resto de los Estados Europeos no se puede comprobar sin objeciones. Sin embargo, es preciso reconocer que la organización estatal y el arte de gobernar los Estados del Renacimiento italiano preocupó en alto grado no solo a los teóricos sino también al mundo de la política. 'En forma más clara y franca que en otras partes surge aquí la laicización del Estado. aquí el poder, en forma franca y abierta, se hace fin de si mismo, fin último. La 'ratio status' se eleva a la más alta ley frente a cuya omnipotencia toda consideración moral y religiosa. . . debe retroceder'. (Burckhardt). La derivación de la idea del Estado Moderno de las ciudades-estado italiano se aclara más aun si recordamos que también la palabra ' Estado' se emplea por primera vez en su sentido moderno en el idioma italiano. La palabra 'stato ', la encontramos por primera vez en relación con el nombre de una ciudad (stato di Firenze, etc.) y después aplicada a todo el Estado. Según la opinión de J. Burckhardt (Kultur der Renaissance) (17), se denominaban los soberanos y sus agregados el stato 'y este nombre pudo después usurpar la importancia del conjunto de la existencia de un territorio'. En este cambio del significado de la palabra llegó a una expresión clara la idea fundamental de los soberanos modernos: que la felicidad del príncipe debe extenderse o ampliarse a la felicidad del Estado. Después esta idea se traslada a regiones más extensas: cuando los pequeños tiranos de las ciudades-estados italianos se transforman en 'reyes' que aplican a sus grandes Imperios el mismo absolutismo que aquellos aplicaban a sus pequeños principados. Así surge el pensamiento de establecer una relación interna entre estas condiciones de gobierno recién creadas, y la idea de antiguo Imperio. Con ayuda del derecho romano formaron los profesores de derecho publico de los siglos XVI y XVII el concepto moderno de soberanía. De esta manera ellos dieron al despotismo ilustrado 'la tranquilidad de conciencia y la fuerza de convicción que tanto necesitaban en su acción arbitraria'. Bodin (1530-1596), que empezó esta tarea, define la soberanía (majestas) con las siguientes palabras: 'la suma del poder absoluto reside en las leyes de la ciudad', dando, por lo tanto, al 'L'Etats c'est moi' practico, la consagración teórica. Lo que realizan Bodin, Hobbes y otros, desde el punto de vista de la doctrina formal del Estado lo emprende Montchretien en el terreno de la política practica: la centralización del Estado. Con ello el Estado moderno se completaba, también como unidad sistemática, después de haber sido llevado prácticamente a la vida por '3 magos ', como se designan a los tres grandes reyes que gobiernan a Europa a fines del siglo XV : Fernando el Católico, Luis XI y Enrique Tudor (18). La idea del Estado absoluto, de su política y en particular de su política económicas se extiende en los siglos posteriores a través de todos los países de Europa. Sin duda, el absolutismo ilustrado encuentra su representante típico en el rey Soy y en los reyes prusianos. Pero los principios fundamentales de su política los encontramos aplicados, tanto en los Estados libres de Holanda, o en las Republicas Italianas, como en Inglaterra absolutista. Se puede comprobar en particular, con toda claridad, como la política de un país obliga a otro país, a seguir esa misma política. Como, por ejemplo, Holanda por medio de la política de Inglaterra, y después, especialmente de Francia, es arrastrada hacia la corriente de la política mercantilista que sigue durante todo el siglo XVIII: cuando se trata de proteger las industrias que Llaman a la vida y practican en este país los refugiados franceses. (19)

5.° FORMACIÓN DE LOS EJÉRCITOS PERMANENTES

Sobre sangre y hierro se ha edificado el Estado Moderno. Hacia el interior y hacia el exterior llegó el Estado a ser tan poderoso y grande como el poder de su espada. Desarrollo del Estado Moderno y desarrollo del ejercito son, por esta razón, conceptos de igual valor. De ahí que quien quiera estudiar el Estado Moderno, debe tomar en cuenta el desenvolvimiento de las fuerzas militares. Pero no solo por esta razón es importante el ejercito permanente, sino que también por el hecho de que, precisamente desde este punto de vista, el capitalismo ha sido estimulado en forma decisiva. Sin exagerar podemos afirmar que el desenvolvimiento del capitalismo moderno Sombart ha estudiado estas relaciones entre el militarismo y el capitalismo en su trabajo intitulado 'Guerra y Capitalismo ', publicado el año 1912; en el apéndice de esta obra encontramos una selección de las más importantes obras científico-militares que pueden servir como guía para el estudio de los problemas relativos a la historia de los ejércitos.

6.° PROGRESOS DECISIVOS, DE LA TÉCNICA: ALTOS HORNOS, MÁQUINA HIDRÁULICA Y POCO MÁS TARDE PROCEDIMIENTO DE AMALGAMACIÓN

La minería durante la Edad Media, hasta el siglo XVII, se reduce, en lo esencial, a la explotación del hierro, del cobre, del zinc y de la plata. Sólo a fines del capitalismo primitivo alcanza la explotación de carbón de piedra una mayor importancia. Tanto la técnica minera en sentido estricto, como la técnica de la fundición, estuvieron durante toda la Edad Media en un grado completamente primitivo. La regla general en la minería era, sin dada, la explotación al aire o una sencilla explotación por galerías. Los medios auxiliares para la; obtención de los minerales consistían en las herramientas usuales del minero: en artesas y en carretillas de mano para la conducción del mineral que, por regla general, se realizaba sobre las espaldas. Esta técnica primitiva permaneció invariable durante toda la Edad Media hasta que se produce el primer progreso decisivo: LA EXPLOTACIÓN POR GALERÍAS, que se inicia en el siglo XIII en Bohemia; alcanzando allí importancia alrededor del año 1300, mientras que, en otras partes, sólo se difunde durante el siglo XIV. Como es sabido, se trata en este caso de una galería en sentido horizontal, o con poco declive, que se coloca bajo la zona de explotación para que por ella se escurra el agua y se de aire a la obra. Todos los otros progresos de cierta consideración pertenecen al siglo XVI y aun sólo al siglo XVII. Entre ellos, es de importancia decisiva especialmente para la explotación de la plata, (porque ella posibilita su continuación en profundidades mayores y con ello permite el agotamiento de los yacimientos), la INTRODUCCIÓN DE MÁQUINAS HIDRÁULICAS, que se empleaban para extraer el agua del interior de las minas. Para mover estas máquinas, el hobre se sirvió desde el siglo XVI, cada vez con mayor frecuencia, de tambores y especialmente de malacates. El primer malacate empleado en la minería lo encontramos en San Andreas en el Joachimstal. (20)

ANTES DEL SIGLO XVIII SE REALIZARON EN EL TERRENO DE TÉCNICA MINERA LOS SIGUIENTES INVENTOS DECISIVOS

1) Los barrenadores de tierra y de rocas: 1550; 2) La aplicación de la pólvora para producir derrumbes. En 1613 se hacen las primeras experiencias. En esta época todavía falta a las aplicaciones de la pólvora la 'fuerza' apropiada, la que se viene a descubrir el año 1687; 3) Líneas o rieles para el transporte. En el siglo XVI existían en las minas de Alemania líneas de madera, de piedra y aun rieles de hierro. Las líneas de madera se habrían utilizado en Iinglaterra, por primera vez, en el siglo XVII, las minas de carbón de New Castle. También LA PREPARACIÓN DE LOS MINERALES SE HACIA EN FORMA COMPLETAMENTE PRIMITIVA hasta el año 1500: 'Con la mano y martillos despedazaba el minero el mineral que molía en el molino de sangre o tahona parecida a la que usaban para moler el trigo. Se molía finamente hasta hacer posible el lavado y el limpiado. Para el lavado del eslique se servían de un cedazo o criba' (21). En los comienzos del siglo XVI (1512-1519) se realiza el importantísimo invento del bocarte (húmedo). Esta invención es importante por dos razones: en primer lugar, reemplaza la fuerza del hombre y en segundo lugar, produce una Economía de minerales. LA FUNDICIÓN DE LOS METALES experimenta en el siglo XV y en el siglo XVI una transfomación decisiva que, para el desenvolvimiento total de la Economía, es de gran trascendencia. En la obtención del hierro se dan los primeros pasos hacia la explotación por medio de los ALTOS HORNOS; en la producción de la plata se adopta el procedimiento de amalgama. Hasta el siglo XV solo se conoce la Ramada 'OBTENCIÓN DIRECTA DEL HIERRO', por medio del procedimiento llamado DE REFINACIÓN. Según este procedimiento, se fundían con ayuda de un fuelle en un cajón abierto (el fuego de refinación) piedras de limonita bruna y piedas de hierro espático o siderita fácilmente reductibles y la bola de hierro que resultaba de -esta manera se golpeaba fuertemente para aislar la escoria. El progreso importante que se realiza en el siglo XV consistió en la invención de un nuevo procedimiento para fundir el hierro por medio DEL ALTO HORNO, ESTO ES, POR MEDIO DE LA LLAMADA OBTENCIÓN DIRECTA DEL HIERRO. De acuerdo con ella se obtiene, en primer lugar, el hierro crudo y este se transforma más tarde en hierro de herrería y en acero. El punto de partida, tanto para la invención de la fundición del hierro, como del Paso hacia la obtención del hierro crudo, lo forma la utilización del ,agua como fuerza impulsiva. Principalmente hacia -dos direcciones se utiliza la fuerza del agua: para el movimiento de martinetes de hierro en la fundición de la goa-y para el movimiento de los fuelles(que originariamente eran de cuero y desde el siglo XVII de madera). En la fundición de los minerales el efecto del mayor aire y del fuelle es que el hierro ya no se saca del fuego como una masa dura, que es preciso transformar a golpes sino, como una masa liquida. Después surge la idea de vaciar en moldes el hierro liquido y de volverlo a derretir transformándolo así en un hierro más blando (22). La gran importancia de estas innovaciones técnicas reside en lo siguiente: 1) Por medio del proceso del alto horno se hace posible la transformación y elaboración en gran escala del mineral más difícil de fundir: el hierro. Esto significa, naturalmente, una expansión extraordinaria de la producción que aumenta debido a la mayor capacidad del alto horno ; 2) La fundición del hierro posibilitó una más rápida y barata confección, sobre todo de trozas más grandes de hierro, lo que es importante, en particular, para la producción de armamentos y sobre todo para la artillería que empieza a desarrollarse en aquella época; 3) La utilización de la fuerza del agua produjo un desplazamiento de la residencia de las industrial: La industria del hierro se traslada de los valles a las altas montañas; y 4) Este nuevo procedimiento da origen a otras exigencias muy distintas para la organización de la explotación: en lugar de numerosas y pequeñas fraguas de fundición, se forman grandes hornos con talleres de fundición, con ruedas de agua, fuelles, bocartes y martinetes. (23) A fines del siglo XV está decidida, en principio, la victoria de la explotación por el sistema de refinación directa. La introducción del nuevo procedimiento no se realiza en forma repentina, sino lentamente. En Francia a Italia la explotación por medio de los altos hornos empieza a tomar auge en los comienzos del siglo XVI. En Alemania e Inglaterra a mediados del siglo XVI y también gran parte del XVIII utiliza todavía en gran escala el sistema de refinación directa. En toda esta época el combustible que se utiliza, tanto para la preparación del hierro crudo, como para la preparación del acero, es la leña. De no menor importancia para el curso del desenvolvimiento capitalista fué la transformación que experimenta la técnica DE LA EXPLOTACIÓN DE LA PLATA con la adopción-a mediados del siglo XVI-del procedimiento de amalgama. Hasta entonces la plata se explotaba por medio del plomo y su separación de éste se hacía por medio del procedimiento del horno de copelación. La transformación consistió en la utilización del mercurio para la separación de la plata por medio de la amalgama, de ahí el nombre de proceso de amalgamación. EL PROCESO DE AMALGAMACIÓN FUÉ DESCUBIERTO por Bartolomé de Medina, en Pachuca el año 1557, y desde el año 1566, es adoptado en todas partes. En 1571 se le trasplantó al Perú. El procedimiento consistía, (o mejor dicho, consiste, ya que en nuestros días gran parte de la plata americana se obtiene mediante este proceso de amalgamación en frío o en patio) en lo siguiente (24): el mineral es despedazado en un arrastre o molino para despedazar minerales, después el mineral despedazado, se coloca en un 'patio' o sea, en un recinto de amalgamación formado por piedras y se le mezcla con cal común, magistral y mercurio. Toda esta mezcla hasta el año 1793 era pisoteada por cierto número de individuos y; hoy día se hace esto por mulas. Mediante reacciones que se producen en esta mezcla de minerales, resulta la amalgama de plata, que después, por medio de un lavado, es separada del resto de los minerales. Por destilación se separa, en seguida, la plata del mercurio. La gran ventaja de este nuevo procedimiento esta en que casi no necesita instalaciones y sobre todo no utiliza ningún combustible, y sólo con él se hace POSIRLE EL TRABAJO DE LOS MINERALES DE PLATA EN LAS ALTAS CUMBRES ANDINAS COMPLETAMENTE DESOLADAS. A él debe agradecer el mundo, la super-abundancia de plata, y con ella su fuerte desvarolización, y por lo tanto, el gran aumento del precio de todas las mercaderías, todo lo cual, como lo veremos más adelante, contribuyó poderosamente al rápido triunfo del capitalismo.

7.° PERFECCIONAMIENTO DEL SISTEMA DE CONTABILIDAD POR PARTIDA DOBLE (Lucas Pacioli)

De grande importancia para el surgimiento de la empresa capitalista es la adopción y difusión de la teneduría de libros. Son conocidas las deficiencias en el poder y en el conocimiento calculador del comercio medioeval. El cálculo (en Italia hasta el siglo XIII y en el norte de Europa hasta el siglo XV), no se ayudaba de cifras decimales, ni de ceros. En Italia se introduces las cifras árabes, con decimales y ceros, solo en el siglo XIII en forma lenta y parcial. Tampoco se deseaba ser 'exacto'. Que los cálculos deben 'concordar' es una concepción enteramente moderna. En toda la Edad Media el hombre, en sus relaciones de magnitud, solo se limitaba a lo aproximado. La confusión de cifras forma la regla general. Son enormes las dificultades de los hombres de aquella época para retener mentalmente cifras y para realizar cálculos. Es una situación que podemos comparar a la que existe hoy día entre los niños. En la Edad Media no podemos hablar de contabilidad. Quien revise las anotaciones de un Tölner, de un Viko von Geldern, de un Wittemborg o de un Ott Rulant, puede observar que, a pesar de ser sus autores comerciantes distinguidos de la época, su contabilidad consiste solo en la anotación desordenada de las cantidades compradas y vendidas, como podría hacerlo hoy día cualquier tendero miserable de una pequeña aldea. En realidad sólo son 'diarios' 'memoriales', esto es, libros de noticias, que corresponden, más o menos, a los nudos que hace en su pañuelo el campesino que va al mercado de la ciudad, y todavía estas escasas anotaciones contienen numerosos errores (25). Pero lo que da a estas anotaciones del comercio medioeval un carácter artesanal es su alto grado personal. Ellas no se pueden separar de su autor, ninguna otra persona puede ni debe entender, este caos de anotaciones. Ellas tienen, por lo tanto, un sello altamente empírico. No se puede hablar en esta época de una objetivación sistemática de los valores de fortuna. Si los más poderosos comerciantes de aquella época llevaban semejantes libros, podemos concluir que la gran mayoría de ellos no conocía la contabilidad. Sin duda que es en los gastos públicos donde por primera vez encontramos una contabilidad sistemática e inteligible también para terceras personas (por lo tanto con carácter objetivo). Son, ante todo, las comunidades urbanas italianas, las que en este terreno siguen nuevos caminos. Desde -el siglo XIII, tal vez aun antes, se observa aquí una conducta comercial rígida y ordenada. Se hacen inventarios de los bienes muebles a inmuebles: la 'tavolle delle possessioni' en Florencia. En todo caso, en el siglo XIV, establecen las ciudades italianas los balances: conocemos uno para Florencia del año 1336-1338, otro para Treviso del año 1341, otro para Roma del año 1368 y otro para Milán del año 1463 (26). El presupuesto papal también se ve obligado a ordenar muy temprano su contabilidad, debido a las entradas considerables de que disfrutaba. Igual cosa podemos decir de los reyes franceses a ingleses. En la vida privada han debido ser, sin duda, los banqueros, debido a las características de su negocios, los primeros que han llevado sistemáticamente libros de contabilidad. Podemos suponer-de acuerdo con el material de fuentes de que se dispone-que la contabilidad se formo en Italia en el siglo X III. La segunda etapa de la teneduría de libros sistemática se logra por la partida doble, es decir, por aquella costumbre de anotar toda partida en dos lugares. Por medio de la partida doble, el conjunto de las cuentas de un negocio se relaciona, se une en un haz. La época en la cual se logra esta etapa de desenvolvimiento parece haber sido la ultima mitad del siglo XIV. El año 1340 la administración municipal de Génova parece haber llevado sus libros sobre la base de la 'partita doppia'. Es sabido que la contabilidad por partida doble se conoció más tarde como el 'método a la veneciana', de lo cual podemos concluir que en esta ciudad alcanzó ella, primero, su completo desarrollo (o aplicación). En las postrimerías del siglo XV se formula el primer sistema de contabilidad por partida doble, en el cual se reunen en una exposición teórica todas las conquistas hasta entonces realizadas por la vida práctica. A Fra Luca Pacioli, con su obra publicada el año 1494,corresponde el honor de ser el primer sistematizador de la contabilidad : 'il primo autore di ragioneria ', como muy bien lo expresa Sombart, no podemos imaginar el capitalismo sin la contabilidad por partida doble: ellos se mantienen en la misma relación que la forma y el contenido, y uno llega a dudar si en la contabilidad por partida doble creo el capitalismo un instrumento para emplear sus fuerzas, o si es, en realidad, la contabilidad por partida doble la que ha hecho nacer de su espíritu al capitalismo. La contabilidad por partida doble nació del mismo espíritu de donde nacieron los sistemas de Galileo y Newton, y las teorías de la física y química modernas. Con los mismos medios que estas, ordena ella los fenómenos en un sistema ingenioso lleno de arte y sin duda es el primer sistema construido sobre el principio fundamental del pensamiento mecánico (27). La contabilidad por partida doble cierra el sistema del mundo económico, más exactamente del mundo capitalista, de acuerdo con el mismo método, según el cual, más tarde los grandes hombres de ciencia construyen el mundo de las estrellas o de los infusorios. La contabilidad por partida doble descansa sobre el pensamiento fundamental de aprehender todos los fenómenos como cantidades. Es el mismo principio de la cuantificación, que-como sabemos-produjo tantas maravillas en el conocimiento de la naturaleza. Pero lo que aquí más nos interesa es medir la influencia que ha ejercido este sistema sobre el curso de la vida económica europea. Por medio de la contabilidad por partida doble se crean los estímulos y las posibilidades para que las ideas inherentes al capitalismo lleguen a un completo desenvolvimiento: la idea del lucro y la del racionalismo económico. La idea del lucro logra desenvolverse en la contabilidad por partida doble, porque ella establece una separación definitiva entre las sumas de dinero destinadas a obtener ganancias y aquellas destinadas a fines naturales de subsistencia. En la contabilidad por partida doble existe un solo objetivo o fin: el acrecentamiento de un importe puramente cuantitativo. Quien profundiza o penetra en la contabilidad por partida doble, olvida todas las calidades de los bienes y de los esfuerzos. Olvida toda limitación orgánica y solo tiene presente la idea del lucro, y no puede ser de otra manera, si se desea comprender la eficacia de este mecanismo. No podemos en un sistema de contabilidad ver cargas de calzado, harina, o algodón, sino exclusivamente importes que aumentan o disminuyen, y es esta concepción la que crea el concepto de Capital. Por lo tanto, podemos sin exagerar decir que con anterioridad a la contabilidad por partida doble no existía la categoría Capital. Ella crea este concepto. En estrecha relación con esto se encuentra el otro pensamiento: de que la contabilidad por partida doble lleva la racionalización de la economía a su completo desarrollo. En efecto, la tendencia hacia la calculación general de todos los fenómenos económicos, se nos presenta como una de las manifestaciones de esta racionalización. Aquí se manifiesta la estrecha relación que existe entre el dominio del principio del lucro y la tendencia a la racionalización. Ambas disuelven el mundo económico en cifras: aquella, para lograr como fin su acrecentamiento, esta, para realizar en forma completa y perfecta esta finalidad. La contabilidad por partida doble procura también una conducta económica conveniente y de acuerdo con un plan. Todo orden aumenta nuestras fuerzas. 'Orden y claridad aumentan la alegría por el ahorro y por las ganancias' (28). La importancia de la contabilidad consiste no solamente en el estudio de la actividad que deriva de una empresa, sino en las modificaciones que ella procura a la dirección futura. Después de la observación y el estudio de las causas y consecuencias de los hechos realizados, ella nos brinda la posibilidad de prejuzgar la actividad futura y de encontrar bases seguras para discurrir acerca de ella. En la prosecución de su fines, ella forma aquel sistema de conceptos con ayuda de los cuales podemos aprehender intelectualmente el mundo de la Economía capitalista. Las categorías capital fijo y circulante, transacción, tráfico, y otras, surgen con la aplicación de las ideas fundamentales de la contabilidad por partida doble, y sin ella tal vez no se habrían formado.

Capitulo sexto (continuacion)

Las transformaciones y perfeccionamientos que, Como consecuencia de estos hechos experimenta la vida económica de aquella época, transformaciones que acercan la vida económica a la idea del sistema capitalista. Son principalmente las siguientes:

8.º EMPIEZA A DIFUNDIRSE EL CONCEPTO DE FIRMA Y EL HABITO DE UNA CONDUCTA ECONÓMICO-COMERCIAL ORDENADA

Este hecho esta en intima relación con el desenvolvimiento y difusión de la contabilidad por partida doble. Esta separa la empresa, de la persona del empresario, formando una tercera persona independiente del empresario. Esta tercera persona es la 'firma comercial '. Existe, como se ve, una relación interna entre el desenvolvimiento del concepto jurídico de firma y el surgimiento de la contabilidad por partida doble, y esta relación queda demostrada por el hecho de que en las lenguas románicas aquella palabra que originariamente significaba 'calculo ', y después 'cuenta', recibió también la acepción de 'firma' o 'negocio'; la palabra ratio-ragione-raison. Al crear la contabilidad el concepto de capital, crea al mismo tiempo el concepto de la empresa capitalista, Como aquella organización de la Economía, Como aquella forma económica, cuyo fin es valorizar un determinado capital. Ella desprende el calculo y con ello la dirección comercial, de la persona del empresario y la ordena desde puntos de vista puramente objetivos. El calculo es objetivizado y mecanizado. Se objetiviza: al transformarse el procedimiento en algo general independiente de las contingencias de la persona del empresario, de tal manera que quienquiera que lo emplee resulta inteligible para cualquier persona. Los libros de comercio de la Edad Media solo podían y debían entenderlos sus dueños. En la contabilidad sistemática todo conocedor entiende. Pero todavía más: por la contabilidad, el calculo no solo se objetiviza, sino que también se mecaniza. Si se ha hecha el comienzo del calculo, puede seguirse en una dirección de terminada. El negocio se presenta así -por obra de la contabilidad frente al empresario, Como algo independiente, que se mueve de acuerdo con leyes internas y propias. Al organizar la contabilidad de una empresa cualquiera, no se persigue como fin determinar las ganancias de su Propietario, del capitalista, que puede tener ganancias y pérdidas provenientes de fuentes extrañas a la empresa en cuestión. Uno desea solo reflexionar sobre la ventaja de la explotación de una empresa dada. No debemos, por lo tanto, confundir la empresa con el capitalista, su propietario. ESTOS DOS (EMPRESARIO Y EMPRESA) ESTÁN SEPARADOS POR LA CONTABILIDAD QUE CONSIDERA AL PROPIETARIO DE LA EMPRESA COMO UNA TERCERA PERSONA, como un acreedor por el capital que le ha encomendado; y este hecho, como es sabido, tiene también consecuencias jurídicas.

9.° DESAPARECEN LAS VIEJAS FORMAS DEL COMERCIO GREMIAL Y EMPIEZA A SURGIR UNA ORGANIZACIÓN DE TODOS LOS COMERCIANTE BAJO FORMA DE BOLSAS

Las ferias que, como es sabido, desempeñaron un papel importante durante la Edad Media, en la cual -el gran comercio tenía un carácter periódico, pierden poco a poco su antigua importancia, a medida que se desenvuelve, desde el siglo XV, el comercio sedentario y urbano. En el siglo XVI se fundan bolsas mundiales como la de Amberes y la de Lyon. A las bolsas ya no se conducen las mismas mercaderías. En ellas se transigen solo valores que las representan. Ehrenberg en su hermosa obra 'Das Zeitalter der Fugger', muestra que en el siglo XVI, la importancia pasa de las ferias a las bolsas, tanto para el comercio de mercaderías, como para el comercio de la plata. En las ferias las transacciones son periódicas. En las bolsas, por el contrario, se negocian permanentemente mercaderías y valores. Las bolsas contribuyeron a la concentración de las operaciones comerciales y financieras. Ellas están abiertas a los comerciantes de 'todas las naciones', como lo dice la inscripción colocada sobre el frontón de la Bolsa de Amberes cuya fundación en 1531, fué un acontecimiento de gran importancia (29). Gracias a las bolsas, los acontecimientos políticos y la opinión publica influyen sobre la marcha de los negocios. Las bolsas están también en relación con los orígenes del capitalismo financiero. El desenvolvimiento de las grandes potencias financieras en las postrimerías de la Edad Media fue, como la muestra Ricardo Ehrenberg, consecuencia del desenvolvimiento del crédito publico, que hizo posible la formación de los grandes Estados (30). Estos Estados necesitaban cada vez más dinero, ya que sus servicios militares, diplomáticos y financieros no cesaron de crecer: De esta manera se explica la actividad financiera de los italianos (Florentinos, Lucainos, Genoveses, etc.), en Inglaterra, en los Países Bajos, en Francia; y la de los 'marans' (judíos portugueses convertidos) en Amberes. En Alemania los Fugger de Augsburgo, en un comienzo mercaderes, después propietarios de minas de plata y banqueros, fueron los prestamistas oficiales de los Habsburgos y sabemos el papel que ellos desempeñeraron en la elección de Carlos V. Otras familias de Augsburgo y Nürenberg, tales como los Tucher y los (Imhof) fueron grandes potencias financieras en la primera mitad del siglo XVI. Los banqueros alemanes ocuparon también una situación importante en el extranjero, por ejemplo, en Lyon aquel denominado 'el buen Kleberg', que durante muchos años fué el personaje más importante de esta ciudad. Todos estos hechos tuvieron como consecuencia una grande acumulación de capitales, y ella se comprende si, tenemos presente que la tasa del interés subía a menudo a más del 50%.

10. COMIENZOS DEL SERVICIO DE CORREOS Y ORGANIZACIÓN DE ESTE SOBRE UNA BASE INTERNACIONAL

El establecimiento y organización de los Correos significa una completa revolución del conjunto de la vida cultural y en particular-como se comprenderá-de las relaciones económicas de los hombres.

IV) Transformaciones económicas realizadas en el siglo XVII

Pero mucho más decisivas son, tal vez, las transformaciones que experimenta la vida económica europea en el siglo XVII. Ellas son obra de la acción más intensa y profunda de las antiguas causas ya anotadas, a las cuales es precise agregar una serie de nuevas causas que revolucionan completamente la vida económica. Tales son por ejemplo:

1.° El surgimiento de tipos de empresarios vigorosos y de gran poder:

a) Bajo la forma de herejes que aumentan cada día; y b) Bajo forma de desterrados o perseguidos religiosos, tales como judíos, hugonotes, escoceses, etc.

2.° La creación de una filosofía comercial por los puritanos.

La reforma religiosa va a contribuir singularmente al triunfo de la concepción moderna del capitalismo. Ya Max Weber (31) y E. Troeltsch (32) estudiaron esta influencia de la Reforma, y en particular de la Reforma Calvinista, sobre el desenvolvimiento del capitalismo. La doctrina de la Iglecia Cristiana, que reprueba el préstamo a interés, dominó en forma absoluta en toda la edad Media. Sin embargo, si- en esta época, no se concibe el préstamo de dinero, sino como up acto de usura; se determine por admitir que el préstamo puede ser legitimo, cuando se trata de una comandita que comporta riesgos. La Iglesia distinguió -entonces los préstamos estériles y los préstamos productivos. Pero como lo hace notar Ashley, a medida que se extienden las relaciones comerciales, el dinero toma cada vez más el carácter de capital. Mientras tanto, la doctrina escolástica subsistía, y para los negociantes que permanecían fieles a la fé católica, surgió aquí un conflicto de conciencia. Es esto lo que explica la curiosa consulta de los mercaderes españoles de Amberes en 1532. Ellos encomendaron a su confesor, el franciscano Juan Bautista, preguntar a la Universidad de París si podían o no practicar el préstamo a interés. Esta curiosa consulta escrita, que se ha conservado, muestra que los teólogos Católicos no habían renunciado a ninguna de las ideas tradicionales. Ellos rechazan el interés como ilícito y usurario. Ellos reprueban todo elementos especulador en el comercio y - no admiten sino el reembolso de los gastos que ha debido realizar el prestamista. Ellos condenan en forma absoluta el préstamo a interés. Pero es evidente que la practica no pudo atenerse a estas reglas rígidas. Los mismos soberanos españoles, Carlos V y Felipe II, tan Católicos como fueron, debieron reconocer la legitimidad del interés, bien es cierto, que en forma relativamente moderada: solo el 12%. En Inglaterra, en la época de los Tudor, el gobierno se vio también en dificultades por los préstamos a interés. Ellos vieron que era imposible atenerse a la antigua concepción de la Iglesia y seguir considerando los préstamos como 'pecado mortal'. De esta manera surge la idea de que lo punible no es el pago de una suma razonable y legitima por el dinero prestado, sino únicamente las exacciones a las cuales pueden dar lugar los préstamos a interés. En 1545 un decreto real autorizo el interés de un 10% . La doctrina calvinista, en lo que concierne al préstamo a interés, se opone en forma absoluta a la doctrina de la Iglesia Católica. Ella considera loable el trabajo, el ejercicio serio de la profesión y considera como legitima la adquisición de riquezas. El individualismo que caracteriza a la reforma calvinista encuadra bien con el individualismo de los centros capitalistas en formación en el siglo XVI y es un hecho bien notorio que ciudades como Lyon y sobre todo Amberes son de las primeras que se convirtieron a las nuevas ideas religiosas. Esto explica también que sean precisamente los puritanos y los judíos los agentes más activos del capitalismo moderno.

3 ° El rápido aumento de la riqueza burguesa y corno consecuencia la aparición del lujo.

En las postrimerías de la Edad Media surge, por causal -muy diversas, una nueva riqueza que Sombart denomina burguesa, en contraposición a la riqueza del feudalismo. Esta es exclusivamente territorial. Desde el siglo X III y XIV cambia este estado de cosas. Se multiplican las grandes fortunas, crecen los grandes capitales, sobre todo en Italia, Alemania y más tarde en Holanda y Francia. Todo ello en relación con la explotación del Oriente, y de las ricas minas de mérica. Esta es la época en que se desenvuelven los negocios financieros, y observamos un rápido enriquecimiento de los especuladores de bolsa y de los negociantes de los mares del sur. Ahora surgen fortunas burguesas, es decir, capitales muebles, que son fomentados por el oro del Brasil y por los negocios financieros. Esta formación de la riqueza burguesa fué causa de un cambio radical en la estructura de la antigua sociedad, cambio que consistió en una composición completamente nueva de las clases más altar que darán origen al desarrollo del lujo, como lo expone Sombart en su interesante obra 'Lujo y Capitalismo' (33) . Para Sombart las industrias de lujo son las más susceptibles de organización capitalista debido a las siguientes causas: 1.ª causa: la naturaleza del proceso de la producción. Las industrias del lujo requieren casi siempre una materia prima de alto, valor que con frecuencia tiene que venir de países lejanos. Esto da una ventaja al mercader rico y previsor. Por otra parte, el procedimiento suele ser más costoso en la producción del objeto de lujo que el del artículo corriente. Sobre todo cuando nacen estas industrias. Basta recordar la fabricación de la porcelana, del cristal, de tapices, espejos, etc. Esto significa nueva ventaja para el empresario que dispone de capital; La 2.ª causa, que hace que las industrias de lujo entren antes que las demás en el régimen capitalista, reside en la naturaleza de las ventas. La venta de los artículos de lujo se halla sujeta a más contingencias que la de los artículos de use corriente. La historia de las industrias de lujo nos enseña lo rápidamente que cambian los caprichos de la gente rica entre las cuales comienza a dominar la 'moda', sobre el gusto. Este rápido cambio trae como consecuencia, por una parte, frecuentes excesos de existencias y exige, por otra parte, del productor una flexibilidad de espíritu para acomodar su producción a las nuevas exigencias de su clientela. Ahora bien, la organización capitalista es más susceptible, que el oficio manual, no solo de resistir las coyunturas desfavorables, sino de aprovechar íntegramente las favorables; y la 3.ª causa, es de carácter histórico: todas las industrias de lujo en Europa durante la Edad Media, fueron creadas artificialmente o por los príncipes o por los extranjeros de espíritu emprendedor (34). El papel que ha desempeñado el. extranjero en la génesis de la industria moderna es importantísimo. Desde los 'humiliates' que en Florencia fundaron la pañería, hasta los emigrados franceses, padres de la industria berlinesa, hay una cadena ininterrumpida de transformaciones y de fundaciones industriales. casi siempre, lo que fundan son industrias de lujo, cuyo desarrollo interesa, sobre todo, a los señores del país. Ahora bien, todas estas industrias fundadas conscientemente y por extranjeros reciben, desde un principio, un sello racional. Nacen, por lo general, fuera de las antiguas limitaciones gremiales y muchas veces en oposición a los arraigados intereses de los artesanos del país. Al establecerse estas industrial nuevas, no tienen en cuenta ninguna otra consideración fuera de la utilidad y provecho, por eso constituyen el terreno en el cual puede desenvolverse mejor el nuevo sistema económico.

4.° El rápido aumento de los ejércitos permanentes:

Esta circunstancia-como se comprenderá fácilmente esta en intima relación con las especulaciones y los abastecimientos, fomentando, de esta manera, en forma directa los intereses capitalistas.

5.° El desenvolvimiento de la política comercial, del mercantilismo

La política económica que estaba Ramada a echar las bases sólidas del capitalismo en los estados modernos, se conoce bajo la denominación de política mercantilista. El mercantilismo abarca toda la política económica de aquella época primitiva. Forma el contenido esencial del arte del estadista, tal como lo encontramos llevado a la practica en los siglos XVI a XVIII, desde Carlos V a Federico el Grande; y alcanza su punto culminante en Inglaterra, durante el gobierno de Cronwell; en Francia bajo el régimen de Colbert, de cuyo nombre recibe también la denominación de Colbertismo y en Alemania bajo el régimen De la Cameralística. Las características que, en particular distinguen a la política económica mercantilista se comprenderán mejor y más claramente, examinando y determinando que principios e ideas tomo esta política del período anterior, es decir, de la Economía urbana medioeval, y que innovaciones se producen necesariamente como consecuencia de las nuevas circunstancias históricas, especialmente de la transformación que sufren los intereses del soberano. Sombart, con visión penetrante considera que el mercantilismo, en el hecho, no es otra cosa sino la POLÍTICA ECONÓMICA DE LA CIUDAD MEDIOEVAL TRASLADADA A UN TERRITORIO MÁS EXTENSO. Así como esta con sus intereses formaba el centro al cual se subordinaban todos los demás intereses; así, ahora, el centro será el territorio o la región dominada por el príncipe. En su concepción fundamental la política mantiene su carácter egocéntrico. Pero también el antiguo sentimiento de la comunidad sigue actuando sometido a la idea general del Estado: el bienestar de todos prima sobre el de los individuos en particular. La totalidad, el conjunto, aunque representado por el monarca absoluto, es solidario (35). De esta concepción fundamental surge, ante todo, una amplia preocupación también del Estado absoluto para el consumo económico de sus miembros : LA 'POLÍTICA DE APROVISIONAMIENTO' DE LAS CIUDADES MEDIOEVALES ES CONTINUADA POR EL ESTADO EN FORMA CONSCIENTE Y EN todas SUS PARTES. 'La política de aprovisionamiento' de las ciudades perseguía. como fin proveer a sus habitantes con los medios de vida necesarios, (cereales, ganado, etc.). De ahí la aspiración a conducir la mayor cantidad posible de estos bienes hacia la ciudad, lo que se procuraba, prohibiendo las ventas en el campo y obligando a los productores a llevar sus mercancías a las ferias. Prohibiendo las ventas anticipadas y obligando-para el caso de carestía-a almacenar artículos de alimentación. En todos estos aspectos los soberanos no hacen otra cosa que continuar la política de la ciudad. En ESPAÑA encontramos prohibiciones de exportación para el ganado y el pan en los años 1307, 1312, 1351, 1371, 1377 y 1390; para cereales en 1455, para ganado en 1502. En FRANCIA empieza la política de aprovisionamiento de los reyes con las ordenanzas de Felipe IV de 1305 y 1307 En ellas se prohibe la exportación de cereales, se ordena su envío al mercado, se prohibe el monopolio, se establecen precios para artículos alimenticios. Estos principios elementales mantienen su fuerza en todos los siglos -siguientes. En 1577 se permite la exportación de cereales sólo con un permiso especial. La tarifa de 1614 contiene un elevado derecho de exportación para cereales. La reglamentación del comercio de cereales se hace todavía más severa en los siglos XVII y XVIII: los productores y comerciantes no pueden mantener sus cereales más de dos años en bodega; las ciudades deben aprovisionarse, por lo menos, para tres anos; los comerciantes no deben comprar cereales en un radio superior a dos millas alrededor de cada ciudad; de siete a ocho millas alrededor de París. Los comerciantes extranjeros deben traer y vender sus cereales en persona, etc., etc. (36). Los reglamentos más importantes son de los siglos XVII y XVIII. En INGLATERRA, empieza la preocupación de los reyes con Enrique III. Se llega también a una prohibición de la exportación de cereales, lo mismo se establecen prescripciones muy estrictas sobre monopolios y acaparamiento de medios de vida. Desde la época de Isabel las prescripciones sobre exportación de cereales se moderan algo : esto tuvo su fundamento natural en la consideración cada vez mayor que tenían que otorgar los reyes a los productores de cereales y ganados y se hace sentir simultáneamente en todos los países. Se llega a una especie de COMPROMISO entre los intereses de los consumidores urbanos y los de los productores rurales, que generalmente terminaba autorizando en general la -exportación de cereales, pero pudiendo ser prohibida en épocas de precios muy elevados. Este es el caso de Francia durante el siglo XVI. En Inglaterra desde 1571: la exportación no se permite en épocas de carestía. La podían prohibir los jueces de paz. Prohibición de acaparamiento, tasas de precios, vigilancia en las compras y ventas mantienen su fuerza en toda esta época y aun después. Del hecho de no ser el mercantilismo otra cosa que la política económica de la ciudad medioeval trasladada a un territorio más extenso, surge además el principio fundamental de que el sujeto económico individual deriva su derecho a la producción de bienes o a la realización del comercio de la comunidad, la que-representada por el monarca-le acuerda tantos derechos y obligaciones, según lo encuentre conveniente para sus propios intereses: TODA ACTIVIDAD ECONÓMICA ES UNA ACTIVIDAD 'PRIVILEGIADA'. Y finalmente de aquella concepción fundamental surge el hecho de que cada individuo debe adaptar su conducta estrictamente a las indicaciones de la autoridad. Esta debe velar por la actividad económica y es responsable de su practica cuidadosa. Para este efecto esta obligada a acompañar cada acto de los sujetos económicos con una prescripción: TODA ACTIVIDAD ECONÓMICA ES 'REGLAMENTADA'. Estos son los principios que tomó el mercantilismo, de la época anterior. Veamos ahora las innovaciones que introduce en la vida económica de los pueblos europeos. Frente al sólido sistema, de la política económica de la ciudad surge el soberano con sus intereses peculiares. Sabemos que el funda su poder sobre dos instituciones: el ejercito y la burocracia y también sabemos que estas dos instituciones desde un comienzo están edificadas sobre una base económico-monetaria. Para conservar el ejercito y la burocracia necesita el soberano dinero y más dinero. El príncipe se procuraba el dinero, que necesitaba para sus fines por medio de los tributos o de los empréstitos. Pero para cobrar tributos y para contratar empréstitos debe existir en el país una CANTIDAD MININA DE METALES PRECIOSOS, existencia que debía ser tanto más grandes, cuanto menos desarrolladas estuvieran las formas del crédito. Y podemos agregar que el fuerte aumento de la producción de metales nobles que se observa en estos siglos y a la cual ya nos hemos referido, significo - para el Estado moderno - una aceleración de su desenvolvimiento. Uno de los conocedores más profundos de la historia militar; M. Jähns, llega a formular el siguiente pensamiento: 'Sus arsenales y ejércitos (Sajonia) surgieron de las vetas de plata de Schneeberg'(37). Podemos darle, a esta frase la siguiente interpretación general: de las minas de plata de Méjico y Perú y de los placeres auríferos del Brasil surgió el Estado moderno. Expresado de otra manera: tanta plata, (más tarde oro), tanto poder adquiere el Estado. Se comprende naturalmente que solo como una condición de su existencia: sin la abundante producción de metales preciosos como la que trajo consigo el descubrimiento de América no habría llegado el Estado moderno a un desenvolvimiento tan rápido y general. Procurarse dinero va a constituir para el príncipe el problema central del arte de gobernar y es muy sabido que alrededor de esta aspiración por el dinero se agrupan todas las ideas y medidas de la política mercantilista. Así como la preocupación más ardiente de las autoridades municipales medioevales estuvo constituida por el aprovisionamiento de la ciudad con bienes de consumo, de la misma manera llevar valores de cambio en forma de dinero a las áreas o 'camera' del soberano paso a ser la aspiración central de todos los grandes hombres de estado del Ancien Regime. Y para esto procuran atraer dinero a los países por ellos sometidos, para que este dinero directa o indirectamente pase a incrementar las áreas del Estado. DE LA POLÍTICA DE APROVISIONAMIENTO DE BIENES DE CONSUMO DE LAS CIUDADES MEDIOEVALES SE PASA EN LOS ESTADOS MODERNOS A UNA POLÍTICA DE APROVISIONAMIENTO DE DINERO. 'Fácilmente se aceptará de acuerdo con este principio que lo único que hace poderoso y grande a un Estado es la abundancia de plata' (38), con esta palabras expresa Col, bert el espíritu no solo de su tiempo, sino que de los siglos precedentes y del siglo que sigue. Esta aspiración a aumentar el dinero sirvió de base a todos los políticos mercantilistas, y la vemos reflejada tanto en la teoría, como en la práctica mercantilista. Lo que vario con el transcurso del tiempo, lo que distinguió a cada individuo, solo fué la distinta concepción, el distinto criterio, acerca de la forma más apropiada, más fácil y eficaz para procurarse el tan codiciado dinero. En Inglaterra durante el siglo XVII observamos la lucha entre estas diversas corrientes a opiniones. Los 'Bullionists ', que pretenden o desean promover el aumento o disminución de los metales preciosos en forma directa y los 'mercantilist', que estiman más oportuna y conveniente una regulación indirecta, dirigiendo la corriente de transacción de mercaderías (lo que hoy día denominamos la balanza comercial) y más tarde en los últimos años de los Stuart vemos como surge y triunfa aquella concepción que ante todo espera del desenvolvimiento de las industrias un aumento de la existencia de metálico. Uno de los primeros que, en Inglaterra, representa esta opinión es el autor de 'Britannia Langueens', (1680), (39). Por esta razón, para obtener más fácilmente una visión clara del aspecto policromo de la política económico-mercantilista, debemos considerar las diversas manifestaciones de esa política como otros tantos ensayos o intentos para realizar el fin último del arte de gobernar los Estados; agrupando estas diversas manifestaciones de acuerdo con el método diverso que se emplea par alcanzar el fin deseado : el aprovisionamiento de dinero. Para esto siempre debemos recordar el hecho que dejamos establecido más arriba : De que la política mercantilista trata de alcanzar sus fines peculiares en lo fundamental por el camino que antes habían seguido las autoridades municipales. Las aspiraciones más ardientes de toda política mercantilista debió ser dirigida naturalmente a APROPIARSE DEL DINERO DIRECTAMENTE, ya sea que se procurara mantener en el país el oro y plata existentes, ya sea que se procurara producir metales nobles en el propio país. Al prohibir los reyes la exportación de dinero efectivo, no hacen otra cosa que seguir las huellas de los gobiernos municipales medioevales. Semejantes prohibiciones las encontramos en Francia ya en los años 1303 y 1322, lo mismo en Inglaterra con Eduardo III, en España y otros países. También las ciudades habían practicado-naturalmente solo en forma aislada la explotación de metales preciosos. Desde el siglo XVI surge cada vez más claramente la tendencia, por parte de los Estados, a tomar las minas de plata bajo su propia administración para evitar que se debilite en el país la corriente de metales preciosos. Y aun llega a establecerse como principio fundamental de la teoría mercantilista: que una explotación de metales nobles produce tambien utilidad o beneficios económicos a la nación, aun cuando se practique con perdidas. Pero la consecuencia más importante fue, sin duda, el hecho de que el deseo, la exigencia de poseer minas de plata y oro impulsa a los Estados por sobre sus fronteras hacia 'la India', el país maravilloso del oro y la plata. De esta manera la persecución del oro en la cual participan todos los Estados durante aquellos siglos, da origen a las grandes potencias coloniales. También-aunque de pasada--deseamos indicar aquí como de esta aspiración a procurarle la mayor suma posible de dinero a las arcas del señor, nació el variado y artificioso edificio de la Economía tributaria y de los empréstitos y como esta misma aspiración condujo a una política monetaria bien característica, que es de gran importancia para la estructuración de la vida económica. Pero también el Estado mismo se hace empresario con el fin de procurarse ere dinero directamente por medio de las ganancias. Aquí, ante todo, deseamos considerar aquel aspecto de la política económica del mercantilismo por el cual el Estado trata de procurarse dinero en forma directa. Este procedimiento directo condujo al Estado a una especie de NEGOCIO EN COMPAÑÍA CON EL CAPITALISMO NACIENTE y el desenvolvimiento de este negocio en compañía es, en realidad, en lo que comúnmente se piensa cuando se habla de mercantilismo. Es preciso convencerse que en aquella época el soberano y el empresario capitalista son aliados naturales, porque en gran parte están animados de los mismos intereses y persiguen, por lo tanto, los mismos fines. En primer lugar se juntan v cooperan por su oposición común frente a los poderes históricos feudo-urbanos de la Edad Media. Estos eran los que, en muchos aspectos, colocaban obstáculos en el camino del desenvolvimiento de la soberanía del príncipe y ellos son los que al mismo tiempo mantienen sujetos y oponen trabas al capitalismo naciente por medio de las limitaciones gremiales y aduaneras. Tanto en interés del Estado absoluto, como del Moderno capitalismo, era preciso que en. el interior de cada gran país de los que se- estaban formando, quedaran vencidas las resistencias opuestas por los poderes locales, feudo-urbanos. Para este fin lo primero era acabar con la autonomía económica de las ciudades. Su monopolio industrial quedo roto desde el momento en que se suspendió el derecho exclusivo de otorgar licencias industriales y como consecuencia, cada ciudadano fué ya libre para organizar nuevos establecimientos industriales en el campo. Al mismo tiempo se restringió considerablemente el régimen gremial, desde el momento en que las industrias capitalistas quedaron substraídas a dicho régimen. Para garantizar a las mercancías la libre circulación a través de un amplio territorio, hubieron de suprimirse los derechos miliarios y de transito, que habían beneficiado a las ciudades; reforma que acaeció en Prusia en los siglos XVI y XVII constituyendo una de las finalidades capitales de la política-económica. Del mismo modo fué preciso atender a que desaparecieran las barreras que, en forma de aduanas interiores, existían entre las ciudades o entre las regiones. En los países de Europa, Occidental, la liberación del tráfico mercantil con respecto a las aduanas interiores se realizo en el siglo XVII, pero Alemania, en su conjunto, hubo de esperar hasta el siglo XIX para ver realizada esta misma política. En efecto, fué la fundación de la unión aduanera, en 1831, el hecho que produjo, lo que en Francia había sido logrado por Colbert. Pero esta supresión de los obstáculos que en el interior del país se oponían al libre desarrollo del comercio y de la producción, apenas logró realizar la mitad de la obra que se perseguía: la creación de un mercado nacional. fué entonces preciso adoptar medidas de naturaleza positiva, con objeto de hacer del territorio de los nuevos estados en formación una zona económica homogénea. Entre estas medidas figura la tendencia a mejorar las vías de comunicación, estableciendo calzadas, construyendo canales y creando las comunicaciones postales. En tiempo de Enrique IV se destinaron en Francia 3.500.000.00 libras a estas atenciones y en tiempo de Colbert más de 4.000.000.00. Luego se pensó también en estimular la circulación de mercancías, implantando un sistema uniforme de medidas y monedas en una zona territorial extensa. El sistema de ferias y mercados, que acusaba considerables diferencias de ciudad a ciudad, fué sometido a una regulación uniforme para todo el Estado. Finalmente, en lugar de los privilegios locales se trato de establecer un derecho general, y a este objeto se implanto el derecho romano, más susceptible de adaptarse a las necesidades de una vida muy variada en materia de tráfico que los derechos territoriales. Preocupáronse también los estadistas de proteger mediante disposiciones positivas las industrias capitalistas ya existentes en el país, y, en la medida de lo posible, implantar nuevas. Con este objeto púsose en practica una sagaz política aduanera, cuyo fundamento descansaba, en muchos casos, sobre las máximas que habían dominado la política mercantil de la ciudad. Para que la propia industria pudiera prosperar, era preciso alejar toda posibilidad de competencia extranjera. Para ello se formularon prohibiciones de importar determinados artículos o bien se les gravo con elevados aranceles. Más, de otra parte, convenía disponer las cosas de tal forma, que las industrias nacionales pudieran disponer de materias primas buenas y baratas para confeccionar sus productos. Para lograr esta finalidad se prohibió la exportación de material, primas o de artículos semifabricados, o se les gravo con elevados aranceles a la exportación, dándose, en cambio, todo genero de facilidades para la importación de materias primas del extranjero. Cuando estas medidas no fueron suficientes para estimular la industria nacional, se recurrió a la protección directa de la industria capitalista. Otorgáronse premios a la instalación de fabricas y a la exportación de productos industriales, se procuro traer del extranjero personas eminentes como empresarios o como artesanos, para que implantaran en el país la industria en cuestión, cuando no existía, o imprimieran a las ya existente un desarrollo más rápido. La política de la inmigración, que por ejemplo, fué practicada por los Hohenzollern, obedeció, en buena parte, a ese deseo de dotar al país con extranjeros industriosos y activos. Pero el Estado no solo se preocupo con todas sus fuerzas en crear un mercado interior, sino que tendió con interés análogo a desplegar hacia fuera su esfera de dominio en la medida de lo posible, o expresándonos en términos económicos, a ofrecer a la industria y al comercio nacional la posibilidad de extender su radio de acción por el mundo entero. Si en algún momento ha podido ser cierta la afirmación de que el éxito económico depende. del poder del Estado, fué en aquella época en que se implanto en Europa el capitalismo moderno. Más adelante examinaremos en detalle que medidas pusieron en practica los Estados para aumentar su comercio exterior, sus disponibilidades navales, y sobre todo sus dominios coloniales, pues en torno a estos gira la lucha de los diversos estados europeos desde el siglo XVI. Fueron medidas que, en conjunto, se caracterizan por la decisión con que se procede, sin miramiento alguno hacia los intereses de los demás estados, a la vez que se procura que los gérmenes de la propia vida económica adquieran un lozano desarrollo, mediante un adecuado cultivo. Como, en esta lucha, reñida, por aumentar la esfera de dominio chocaban con frecuencia los intereses de los diversos estados, no es de extrañar que los tiempos de la política mercantilista haya silo también la época de las grandes guerras entre las naciones europeas para lograr la hegemonía. Cuando no bastaban las medidas aduaneras, el boycot a la flota extranjera y a las sociedades extranjeras de comercio exterior, se echaba mano a- la espada para lograr el objeto propuesto. Para los dos poderes nuevos-el Estado absoluto y el capitalismo-era común el interés por una provisión lo más extensa posible de metales preciosos dentro del país. De esta manera resultó que el Estado y el capitalismo se protegen y ayudan mutuamente. El Estado absoluto se transforma en impulsor, en fomentador de los intereses capitalistas, o sea, en primera línea de las industrias capitalistas y del comercio externo: 'las antes, las manufacturas deben ser fomentadas-se dice en el preámbulo de un edicto de Enrique IV de Agosto de 1603- 'por que es el único medio de no enriquecer a nuestros vecinos transportando fuera del reino el oro y la plata'. El dinero es 'sanguis corporis politici', y para conservarlo en el país no existe otro medio que impedir que se admitan en él mercaderías extranjeras o si son imprescindibles es preciso producirlas 'per naturam vel industriam' en el propio país. Colbert estima que la riqueza en metales preciosos fomenta las industrias en un país: 'quant l'argent est dans le rovaume, l'envie étant universelle d'en tirer profit, fait que les hommnes lui donnent du mouvement', y con ello ganan nuevamente las arcas del Estado: 'West dans ce mouvement que le Trésor trouve sa part'. Pero para alcanzar aquel efecto favorable se debe ante todo desarrollar el comercio exterior: 'il n'y a que le commerce seul et tout ce qui en dépend qui peut produire le grand effet deamener de l'argent; il fallait l'introduire en France ou ni le général ni même les particuliers ne s'y sont jamais appliques...' (40). La política mercantilista imprimió también un poderoso avance al capitalismo mediante la transformación parcial del derecho económico. Del mismo modo que en sus comienzos el capitalismo hubo de valerse de la técnica del artesanado, así no tuvo tampoco otro recurso que basar sus instituciones sobre aquellas normas jurídicas que por espacio de varios siglos habían ido desarrollándose para regular la producción artesana. Así, el primer período de la institución capitalista, se mueve, en parte, dentro del ámbito de la ordenación gremial. En cuanto esta se hallaba en pugna con los intereses capitalistas, procedíase a encontrar una solución conciliatoria, pues con frecuencia se producían dificultades, y muy especialmente durante el último período de la organización gremial. Ahora bien, donde quiera que ese procedimiento de soslayar el derecho existente era impracticable, las normas en vigor-cuyo sentido, como ya sabemos, era obstaculizar el desarrollo de la gran industria-tenían que ser modificadas conforme a los intereses del capitalismo, por el supremo poder jurídico: el de los príncipes, aliados naturales del capitalismo. Así surgieron los previlegios o concesiones hechas por los estadistas a favor de determinadas empresas industriales. Este sistema de concesiones y privilegios estatales significo para el capitalismo, poco más o menos, lo mismo que la agremiación obligatoria para el artesanado medioeval. Al gran empresario solo le estaba permitida la explotación de su actividad sobre la base de una cierta licencia y del pago de un canon por la concesión. La diferencia estriba en que ahora es el arbitrio del soberano del país el que regula el ejercicio de la actividad industrial, mientras que en épocas anteriores estas cuestiones se ventilaban en el estrecho marco de las ciudades medioevales o de pequeños territorios. En compensación a ello, el empresario concesionario o privilegiado reclamaba en cierto modo un monopolio para la explotación de su industria o para la venta de sus productos, análogo al que habían poseído los maestros de los gremios medioevales. En otro aspecto mantuviéronse también durante los primeros siglos de desenvolvimiento capitalista, los fundamentos de la evolución industrial de la Edad Media. Nos referimos principalmente a todas aquellas disposiciones jurídicas relativas a la industria medioeval, cuyo objeto era garantizar por parte de los poderes públicos, la calidad de los productos. La industria capitalista, tuvo que valerse, durante algún tiempo, de la inspección publica de las mercancías, así Como de velar, mediante normas adecuadas, por la formación de sus obreros y oficiales, y poner en practica otras especiales medidas de carácter tutelar. Mientras el capitalismo se hallaba en los principios de su desarrollo, mientras se sentía débil frente a los poderes históricos de la Edad Media, deseo y acogió con agrado la ayuda inmediata otorgada por el Estado, tal Como vino a expresarse en la política mercantilista. Por otra parte, no consideró gravosa la restricción y la tutela inherentes a dicha ayuda, en aquel tiempo, en que el ritmo de la vida económica era todavía lento y en qué las proporciones de la economía capitalista eran aun bastante reducidas (41).

6.° El perfeccionamiento de la técnica en diversos terrenos, especialmente en la técnica de la medición.

Nos encontramos aquí frente a hechos o fenómenos técnicos cuyo surgimiento debemos considerar Como una Condición indispensable para el desenvolvimiento del sistema capitalista. Desde fines de la Edad Media hasta fines del capitalismo primitivo se han realizado en el Campo de la técnica de las mediciones, inventos importantes y decisivos. De las tres unidades fundamentales que nosotros medimos: longitud, tiempo y masa; sólo tienen importancia las dos primeras. Esto no quiere decir que la determinación del peso, no tenga también importancia para la estructuración de la vida económica, Como de la vida cultural en general. Pero en la época que estamos considerando no se realizó, en el Campo de la técnica de la medida de pesos, ningún invento importante. La balanza, o pesa en sus dos formas, como romana con muelle y de bascula, es antiquísima. El perfeccionamiento del mecanismo de las pesas que conduce a la balanza química o a la balanza de precisión se realiza en otra época distinta. El pertenece a aquellos inventos decisivos, que preparan el transito hacia la época del alto capitalismo. Como es sabido, ellos hacen posible la química moderna. En cambio, tanto la técnica .de la medición del tiempo, como la de las longitudes, realizan progresos considerables y muy importantes, precisamente en aquellos siglos a los cuales se refieren estas observaciones. LOS INSTRUMENTOS PARA LA MEDICIÓN DEL TIEMPO los denominamos relojes. La Antigüedad conocía (en parte en forma muy precisa), los relojes de sol y de agua. La Edad Media desde comienzos del siglo XI, (en los monasterios, estos centros de irradiación de cultura) conoce los relojes de ruedas. Los relojes en su forma actual son obra de los siglos XV, XVI y XVII. En el año 1500, Peter Hele, inventa el reloj de bolsillo, es decir, un medidor del tiempo basado en el principio de la elasticidad de determinados cuerpos: esto es, el reloj, a resorte (42), que en el trascurso de los siglos siguientes lograra perfeccionamientos fundamentales. En los comienzos del siglo XVII se inventa el caracol para corregir la tensión desigual del resorte. En 1674 aparece el resorte en espiral. En 1680 el reloj de repetición. Al comenzar el siglo XVIII se inventa el reloj con secunderos. A mediados del siglo XVII la segunda especie de relojes, aquellos que recién permiten el establecimiento del tiempo sin ningún error: el reloj de péndulo. Se supone que ya en el año 1641 lo haya inventado Galileo, pero que, debido a temor de persecuciones, no lo haya dado a conocer. En todo caso el año 1657 Huygens lo da a conocer en forma practica. LA IMPORTANCIA DE LA MEDICIÓN EXACTA DEL TIEMPO reside en que sólo por medio de ella ALCANZA LA PRODUCCIÓN DE BIENES- a la par que el transporte-UN ALTO GRADO DE EXACTITUD, DE PRECISIÓN Y SEGURIDAD. Pero es aun mayor la influencia que ejerce la exacta determinación del tiempo sobre la conducta del hombre que se dedica a la Economía, cuya racionalización puede medirse en el progresivo empleo de los relojes. Para considerar los progresos técnicos en el TERRENO DE LA MEDICIÓN DE LONGITUDES como decisivos para aquella época, es preciso tomar el concepto de medición de longitudes en una acepción amplia, entendiendo con el también la determinación del lugar, cuya técnica ~ se transforma radicalmente en estos siglos. Fácilmente se comprenderá que solo la posibilidad de orientarse en forma rápida y segura en cualquier lugar de la tierra le permite al hombre abarcar todo el globo terrestre. Y, como es sabido, es esta posibilidad la que permite lanzarse al Océano descubriendo el camino hacia América y hacia la India. La invención de la brújula se pierde, lo mismo que la de la pólvora, en la obscuridad de la Edad Media. Se ha pretendido encontrar la primera noticia escrita del empleo de la brújula en Europa en los escritos del ingles Alejandro Neckam (1195). Durante largo tiempo, como es sabido, se considero a Flavio di Gioia, en Amalfi, como el inventor de la brújula, colocando esta invención en el año 1305. 'La leyenda Gioia', ha sido destruida por las ultimas investigaciones. La utilización practica de la brújula no podemos colocarla antes del siglo XIV. Y aun otros síntomas nos permiten establecer que este invento se divulgo mucho más tarde. Todavía en 1499 Polydorius Virgilius no lo indica en su libro sobre las invenciones. En 1560 Cardano lo indica como la cumbre de todos los inventos. En todo caso, solo en el siglo XVI se realizan los progresos más decisivos en la utilización de la brújula. El 13 de Septiembre de 1492 anotó Cristóbal Colón en su diario la primera observación de la declinación. El año 1510 Jorge Hartmann observa por primera vez la declinación en tierra, en la ciudad de Nürenberg. En los años 1525, 1538, 1585 se realizan nuevos perfeccionamientos en la determinación de la declinación. En 1544 descubre Jorge Hartmann la inclinación, que es observada exactamente, por primera vez, por el marino Roberto Norman. Junto a la brújula los INSTRUMENTOS PARA LA DETERMINACIÓN DE LA LATITUD Y LONGITUD son indispensables para la navegación trans-oceánica. Su invención (que hizo posibles los viajes de Vasco de Gama y de Colon) se realizo en los últimos decenios del siglo XV. En el año 1473 Abraham Zacuto compone unas tablas astronómicas (Alamanach perpetuum) sobre la base de las cuales José Vecinho y el matemático Moisés, en unión con dos colegas cristianos, logran inventar el astrolabio: instrumento con ayuda del cual se puede deducir de la situación del Sol la posición de la nave. Mucho después se inventa el instrumento para la determinación y medición de la longitud geográfica. Su invención se persiguió con verdadera vehemencia. Gobiernos y academias- ofrecen durante todo el siglo XVII premios para la solución de este problema. Después de muchos experimentos inútiles, el año 1714, el parlamento ingles a dictamen de Isaac Newton y del Dr. Halleys acuerda un premio: 'for de discoveh of the longitude'. Solo en los comienzos del siglo XVIII logró John Harrison inventar el llamado reloj de longitud, que, por lo menos teóricamente, cumplía con aquellas exigencias. Para las necesidades practicas, sin embargo, no basto la invención de Harrison. El parlamento ingles insiste en el ofrecimiento . de premios el año 1714, 1765, 1770, 1780, 1781. En 1765 se le entregan a Mr. Witchel 1000 £ por una carta de nagevación y por un procedimiento para determinar la longitud (43) . Finalmente, el navegante se provee de LENTES MARINOS LO QUE VIENE A COMPLETAR SU EQUIPO. La fecha de su invención (1608), ha sido establecida después de las cuidadosas investigaciones realizadas por el profesor Harting. Pero aun los más perfectos instrumentos de orientación y de ubicación de nada sirven al navegante si no posee buenas CARTAS DE NAVEGACIÓN. LAS MÁS ANTIGUAS CARTAS DE NAVEGACIÓN SON LAS DE MARINO SANUTO, (1306-1324), y las de PEDRO VESCONTE, (1318) . Estas cartas eran todavía de aquellas que se conocen con el nombre de cartas de brújula y, por lo tanto, bastante imperfectas. Un progreso importante constituyo la introducción de la proyección Mercator (1512-1594), proyección que Mercator utilizo por primera vez en su gran mapa mundi del año 1569. A fines del siglo XVII, confecciona Halley la primera carta de los vientos para use de los marinos. El año 1665, el jesuita P. Atanasius Kircher, dibuja por primera vez, las corrientes marinas sobre un mapa. Desde el siglo XVI, el arte del pilotaje se hace objeto de una ciencia especial: LA NÁUTICA. 7.° La técnica del transporte: Pero no solo la técnica de la medición realiza en esta época progresos notables. A ellos podemos agregar numerosos otros progresos de la técnica militar y en la del transporte. Las consecuencias de estos hechos son las siguientes innovaciones fundamentales en la organización económica.

8.° La fundación definitiva de la empresa capitalista, cuyas características ya conocemos.

9.° Comienzos de las sociedades anónimas por medio de las grandes Sociedades Comerciales Transoceánicas:

Es en la sociedad anónima donde adquiere la empresa capitalista su más alta perfección. Su forma es la más adecuada a la organización económico-capitalista. En la sociedad anónima el empresario, 'el capitalista', se ha separado de la empresa, o mejor dicho, gracias a la estructura peculiar a la sociedad anónima, puede el capitalista desligarse de la empresa. Se produce Así la completa objetivación de la empresa. En la sociedad por acciones ya no existen personas, sino exclusivamente una empresa, un negocio, sobre la base de un capital. Pertenece a la esencia de la sociedad anónima el que no se pueda decir: esta es la persona, o estas son las personas a quienes pertenece la empresa. En el hecho nadie puede conocerlas: los dueños de acciones forman una masa indeterminada que puede estar constituida hoy por estas y mañana por aquellas personas. Es también en la segunda mitad del siglo XVI y en los comienzos del siglo XVII cuando se forman las sociedades por acciones. Alemania a Inglaterra han mostrado a este respecto el camino. Es preciso no confundir la sociedad anónima con las 'societates' que encontramos en Italia desde la Edad Media y que, como es sabido, adoptaron dos formas: una en la cual todos los asociados toman parte en la dirección y otra denominada 'Commenda' que se asemeja a las sociedades en comandita, tal como se encuentran hoy día en Inglaterra. También los 'merchants adventurers', de comienzos del siglo XV, no formaban sociedades por acciones, sino sólo compañías comerciales, especies de corporaciones. Los mercaderes que las formaban traficaban cada uno por su propia cuenta y en ellas se trata de capitales individuales y no de capitales colectivos. Como ya hemos dicho, el nacimiento de la sociedad anónima debemos hacerlo remontar solo al siglo XVI, en el cual cierto número de 'adventurers' crean sociedades comerciales por acciones para el descubrimiento y explotación de regiones desconocidas. Tal es el caso de la 'Moscovia', que organizaba expediciones costosas por el interior de Rusia penetrando por el más Blanco y por Arkángel. La 'Moscovia', fué una verdadera sociedad por acciones que comprendía doscientas cuarenta acciones de 25 £ cada una. Sin embargo, no debemos exagerar la importancia económica de estas primeras sociedades anónimas. La 'Moscovia', por ejemplo; estaba limitada a un solo viaje, y los beneficios, después de cada viaje, eran repartidos a prorrata del capital que había aportado cada asociado. Durante todo el siglo XVII las sociedades anónimas constituyen casos de excepción y se organizan con muchas limitaciones. Solo en los siglos XVIII y XIX logran desempeñar un papel decisivo en la Economía capitalista.

10. Comienzos del anuncio comercial, revistas y diarios comerciales:

El anuncio comercial es tan antiguo como la Economía del trueque, porque, como se comprenderá claramente, toda persona que desea vender algo, se esforzara por hacerse notar ante los compradores. Sabemos que-a través de toda la Edad Media-el anuncio comercial estuvo constituido por signos que se colocaban frente al lugar de venta: el emblema del oficio, o, si era vendedor ambulante, pregonaba su mercadería o sus servicios. Estas formas primitivas del anuncio comercial se conservan durante la primera época del capitalismo, como se han conservado en todas partes hasta nuestros días. Entre las consecuencias de la invención de la imprenta debemos anotar el nacimiento y los progresos de la publicidad que se realizan en el siglo XVII, principalmente bajo tres diversas formas: 1. Como repartición de avisos; 2. Como carteles y afiches; y 3. Como anuncios en los periódicos. Sombart muestra con mucha claridad hasta que punto fué la publicidad contraria a las antiguas costumbres económicas (44). Las corporaciones se esforzaban por asegurar a todos sus miembros los medios de vida, procurándoles la mano de obra necesaria. La concepción de la competencia era enteramente antipática a los artesanos y mercaderes de la época. El maestro esperaba tranquilamente a los clientes en su taller. Esta mentalidad dominaba aun en el siglo XVIII. El a nuncio comercial, la reclame, parecía hasta este siglo un procedimiento de competencia desleal; y el empieza a ser practicado en Holanda a mediados del siglo XVII, pero sólo en forma excepcional. En Inglaterra en las postrimerías de este siglo. Francia, a este respecto, queda retrasada. Solo en 1751 se fundaron en París 'les petites Affiches'. Una ordenanza de 1761, considera todavía como algo condenable el hecho de que mercaderes de París hayan 'repartido entre el publico avisos ', para anunciar la venta de mercaderías a un precio inferior al ordinario. La publicidad comercial no hace en Francia progresos decisivos, sino en los años que precedieron a la Revolución. todas estas nuevas prácticas comerciales que surgen en el siglo XVII, anuncian el triunfo próximo del capitalismo bajo todas sus formas.

11. La aparición de nuevas a importantes industries

Las innovaciones técnicas que se producen durante la época del capitalismo primitivo ejercen también una influencia decisiva sobre la estructura de la vida económica-particularmente durante los dos últimos siglos de esta época--porque den lugar a la introducción de industrial completamente nuevas o por lo menos a una nueva estructuración de las viejas industrial hasta el punto de que podemos considerarlas como fundadas de nuevo. La novedad de una industria puede residir en que se trabaje o transforme una materia completamente nueva en objetos de use ya conocido, o en que se fabriquen nuevos objetos de uso, o finalmente, que un viejo objeto de uso, se fabrique con la misma materia pero bajo una forma fundamentalmente distinta. Basta con que enumeremos aquí las nuevas ramas industriales más importantes cuya iniciación se realiza en esta época. Una categoría especial forman aquellas ramas . industriales que se relacionan con nuevas materias primas procedentes de las colonias. Entre ellas la más importante es, sin duda:

1) LA INDUSTRIA DEL CHOCOLATE.

Ella aparece en Italia hacia fines del siglo XVI. Hacia 1650 se implanta en Francia: en 1659 David Chaillon obtiene- un privilegio para la fabricación y comercio del chocolate. En Inglaterra la primera fabrica de chocolate se establece el año 1657.

2) LA INDUSTRIA DE LAS SIDRAS.

Ella fué posible después que se invento el corcho para tapar botellas. Esta invención que esta en relación con la preparación de la sidra se atribuye al bodeguero de la abadía de Hautville, padre Perignon, invento que realiza este fraile, alrededor del año 1670. En los comienzos d el siglo XVIII el champagne es ampliamente conocido en Europa. Una serie de nuevas ramas industriales se agregan al viejo tronco de las industrias textiles. 3) EL TEJIDO DE .GOBELINO, era conocido ya desde largo tiempo, cuando fué perfeccionado por Pedro Dupond en París, en el siglo XVII y cuando en el año 1667 lo llevan a su más alto grado de perfeccionamiento los hermanos Gobelin. 4) LA INDUSTRIA DE LOS ENCAJES desde fines del siglo XV ya se conocen los encajes de bolillos en España, Italia, Países Bajos y Alemania, pero su verdadero desenvolvimiento empieza en Italia en el siglo XVI, tanto los encajes de costura como de bolillos. En Italia (Venecia); adquirió la técnica de los encajes su más noble desenvolvimiento. El año 1664 Colbert contrata para Francia algunos trabajadores venecianos que van a ser los fundadores de la famosa industria francesa de encajes. A estas hay que agregar una variedad extraordinaria de diversas industrias. Ante todo algunas industrias madereras. 5) LA INDUSTRIA DE LOS PLANOS.

Según las ultimas investigaciones sería Bartolo Christofori, fabricador de instrumentos de Florencia (1655-1731) el inventor del piano. Este invento se dió a conocer el año 1711.

6) LA INDUSTRIA DE LOS COCHES Y CARRUAJES EN GENERAL.

Lo que hoy día llamamos coche, esto es, un carruaje cubierto, cuya carrocería se coloca sobre resortes o correas, data solo de tres a cuatro siglos. El hombre 'coche' derivaría del hombre Kocs de una aldea húngara y carruajes procedentes de esta aldea se habrían utilizado solo desde fines del siglo XV. Según otros (Poppe) el primer verdadero 'coche' habría aparecido en España el año 1546, en Inglaterra en 1580. Según otros (Fournier) el primer coche sobre resortes seria del año 1686. De acuerdo con todas estas opiniones, es seguro que antes de fines del siglo XV no existió una industria de carruajes. Pero con toda seguridad ella se desenvuelve rápidamente en el curso del siglo XVII y tal vez también en el siglo XVI. En todo caso encontramos gran número de carrozas cubiertas, en los sequitos de los grandes príncipes durante el siglo XVI cuya confección ha debido estar a cargo de una nueva industria. En el siglo XVII vemos los coches de gala con grandes ventanas de vidrio extendido en todas partes. A Múnster en este siglo llega una carroza para la duquesa de Longueville, lo cual dió motivo a que gran parte de las princesas alemanas la imitaran. A Varsovia la introducen las reinas polacas. Y el viaje de Cristina de Suecia realizado en gran parte en coches arrendados, que pagaba Luis XIV, dió a media Europa oportunidad para admirar esta obra maravillosa con vidrios y maderas doradas (45).

7) LA INDUSTRIA DE LOS PARAGUAS.

Su formación se remonta a los comienzos del siglo XVII. En 1622 constituía en París una novedad. Poco tiempo después se pone de moda la sombrilla. 8) LA INDUSTRIA DE LAS LÁMPARAS.

Se desenvuelve igualmente desde el siglo XVII.

9) LA INDUSTRIA DE LOS ESPEJOS.

Esta ligada al nombre del francés Thevart a fines del siglo XVII.

10) LA INDUSTRIA DE LAS PORCELANAS.

En Europa no es más antigua que dos siglos. Según las ultimas investigaciones habría sido Juan Federico Böttcher el que introduce la porcelana en Europa. El año 1710 se habría fundado la primera manufactura de porcelana en Meissen.

11) LA INDUSTRIA DE LOS TAPICES.

En primer lugar los tapices de cuero que ya en el siglo XII confeccionan los moros en España. Desde el siglo XV la tapicería en cueros se difunde por toda Europa. Ella habría tenido entre los siglos XVII y XVIII su principal residencia en Augsburgo. El ante de fabricar tapices de papel es originario de la China y es introducido en Europa durante el siglo XVII. En un comienzo se pintaba el papel con ayuda de modelos, hasta que en el año 1760 substituye Réveillon la impresión con modelos, o patrones, por las indianas. Pero la industria de los tapices llega a su completo desenvolvimiento desde la invención del papel infinito (1799), ya que hasta entonces los trozos estaban compuestos por pliegos cuadrados que eran unidos en forma dificultosa. En esta enumeración hemos indicado sólo las industrias principales, pero, como .es sabido, en esta época surgen numerosas otras nuevas industrias (46).

12) LA FUNDACIÓN DE LOS BANCOS DE GIRO.

La intensa desorganización monetaria de la Edad Media conduce particularmente en los siglos XVI y XVII al establecimiento de medidas que debían servir para procurar al tráfico comercial un medio de pago libre de las constantes fluctuaciones del cambio, un medio de pago de un valor siempre igual. Este es el origen del dinero bancario. El dinero bancario es dinero metálico de un curio prescrito, depositado, por comerciantes en un 'banco'. En el banco esta cantidad de dinero, se anota como dinero bancario creado para este efecto, o en moneda nacional, que para !este caso se considera como fija. Sobre este monto, que por lo tanto correspondía a una cantidad bien determinada de metales preciosos y que permanecía sin tocarse en bodegas del 'banco', podía el depositante disponer por medio de libranzas u ordenes. Como la mayoría de los comerciantes de las localidades donde existían estos 'bancos' tenían una cuenta en ellos, estos pagos podían realizarse por medio de giros, de lo cual resultaba una segunda ventaja importantísima. Como es sabido y como se comprende claramente, estos establecimientos no tienen nada que ver con lo que hoy día llamamos bancos. Sin embargo, en su época se llamaron 'bancos' y aun en el siglo XVII se entendían por 'bancos' precisamente, aquellas 'cajas de giro'. En la literatura contemporánea se indican con más frecuencia cuatro establecimientos de dinero bancario. Cronológicamente, de acuerdo con su fundación, ellos serian 1. Banco di Rialto (1587); que, desde 1619, se tranforma en Banco del giro de Venecia; 2. El Amsterdamsche Wisselbank (1609) ; 3. El Hamburger Girobank (1629); 4. Banco Público de Núrenberg (1621) ; Pero existen otros establecimientos que tienen el. mismo carácter o uno muy parecido, a saber: 5. El Banco de Lyon; 6. La Casa de Giorgiola de Génova . (1586), a la cual se asocia en 1675 la Banchi di Moneta Corrente; 7. El Banco de S. Ambrosio de Milán (1593); 8. El Banco de Leipzig (1623); 9. El Banco de Rotterdam (1635). El más famoso de estos establecimientos es el banco Wissel de Amsterdam, por lo cual merece conocerse su funcionamiento. El fué fundado el 31 de Enero del año 1609 sobre la base de un privilegio de los señores de los Estados Generales de las provincias de Holanda, como también del burgomaestre de la ciudad de .Amsterdam, bajo cuya protección se encontraba el dinero depositado en el banco. Como objetivo de su fundación se establece en los estatutos lo siguiente: 'para escapar a toda perturbación monetaria y para crear a aquellos que tienen que cambiar dinero una oportunidad, para realizar este cambio'. 'El es-escribe un juicioso contemporáneo- de una comodidad tan grande para el mundo del comercio, que todos los comerciantes lo usan, ya que con su ayuda se pueden pagar diariamente millones, con sencillas ordenes de pago que se denominan billetes de banco' (47). Por esta razón eran muy pocos los comerciantes de Amsterdam, y de sus alrededores, que no usaban este banco. Esto significa que no hayan tenido una cuenta bancaria. Esto cuenta bancaria se obtenía: 1) Comprando dinero bancario en la bolsa; 2) Adquiriendo una letra de cambio pagadera en dinero bancario; 3) Vendiendo una mercadería pagadera en dinero bancario; y 4) Por el pago de monedas. El banco recibía: 1) Ducados de oro; 2) Rigksdaler; 3) Piaster; y 4) Luises de oro. Todos a un cambio fijo, o determinado por el valor del metal. No podía depositarse oro o plata en barras. No se podía disponer (fuera de tres días en el año) de una suma depositada sino solo al día siguiente de haberla depositado. El monto mínimo de una orden de pago era de trescientos florines. Había que presentar personalmente la orden de pago hasta las tres de la tarde y recibir personalmente los pagos. Todo cambio sobre seiscientos florines debía hacerse en dinero bancario. Copiamos a continuación la descripción que hace de este Banco, Temple, que lo conocía muy bien: 'Este banco es propiamente una Caja, donde se puede guardar el dinero con un máximum de seguridad y al mismo tiempo se dispone del dinero más fácilmente que si uno lo tuviera en sus propias arcas. Además, el Banco solo recibe las mejores monedas que circulan en Alemania y en los Países Bajos. La propia definición de este Banco indica que el no es un banco de moneda corriente, donde se emitan billetes, como el Banco de Londres o Venecia, sino que se trata únicamente de un deposito de monedas. Es, sin duda, una excelente institución para asegurar, pagar y registrar el dinero'. No conocemos datos numéricos acerca del monto de las transacciones de este Banco. Estos datos serian muy útiles, para darnos cuenta del volumen del comercio holandés en su período más floreciente. Los contemporáneos solo se refieren a este Banco como 'el más rico'. Temple opina: 'El tesoro acumulado en el es el más grande de todos los que se conocen, ya sean estos 'reales o imaginarios'. Conocida es; la estimación que de las riquezas de este banco hace Adams Smith: Dos mil cuentas a 1.500 £ cada una, igual 3.000.000 £ ó 33.000.000 de florines. En cambio poseemos una estadística exacta del Hamburger Girobank (48) de su última época:

 Fondo bancario  año 1772 3 ½ millones marcos oro  1799 38 ½   mill. m/o  
 Número de folios bancarios utilizados  1774  7.570  1799  24.151

Total de transacciones

 1774  230.000,000 marcos oro  1799  1.506.000,000 m/o

Estos bancos sólo son de giro y es preciso no confundirlos con los Bancos de Crédito del alto capitalismo. Durante toda la época que estamos considerando en este Capítulo, esto es, hasta el siglo XVIII, el crédito solo se manifiesta por balbuceos. Finalmente, indicaremos entre las principales consecuencias de las transformaciones económicas del siglo XVII:

13) LA INTRODUCCIÓN DEL ENDOSO EN LAS LETRAS DE CAMBIO.

La introducción de esta institución en las costumbres económicas pertenece a esos fenómenos que Sombart denomina 'comercialización', o más justamente, la 'movilización de la vida económica', que hace sus más grandes progresos en el curso del siglo XVII. Las relaciones económicas tienden a tornarse 'impersonales', gracias al desenvolvimiento del 'valor-papel' por medio de la letra de cambio 'endosada', es decir, pagadera al portador. Pero esta institución, como asimismo el desenvolvimiento de las 'acciones' y 'obligaciones' lanzadas al mercado por sociedades comerciales, por el Estado o en forma de billetes de Banco, sólo adquirirán importancia a fines de la época del capitalismo primitivo. El desenvolvimiento del crédito en todas sus manifestaciones marca-como lo veremos más adelante,-el triunfo completo del capitalismo y será el factor más decisivo que permitirá el tránsito de la época del capitalismo naciente a la del alto capitalismo.

(Concluirá).

Notas

(1)

Apareció en Leipzig de 1918 a 1928 y no ha sido traducida. volver

(2)

Esta obra ha sido traducida al francés por Jaukélévitchs el año 1926. volver

(3)

También ha sido traducida al francés el año 1923. volver

(4)

Esta obra ha sido traducida al Castellano por la Revista de Occidente, año 1928. volver

(5)

Véase: Sombart: «Le Bourgeois», París 1928, pág.. 9. volver

(6)

Véase: Max Weber: “Die Protestantische Ethik und der Geist des Kapitalis­mus”, 1904-1905. volver

(7)

Véase: Carlos Marx: El Capital. volver

  (8)

Véase: Carlos Marx: El Capital. volver

  (9)

Para todo este capítulo, véase Sombart: «Der Moderne Kapitalismus», To­mo I, Libro II, Capítulo 9. volver

(10)

Véase: Guillermoz: «Essai sur 1'origine de la noblesse en France», Paris 1902. volver

(11)

Véase: Fustel De Coulanges.-'Les origenes du régime féodal'. Paris, 1922. volver

(12)

Contribución agraria. volver

(13)

Véase: ADOLFO SOETBEER.-'Edelmetall - Production and Wertverhaltnis zwischen Gold uns Silber eeit der Entekung Anierikabis zur Gegenwart'; 1879. volver

(14)

Sombart: «El Capitalismo Moderno», Tomo I; Libro II, Capitulo 27. volver

  (15)

Véase: Sombart.- 'El Capitalismo Moderno', Tomo II, págs. 530 y sigs. volver

  (16)

Acerca del monto de los metales nobles que en cada caso particular quedaban sustraídos de España nos lo demuestran algunos datos numéricos. Así el valor de la pla­ta que condujo hacia Amberes una flota de Felipe II el ano 1577 y con destino a los Fugger (a quienes proveyó entonces de guarnición) ascendía a 1300,000 ducados. El ano 1595 pagan por las barras de San Lucar 35 millones scudi oro de los cuales ya en el ano 1596 no se encontraba en Castilla un solo real. Véase: González Dávila.-'Vida y hechos del Rey Felipe III', pág. 35. Las mis­mas observaciones hace Ranke en su obra sobre España. Frente a estas cifras debemos dar crédito a la afirmación de que cien anos después del descubrimiento de América, Holanda, Inglaterra y Francia, poseían mucho más metal noble, particularmente en forma de dinero, que España. volver

(17)

Véase: J. Burckhardt: « Kultur der Renaissance», 1914. volver

(18)

Véase: G. Jellinek: «Allgemeine Staatslelsre», 3.ª ed., 1914. volver

(19)

Para todo este párrafo, véase: Sombart.-Tomo I, Libro II, Parte II. volver

(20)

W. Sombart--«El Capitalismo Moderno», 1928. Tomo II, Libro II, Ca­pitulo 29, págs. 463 y sigs. volver

(21)

Ludwig Beck.'Geschichte des Eisens', (1903). volver

(22)

Véase la obra de Ludwig Beck.-'Geschichte des Eisens', (5 vols. 1892-1903). volver

(23)

Sombart: Tomo 11, Libro II, Cap. 29. volver

(24)

Véase: Beckmann.-'Geschichte der Erfindungen', 1800. volver

(25)

Sombart: Tomo I, Libro I, Capítulo 18, págs. 279 y sigs. volver

(26)

Véase: Sombart.- 'El Capitalismo Moderno', Tomo I. volver

(27)

Véase: Sombart: Tomo III, Capítulo 10, págs. 110 y sigs. volver

(28)

Sombart.- «E Capitalismo Moderno», Tomo III, Capitulo X. volver

(29)

RICARDO EHRENBERG: «Das Zeitalter der Fugger» Gena, 1922.- 2 volúmenes. volver

(30)

RIC. EHRENBERG: Tomo II, págs. 115 y sigs.-«Die Weltböisen und Finauzkrisen Des 16 Jabsundekt». volver

(31)

MAX WEBER: Die protestantische Ethik und der Geist des Kapitalismus» Tübingen, 1920. volver

(32)

E. TROELTSCHS: «Die Sozialen Lehsren der christlichen Kirchsen und Gruppen «Tübingen, 1912. volver

(33)

Esta obra ha sido traducida al español. volver

(34)

Véase: SOMBART: «Lujo y Capitalismo» Madrid 1928. volver

(35)

Estas ideas que alcanzan su mayor desarrollo en Francis, también las presenta en forma magistral Leopoldo von Ranke en 'Französische Geschichte'. volver

(36)

Una descripción completa de esta legislación da P. Boissonade en su obra 'Essai sur l’organization du travail au Poitou' (1900). Libro II, Capítulo I. volver

(37)

M. JAHNS.--'Gesch der Krieg Wiss'. (1889-1891), T. I, pág. 686. volver

(38)

'Cartas, instrucciones y memorias de Colbert', por P. CLEMENT. volver

(39)

Véase: ALB HAHL.-'Historia de las ideas económicas en Inglaterra', 1893. volver

(40)

CLÉMENT: «Lettres, instructions et mémoires de Colbert», Tomo VII, pág. 233. París, 1861-1882. volver

(41)

SOMBART: Tomo I, Cap. 23. volver

(42)

Véase: BECKMANN.-'Geschichte der Erfindungen', 1902. volver

(43)

Véase para todo este párrafo: J. BECKMANN.-'Beiträze zur Geschichte der Erfindungen', 1805, (5 vols.). volver

(44)

SOMBART: Tomo II, Cap. 26, págs. 398 y sigs. volver

(45)

Véase: A., VON GLEICHEN-RUSSWURM,-'Das galante Europa', 1911. volver

(46)

Véase una enumeración completa de las nuevas industrias que nacen en esta época en Sombart, Tomo II, Cap. 30, págs. 501 y siguientes. volver

(47)

Véase: TEMPLE.-'Remarque sur I’Estat des Provinces-Unies des Pays - Bas, faites en I’an, 1672,' (1674). volver

(48)

Véase: E. BAASCH.- 'Hamburgs Handel and Schiffahrt am En de des 18 Jahr­hunderts', 1900. volver